Un golpe a la ilusión

Boca Juniors goleó ayer a Wanderers y las chances de clasificar a octavos se redujeron

La ilusión copera de Wanderers sufrió ayer un durísimo golpe al caer goleado en el Estadio Centenario 3 a 0 ante Boca Juniors.

Los argentinos, con la madurez y el aplomo de los grandes, le dieron un auténtico cachetazo a los juveniles bríos bohemios. La tenía calada Calleri con dos goles y después Monzón le metió la trompada definitiva para mandar a Wanderers a la lona: cuatro tantos abajo en el saldo de goles ante Palestino con quien pelea el segundo cupo. A ambos les tocará ser visitantes en la última fecha. Los chilenos ante Boca. Wanderers contra Zamora, eliminado hace rato.

Boca Juniors mostró la solidez que lo llevó a clasificar con dos fechas de anticipación desde el arranque.

Sólido en el fondo, este equipo de Boca se hace fuerte de atrás hacia adelante. Con un Cata Díaz que jugó como en sus mejores tiempos, cortando pases, limpiando el peligro y lanzando a lo Riquelme a los espacios que dejó Wanderers en su intención de progresar en bloque en la cancha.

Por su fisonomía (4-3-3), Boca es un equipo vertical y directo, más de lo que acostumbran a ser los equipos argentinos, dueños de una cadencia de toque y posesión mayor a la que tiene este equipo, sobre todo cuando le falta Fernando Gago.

Pero esa composición le permite tener un frente de ataque amplio y peligroso y una presión alta que Wanderers sufrió desde el inicio por el trabajo de los tres puntas (Martínez, Calleri, Chávez) y el de los dos volantes externos (Cristaldo, Lodeiro).

El bohemio, que por filosofía sale jugando del fondo sin pelotazos, sufrió. Y ni bien intentaba acomodarse en el fondo ya estaba 1 a 0 abajo tras un centro desde la derecha que Calleri cabeceó en forma impecable.

Sufrió Wanderers toda la noche por arriba pese a que sus 10 jugadores de campo superaban promedialmente en altura a los 10 xeneizes (1,79 m a 1.78 m) con seis jugadores por encima de 1,80 m contra cinco de su rival.

Hasta Lodeiro estuvo cerca de cabeza de ampliar ante el desconcierto defensivo de un Wanderers que no hacía pie en los envíos cruzados y que además cometía errores individuales en sus salidas (primero Olivera, después Bueno) que dejaban al equipo expuesto a las decisiones de los delanteros rivales.

Pocas veces el bohemio pudo hacer que el juego girara en torno a su mágico pasador, Santos, y solo Verges se cargó la bandera del desenfado ofensivo que caracteriza a este equipo.

El ex Tacuarembó encaró y generó faltas. Después puso un tiro libre que Orión sacó del ángulo.

Sus compañeros se contagiaron cuando agonizaba el primer tiempo. Orión –otra pieza clave de un equipo serio, ordenado y compacto en todas sus líneas– volvió a salvar su arco tras una gran jugada personal de Mascia. Y en la última, Albarracín la cruzó con la de palo, la derecha, y la pelota se fue cerca.

Wanderers acarició el empate. Sí. Con sus ideas y sus armas, mucho más modestas que las de un rival que se dio el lujo de no contar con Colazo, Torsiglieri, Gago, Osvaldo, Meli y Palacios.

Pero todo se derrumbó en el arranque del complemento cuando cambió un tiro libre a favor cerca del área boquense por una contra letal donde Chávez puso de cara al gol a un Calleri que ayer salió de las sombras en las que lo sumió la llegada de Osvaldo.

Escenografía perfecta para Chávez: espacio fértil para su larga zancada, algo que no por conocido (lo demostró en las visitas a Palestino y Zamora) dejó de ser efectivo.

Wanderers, sin pretensión metafórica alguna, se desinfló. Literalidad pura. Sus intentos ofensivos dejaron de responder a su patrón de juego y pasaron a ser meros impulsos personales. Albarracín fue el que más quiso. Pero el equipo, como tal, dejó de ser intención y se estrelló contra el control de un Boca que puso el tercero a través de un tiro libre de Monzón, mal defendido por Techera.

Wanderers, para colmo, perdió a Alex Silva. Y ahora la ilusión pasó al rango de milagro.

COPA LIBERTADORES

WANDERERS 0–3 BOCA JUNIORS

Estadio: Centenario.
Árbitro: Sandro Ricci (Brasil).
Wanderers: Carlos Techera,  Alex Silva, Gastón Bueno, Paulo Lima, Maximiliano Olivera, Santiago Martínez (65′ Sebastián Gularte), Matías Santos, Joaquín Verges, Nicolás Albarracín, Gastón Rodríguez (46′ Leandro Reymundez) y Juan Cruz Mascia (81′ Jonathan Rodríguez). 
Boca Juniors: Agustín Orion, Leandro Marín, Daniel Díaz, Guillermo Burdisso, Luciano Monzón, Franco Cristaldo (76′ José Fuenzalida), Cristian Erbes (33′ Federico Bravo), Nicolás Lodeiro (66′ Rodrigo Bentancur), Juan Manuel Martínez, Jonathan Calleri y Andrés Chávez. Director técnico: Rodolfo Arruabarrena. 
GOL: 8′ Jonathan Calleri (BJ), 49′ Jonathan Calleri (BJ), 73′ Fabián Monzón (BJ).
Tarjetas amarillas: 37′ Gastón Rodríguez (W), 52′ Luciano Monzón (BJ), 60′ Gastón Bueno (W), 63′ Agustín Orion (BJ), 69′ Leandro Reymundez (W), 72′ Paulo Lima (W), 89′ Daniel Díaz (BJ), 90′ Matías Santos (W).
Tarjetas Rojas: 90′ Alex Silva (W).

Posiciones del Grupo 5: Boca Juniors 12, Palestino 7, Wanderers 7, Zamora 0.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios