Un crack que no para de Zlatanear

Ibrahimovic, que en Suecia tiene hasta su propia palabra en el diccionario, se robó la etapa de la Champions con cuatro goles ante Anderlecht

De taquito, de afuera del área, con el arco libre, cruzado al segundo palo. Cuando está inspirado, Zlatan Ibrahimovic se encarga de demostrarle al mundo que es uno de los mejores delanteros del planeta. Y hace goles de todos los colores.

Anderlecht lo sufrió el miércoles por la tercera fecha del Grupo C de la Liga de Campeones. Paris Saint-Germain lo goleó 5-0 como visitante y el equipo francés dio un paso firme rumbo a los octavos de final.

Con 32 años a cuestas y un envidiable palmarés de títulos en poderosos clubes europeos, Ibrahimovic es el guía de un PSG que tiene entre sus metas el asalto a Europa.

El año pasado el equipo llegó hasta cuartos de final. Ahora va por más.

No es la primera vez que Ibrahimovic hace cuatro goles en un partido. El año pasado lo padeció Inglaterra, en un amistoso, donde hizo el gol más famoso de su carrera: chilena de afuera del área con la amarilla de Suecia.

El de taquito de ayer ante Anderlecht fue una joya y es ya una marca registrada del sueco de ascendencia bosnio-croata. El domingo se lo hizo a Bastia y con otras camisetas, como la de Inter, también marcó del mismo modo.

También es una marca registrada en Suecia su nombre, que puede verse en ropa y calzados deportivos.

A tal punto es ídolo en su país que la Real Academia sueca incorporó el año pasado al diccionario el término “Zlatanear” que significa “dominar con fuerza”.

La palabra la inventó la prensa francesa para definir el juego de Ibrahimovic, un delantero de 1,95 m de una fina técnica, y los suecos le rindieron homenaje de esa forma tan particular.

Fanático de la pesca, cinturón negro de taekwondo y coleccionista de autos de lujo, Ibrahimovic tiene ahora al uruguayo Edinson Cavani para intentar el sueño máximo de la Liga de Campeones.

Cavani es capaz de obras de arte como la que hizo el domingo ante Bastia, donde Ibrahimovic se paró a aplaudirlo. Pero su estilo es más sobrio –y despiadado– frente al arco rival.

Su gol quedó opacado el miércoles ante la cátedra del sueco. Pero demuestra su efectividad y suficiencia ante el arco rival.

Blaise Matuidi recuperó una pelota sobre la banda ante un grosero error rival y tan desacomodada estaba la defensa que Cavani se dio el lujo del control antes de la definición. Fue el cuarto gol de los parisinos.

Para Cavani fue su segundo gol en la presente Champions en una tabla de goleo liderada por Cristiano Ronaldo (siete) y donde Ibrahimovic se posicionó segundo (seis).

Con la camiseta de PSG fue el octavo tanto de Cavani en la temporada. En la liga suma seis y está a uno del máximo anotador, Radamel Falcao García, de Mónaco.

Sus ocho tantos y los 11 de Ibrahimovic en lo que va de la temporada son para PSG esperanza. Por ahora, el camino a octavos (le sacaron cinco puntos a Olympiacos y Benfica), ya está allanado. A puro Zlatanear.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios