Umpiérrez, primera jueza mujer en el fútbol: "No vine a cubrir ninguna cuota de feminismo"

Luego de 13 años de esfuerzo se convertirá en la primer mujer árbitro en dirigir partidos en primera y dice que tratará de usted a los jugadores
Será inevitable. Convivirá con el grito machista de la tribuna. En un país futbolero por excelencia no es sencillo. Una incidente polémico será capaz de generar la visión de que "es mujer, nunca estuvo en una cancha". Pero lo tiene tan asumido y no le entran las balas. Claudia Umpiérrez se convertirá en pocos días en la primera dama en árbitrar partidos de Primera.

Estarán aquellos que piensen que la nominaron para darle un espacio a las mujeres. Pero a Claudia nadie le regaló nada.

Su historia dice que con 18 años vino a la capital a estudiar derecho. Y al margen de letras o números, por las venas de Claudia, además de sangre, corre deporte. Hija de entrenador, nieta de árbitro, sobrina del jugador de Cerro con pasaje por Francia Ruben "Pico" Umpiérrez, el deporte siempre estuvo presente, al punto que jugó al fútbol.

Fue entonces que en 2003 decidió anotarse en el curso de Árbitros. "Empezó como aventura, me anoté porque siempre me gustó el deporte. Estaba viviendo en Montevideo con unas amigas. Me anoté, para ver si me gustaba", contó Claudia Umpiérrez a Referi.

Un año después se recibió. En 2005 empezó a dirigir. De ahí en más fueron cuatro años en Cuarta, uno en Tercera y en 2010 tuvo su primer año en segunda categoría donde permaneció seis años. Total: 11 años de carrera más de dos curso para este presente.

Nunca fui a bailar
Así como los jugadores se pierden bailes o los cumpleaños de 15, Umpiérrez también recuerda las cosas que sacrificó. "Me pasó y me sigue pasando. Me tocó estar en torneos afuera con familiares enfermos y me voy con el corazón de la boca. Nunca fui a un partido sin haber descanso, jamás de un casamiento a la cancha. Nunca fui a bailar", reconoció.

Asume que tiene su rutina previa a cada partido. Sin embargo, el nacimiento de su hija Naomí ,la modificó. "Desde que nació es en torno a ella la rutina, pero Gabriel (Popovits, su esposo y también árbitro) me ayuda mucho. Si tengo partido a la mañana y la niña no se duerme, él se hace cargo".
Ambiente machista

Claudia reconoce que convive en un ambiente machista. "Pero la verdad la llevo bien. Al hincha más que nada le cuesta ver a una mujer. Le cuesta aceptar opinión de las mujeres, quedan un poco desacreditadas. El solo hecho de ser hombre no implica que sepa de fútbol. Se avanzó mucho en todos los aspectos y la mujer ganó espacio pero tengo claro que debo convivir con eso, si cobro un penal mal tengo claro que van a decir que lo cobre mal porque nunca jugué al fútbol. Es una mochila extra que llevamos".

Claudia aclara que no es feminista. "Pero no me gusta ver violentados los derechos míos ni de las colegas, soy abogada y persigo la justicia y me pasa lo mismo en la cancha. Ninguna pierde lo femenino. Impusimos salir con pollera -pantalón".

La convivencia
Umpiérrez revela que la convivencia en un vestuario con sus colegas es más normal de lo que piensan. "Muchos equipos hicieron lugares dentro del vestuario para nosotras. De lo contrario, mientras los varones se cambian yo espero afuera y a la inversa. Es más fácil de lo que parece". "Me gusta ducharme en la cancha pero con la bebe se me complica. Es que los partidos de juveniles son de mañana y si Gabriel tiene partido me tengo que cambiar e ir para casa".

Claudia admite que gusta llamar a los jugadores de usted. Pero todo depende del trato que les brinden.
"Luego de seis años en la categoría algunos jugadores me conocen y me dicen Claudia, me tutean y yo hago lo mismo. Cuando no conozco al jugador intento de hablarle de usted. Hay jugadores que los cruzo en la calle y me saludan, entonces en la cancha no da para decirle, no señor".

Consultada sobre si mañana le toca Nacional, y cómo se dirigirá a Iván Alonso, respondió: "Ni lo pensé. Hay que ver como es el relacionamiento durante el partido, como es el trato de ellos para conmigo. El año pasado hice Boston y Cerro Largo y los jugadores me decían Claudia y era la primera vez que los veía. Pero prefiero empezar con el usted".

"El ascenso lo tomo como un premio a 13 años de mucho esfuerzo. Hoy mi objetivo principal es poder demostrar que no es una casualidad, que no vine a cubrir ninguna cuota de feminismo en primera división".

"Una vez tuvimos que correr para salvarnos"
Claudia Umpiérrez recordó dos situaciones complejas en su carrera. Una vez en un partido de juveniles la agredieron en el parque Huracán.
No lo olvida, era el cumpleaños de su madre. Pensaba llegar a las 17 y lo hizo a las 21. Pensó en el retiro.

"Me agredió un jugador de la categoría anterior, me tiró un pelota, me dislocó un dedo. Fue todo un stress, el llanto, los compañeros comos loco, los de Huracán que pedían perdón, luego la denuncia policía, ir al médico, me llevó todo el día".
Umpiérrez admitió que analizó no dirigir más. "Cuando llegué a mi casa pensé en dejar todo,. Mis padres que vivían lejos se preocuparon, me angustié y me quería ir".

Sin embargo, siguió. Tiempo después le tocó vivir otra situación. "Fue un partido Wanderers – Defensor. El juez Marcelo Gómez, un amigo, se lesionó el sábado, y me llamaron que fuera a hacer el partido. Se dieron situaciones complejas y cuando terminó invadieron los hinchas y nos quisieron matar, tuvimos que correr para salvarnos. Como tres horas demoramos en hacer el confidencial".

Populares de la sección

Acerca del autor