Un cierre para el infarto

En los últimos tres minutos, los hinchas de Nacional pasaron una prueba de resistencia
Nacional jugó un buen partido, dispuso de cinco situaciones de gol y fue protagonista durante todo el partido. Pero no supo transformar en el marcador la diferencia futbolística que existió en algunos pasajes, y al final del encuentro terminó con el corazón en la boca en el partido que igualó 0-0 ante Zulia en el partido del grupo 7 de la Libertadores.

Los cuatro minutos que agregó el árbitro, resultaron un prueba a la resistencia del hincha.

A los 90'+1 fue expulsado Diego Arismendi, por una incidencia que el árbitro pudo resolver con una tarjeta amarilla. La falta de atrás del capitán de Nacional, que jugó de zaguero en Venezuela, fue sancionada con roja directa.

A los 90'+2, como si fuera un zaguero, Esteban Conde salió a despejar fuera del área, le pegó mal, la pelota le quedó servida al habilidoso Juan Arango, que remató apenas afuera desviado por el golero.

A los 90'+3, con 20 de los 21 futbolistas dentro del área (Nacional jugaba con 10), solo estaba afuera del ejecutante del córners, la pelota llegó al área y tras una serie de rebotes, el balón se coló en el arco de Conde. El línea señaló posición adelantada en una polémica que el línea debió resolver en las circunstancias más difíciles. ¿Estuvo bien anulado? En las reiteraciones en la televisión se observa al jugador de Zulia en posición ilícita.

Así se acabó un partido en el que Nacional sufrió un final inesperado, con una expulsión, un casi gol de Arango y un gol anulado a los venezolanos, como para confirmar aquello de que la Copa se hizo para sufrir.