Triunfo extremo

Santiago Urrutia. En tremenda y extrema carrera, llegó a la meta extenuado para lograr clave segunda victoria del año

Mario Rosa
twitter.com/mrosasosa

Nadie puede discutir a estar altura de su carrera deportiva las condiciones técnicas del joven piloto compatriota Santiago Urrutia. Ningún auto le ha quedado grande por más que siempre llega de atrás a una mayor potencia.

Pero hay otra condición que lo hace fuerte al piloto de 19 años oriundo de Miguelete (Colonia) y es su fortaleza anímica.

Solo con ella se es capaz de salir adelante, de lograr revertir, como lo hizo, un fin de semana que empezó complicado el sábado en la carrera uno disputada en el autódromo de Road América, Wisconsin.

De ese sábado cargado de bronca por errores propios y ajenos, que lo dejó con un amargo noveno puesto, a un domingo donde apareció en su real dimensión para ganar una memorable carrera, heroica, rozando la hazaña.

Fue su segunda victoria de la temporada y tiene, ésta de Road América, mucha similitud con la conseguida en el autódromo Barber hace un par de meses atrás. También en el Barber salió adelante después de un sábado poco menos que "negro" tras aquel toque y posterior penalización ante Félix Rosenqvist.

A esa cualidad técnica, a esa madurez en su personalidad que lo ha distinguido a lo largo de su carrera deportiva ya desde pequeño en el kart, Santiago Urrutia pone ese oficio anímico que lo saca airoso de las peores situaciones.

Y al igual que aquel domingo en el Barber, este domingo en el Road América lo volvió a potenciar en la lucha por el título. Justo, justo, cuando más lo necesitaba.

La carrera y la victoria

Del sol y la alta temperatura del sábado, a la lluvia y clima fresco del domingo. Road América, sexta etapa de la IndyLights con sus carreras 9 y 10 de una temporada de 18, presentó entonces el domingo un escenario complejo. Pista muy mojada pero con un clima que tendía a mejorar y por lo tanto, la pista se secaría.

Urrutia largó segundo pero prefirió tomarse la carrera con calma dado lo resbaladizo del pavimento. Quedó sexto y empezó a trabajar la carrera. Pero fue en la tercera neutralización por accidente –delante suyo– cuando fue por la estocada final. Desde el tercer lugar saltó como un resorte para pasar a Stoneman y Negrao en una sola y extrema maniobra al abordar la primera curva. Primera parte de la gran obra concretada. Pero luego vendría lo peor y que lo dejó extenuado arriba del auto. Al secarse el circuito y calzado el auto con neumáticos para lluvia, mantenerlo en pista fue toda una proeza sin perder rendimiento que alentara la reacción de sus más directos rivales en ese momento: André Negrao (Schmidt Peterson Motorsport) y Zach Veach (Belardi). Fue una lucha a brazo partido durante más de 20 minutos hasta alcanzar la bandera a cuadros liderando el primer uno-dos del team Schmidt Peterson Motorsport.

"Me dije: es mi oportunidad"

Extenuado por el tremendo esfuerzo, Santiago Urrutia se tomó su tiempo para salir del cockpit del Dallara/Mazda del equipo Schmidt Peterson Motorsport. Luego dejó sus primeras impresiones tras tres largas bocanadas de aire: "es una victoria durísima, tremenda. Fue desgastante mantener el auto en la pista y a un buen ritmo. Pero lo hicimos y me vino muy bien desde el punto de vista anímico. El equipo ha hecho un gran trabajo".

Respecto a los distintos momentos de la carrera, señaló lo siguiente: "al comienzo fui al ataque pero vi que estaba todo muy complicado y preferí aguantarme y guardar los neumáticos. Era muy factible que la carrera tuviera neutralizaciones por algún despiste y así fue. En la última neutralización y cuando íbamos hacia el relanzamiento me dije: es mi oportunidad. Llegó el momento de ser agresivo y asi lo hice. Fui decidido al ataque y pude saltar de tercero a primero en la primera curva".

Reconoció que el equipo estuvo a punto de mandarlo a boxes a cambiar neumáticos: "sé que el equipo lo analizó seriamente durante la última neutralización. La pista había secado completamente, ya no había sectores mojados para enfriar los neumáticos. Pero decidieron seguir con los neumáticos para lluvia. De manera que tuve que adaptarme a esa nueva situación. Fue muy desgastante. El auto era insostenible".


Populares de la sección