Un continente festejó la victoria de Adam Scott

El australiano tuvo que hacer birdie para llegar al playoff con el argentino Ángel Cabrera y fue en el segundo hoyo extra que lo doblegó; la definición quedó para la historia.

Adam Scott se convirtió el domingo en el único australiano que ganó el The Masters en Augusta National Club después de vencer en un emotivo playoffs en el hoyo 10 al argentino Ángel Cabrera.

El jugador de 32 años de edad, consiguió su primer torneo grande luego de haber estado cerca de ganar uno en anteriores oportunidades. De hecho, la última vez que pudo adjudicárselo fue en el The Open, en 2012, pero dilapidó su ventaja y acabó entregándole el campeonato al sudafricano Ernie Els.

Su último día en el Augusta National empezó lejos de todas las cámaras de video.

Mientras Cabrera, de 43 años, y su compatriota Jason Day se disputaban el liderato, Scott aguantó hasta el final para lanzar su ataque. Salió a salvo del famoso Amen Corner (hoyos 11 y 12) y en el par cinco del 13 empezó su arremetida con un birdie. Repitió en el 15 y realizó el par en el 16 y 17, mientras otros, destrozados por los nervios como Jason Day, dilapidaban sus opciones.

Scott finalizó con 279 golpes, nueve bajo el par del campo.

Cabrera arribó al hoyo 18 de forma diferente. Llegó a tener dos golpes de ventaja cuando se colocó con nueve bajo par y ahí cometió un grave error. Un error por arriesgar, pero un error: en el hoyo 13 se la jugó y le salió mal. Intentó llegar al green de dos golpes y la pelota acabó en el hazard. La osadía del argentino le impedía jugar corto. El castigo fue un inoportuno bogey.

Sin embargo, el Pato se repuso con un birdie en el par 3 del hoyo 16 para empatar en la punta con su rival australiano en 8 bajo par.

El 18 fue un tremendo espectáculo. El primero en festejar fue Scott que embocó un putt de distancia  para subir a la cima en solitario con nueve bajo par.  Era un match ball en toda regla.

No obstante, ahí estaba el temple de Cabrera, que desde atrás con su hierro nueve, dejó su pelota a un metro, hizo el birdie, y provocó el desempate.  Fue el momento que justificó pagar US$ 7.000 la entrada (valor reventa fuera del club y online) y todos los que asistieron al campeonato.

La historia por nacionalidad y experiencias anteriores no pintaba bien para el australiano. Cabrera ya tenía una chaqueta verde, ganada en 2009, justo en playoffs. Y Scott, sin ningún Major en su palmarés, ya se había quedado a las puertas del The Masters, The Open y uno que otro torneo del PGA Tour. “No sé qué más hacer para conseguir una victoria”, había dicho más de una vez.

En el primer hoyo del desempate, de nuevo el 18, ambos calcaron los golpes para hacer par. En el siguiente, hoyo 10, los dos se quedaron a una distancia parecida para birdie. Falló Cabrera por muy poco, pero falló y ahí estaba Scott, a una distancia similar que en Royal Lytham (cancha donde se le escapó el triunfo Major en el 2012). Esta vez el putt entró por el centro provocando una justicia divina de este gran deporte.

El triunfo de Scott en la edición número 77 del The Masters de Augusta National Club le otorgó el tercer grande en su historia al golf australiano (los dos primeros fueron de Greg Norman en The Open, en 1986 y 1993) y fue una reivindicación para los oceánicos que estuvieron cerca de su primera chaqueta verde en 1996 de la mano de Norman. En aquella ocasión, el Tiburón Blanco fue derrotado por Nick Faldo.

Además, el triunfo le reportó a Scott ascender a la tercera posición del ranking mundial, solo detrás de Tiger Woods y Rory McIlroy, que se mantuvieron en la primera y segunda posición.

El argentino Ángel Cabrera, trepó del lugar 269 al  64, y regresa un latinoamericano al top 100 del ranking mundial.


El estadounidense Tiger Woods tuvo un buen domingo ya que acabó con cinco golpes por debajo del par, sin embargo, se le vio afectado por la penalización de dos golpes por dropear ilegal el viernes, que para muchos debería haber sido una expulsión. A pesar de lo anterior, es un hecho ineludible que de no haber cometido dicha equivocación, el número uno del mundo habría podido luchar por llevarse su quinta chaqueta verde.

Otro de los jugadores que se destacó en el Augusta National Club fue el amateur Tianlang Guan, quien finalizó el torneo en la posición 58 con 300 golpes, 12 sobre el par del campo. El jugador chino hizo historia no solo por ser el participante más joven en disputar el The Masters, también por superar el corte y estar presente durante el fin de semana.


¿Qué lleva la bolsa de Adam Scott?

La marca Titleist y Footjoy acompaña a Scott desde que se inició en el golf profesional.

Cuenta con el último drive de Titleist 913 modelo D3 con el loft 9.5 y la vara Graphite Design Tour AD DI8, flexibilidad X.

Su madera 3 es el modelo 910 Fd con 15° y la vara Fujikura Rombax Pro 95, tiene un hierro 2 modelo 712 U  y sus hierros son Titleist modelo 710 MB del 3 al 9; los wedges cuentan con 48°, 54° modelos Vokey Design SM4 y Vokey TVD con 60°. Las varas en sus hierros son KBS tour y su putter un Scotty Cameron Futura X Prototype, belly putter.

Juega con la pelota Titleist ProV1, utiliza los zapatos Footjoy FJ Sport y los guantes Footjoy StaSof.

¿Quién es el campeón?

Su nombre es Adam Derek Scott, le dicen Scotty, tiene 32 años, nació en Adelaida, Australia, mide 1,83 y pesa 82 kilos.

Estudió en la Universidad de Nevada, en Las Vegas, Estados Unidos, se hizo profesional en el año 2000 y jugó en varios circuitos por el mundo: el PGA Tour of Australasia, Asian Tour, Sunshine Tour, el European Tour y el PGA Tour. Cuenta con 20 victorias oficiales en los distintos circuitos del mundo.





Fuente: Julio Aliseris Laporte

Populares de la sección

Comentarios