Un calendario apretado

El equipo de Leonardo Ramos deberá jugar 10 partidos en los próximos 40 días
Los próximos 40 días serán de suma exigencia física y futbolística para el plantel de Peñarol, que deberá afrontar 10 partidos, incluyendo un viaje a San Pablo para enfrentar a Palmeiras por la tercera fecha del Grupo 5 de la Copa Libertadores de América, así como también afrontar el clásico ante Nacional y ser visitante ante Defensor Sporting en el Parque Franzini y Plaza Colonia en el Estadio Alberto Suppici.

El equipo de Leonardo Ramos jugó anoche el primero de esos 10 encuentros contra el conjunto tucumano por el máximo torneo continental de clubes, luego de haber comenzado muy mal el mismo tras caer 6-2 sorpresivamente contra Jorge Wilstermann de Bolivia en la altura de Cochabamba, y mostrando su peor producción en mucho tiempo.

Irónicamente venía de mostrar su mejor cara en el Torneo Apertura previo a ese cotejo, luego de golear en el Parque Viera a Wanderers 4-0, desplegando un gran fútbol.

El grupo de Peñarol en la Copa Libertadores es bastante parejo y eso quedó demostrado el miércoles por la noche cuando Palmeiras, supuestamente el gran favorito del mismo, le ganó en los minutos de adición a Jorge Wilstermann. Cabe recordar que el conjunto paulista venía de conseguir una igualdad en su visita a Atlético Tucumán (1-1) en el inicio de la Copa.

Luego del encuentro de anoche, el conjunto carbonero deberá enfrentar a Rampla Juniors por el Torneo Apertura el próximo domingo en el Estadio Campeón del Siglo, es decir que entre el partido de anoche y el que enfrentará a los picapiedras, habrá solo tres jornadas.

Para el siguiente partido Peñarol podrá volver a tener toda una semana para prepararlo. Será nada menos que ante Defensor Sporting, uno de los principales animadores de este Torneo Apertura y en su casa del Parque Franzini.

Una de las grandes contras que tiene además ese partido para Peñarol es que no podrá contar con el Cebolla Rodríguez, ya que estará en el grupo celeste que afrontará los dos compromisos por Eliminatorias de estos días ante Brasil en el Estadio Centenario y Perú en Lima.

A partir de allí, una vez más Ramos tendrá una semana entera antes de enfrentar a Sud América en el Campeón del Siglo por el campeonato local.

Pero en los papeles, tras ese encuentro, se vendrá un partido entre semana que será el clásico ante Nacional. Si bien el mismo está fijado para el 5 de abril –y hasta ahora, la Mesa Ejecutiva de la Primera división de la AUF no cambió la fecha– la intención de la Comisión de prevención, control y erradicación de la violencia en el deporte, es que el mismo se juegue un fin de semana y por la tarde. Eso aún no se ha resuelto, pero no hay demasiadas fechas para poder fijarlo.

De no haber un cambio por parte de la Mesa Ejecutiva, esa semana será nuevamente corta para los aurinegros que sobre el fin de la misma, enfrentarán a Juventud de Las Piedras como locales.

La semana que seguirá también será con un partido en el medio, ya que se volverá a jugar por Copa Libertadores de América. En ese caso, Peñarol tendrá que viajar hacia San Pablo para enfrentar a Palmeiras, el gran favorito de la llave.

Volverá el 13 de abril y el 16, solo tres días después, recibirá a Danubio, un equipo que siempre lo complica, en el Campeón del Siglo.

Luego de dos semanas en las que debería jugar partidos en el medio de las mismas, el conjunto de Ramos podrá "descansar" para preparar en seis días el siguiente encuentro que será contra Plaza Colonia en la capital coloniense.

El décimo partido de este verdadero raid en tan solo un mes y 10 días, será nuevamente por el máximo torneo continental de clubes. En esa ocasión, Peñarol recibirá en su estadio a Palmeiras en lo que seguramente será un encuentro de riesgo futbolístico.

Pero como la Copa no se termina allí, los aurinegros seguirán jugando en dos competencias y estarán luego en plena definición del Apertura y viajando una semana después a Tucumán para la revancha contra Atlético.

Populares de la sección