Un dolor de cabeza sin fin

La última zona tricolor vuelve a complicar a Gutiérrez, quien debe esperar por la evolución de sus defensores para luego intentar corregir los fallos mostrados ante El Tanque

La defensa de Nacional parece ser una piedra que el entrenador Álvaro Gutiérrez no puede sacar de su zapato en la presente temporada. Luego de las diferencias para fichar zagueros en el período de pases y la llegada de dos centrales que aún no han podido jugar
–Diego Polenta y David Velásquez–, el sábado los tricolores pagaron caro los errores de su última zona y perdieron ante El Tanque Sisley.

Como si eso no alcanzara, en el último partido las lesiones cayeron en ese sector, la línea más fina del plantel: Rafael García tuvo que salir con un corte en la frente, Jorge Fucile se retiró por una tendinitis y Guillermo De Los Santos terminó el encuentro prácticamente en una pierna.

El lunes, en el regreso a los entrenamientos ya con miras al partido ante River Plate, la sanidad tricolor tuvo mucho trabajo. Para peor, Polenta, quien se perfila para debutar ante los darseneros, no se movió por padecer fiebre, según confirmó a El Observador el médico de los albos, José Luis Luvizzio.

Cortado, no descartado
El galeno tricolor repasó la situación de los jugadores sentidos y ayer manifestó que aún era temprano para descartar futbolistas de cara al próximo fin de semana.

García, quien recibió ocho puntos de sutura sobre su ceja izquierda, tiene “una herida cortante bastante grande, no profunda, pero extensa”, dijo Luvizzio. “Va a entrenar de forma diferenciada porque no puede cabecear”, explicó el médico. “No puede hacer fútbol”, señaló el profesional quien indicó que si la herida se llega a abrir nuevamente “puede complicar” la recuperación. Además, agregó que no hay protección para la zona afectada.

En la misma línea con el médico, García dijo que no está descartado. “Hoy entrené normal, voy a tener más cuidado para cabecear con ese perfil. Voy a entrenar con cuidado, pero normal”, comentó a Sport 890. “Pero yo no soy ningún terco”, admitió el zaguero. “Lo que deciden son los médicos y el cuerpo técnico. ‘Vamos a ir viendo día a día’, me dijo el doctor. El día del partido, si me toca jugar, tengo que cabecear de los dos lados, tengo que sentirme bien, no me voy a andar cuidando. Pondrán algún vendaje o lo que corresponda en la zona, pero no me voy a estar cuidando”, manifestó.

El otro sentido es el lateral Fucile, quien también se retiró en el primer tiempo y quedó afuera del viaje de la selección uruguaya a Asia. “Tuvo que salir porque se le incrementó la molestia que tenía en una rodilla, tipo tendinitis”, explicó Luvizzio, quien agregó que en el correr de la semana se verá su evolución.

Sobre el estado de De Los Santos, el médico señaló que tuvo un golpe en el encuentro ante El Tanque y ayer entrenó sin problemas, situación similar a la que del delantero Leandro Barcia con un dolor en isquiotibiales izquierdos.

Rearmar la defensa
Con ese panorama, mientras espera con qué jugadores podrá contar, Gutiérrez tiene que definir cómo armará la zaga y luego, además, trabajar para corregir los errores de su última zona, en la que tiene dos puestos seguros con respecto a lo que ha colocado en el Apertura: Juan Manuel Díaz en el lateral izquierdo y De Los Santos como uno de los centrales.

Si Rafa García no está en condiciones, su posición puede ser cubierta por José Aja, quien lo sustituyó el pasado sábado, o por Polenta, en caso de que se recupere de la gripe y el DT entienda que está pronto para jugar, pese a no haber estado en ninguna convocatoria.

En el lateral, el suplente natural de Fucile es Pablo Álvarez. Gerardo Pelusso probó en la zona a De Los Santos. Y Gutiérrez también experimentó en la zona: en la Teresa Herrera puso a Diego Arismendi en el centro de la zaga.

Si Polenta sigue sin recuperar su mejor forma física, es probable que Arismendi entre en la zaga.  


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios