Triple triple para Bolt

El jamaiquino se llevó su tercer oro por tercera vez consecutiva al ganar el 4x100 m
Enviado a Río de Janeiro

El silencio que pide siempre antes de correr para hacer callar al estadio, esta vez no lo pudo hacer. Es que Usain Bolt corrió en el último lugar de la posta 4x100 m en plena explosión de la gente y sacó una diferencia espectacular sobre Japón –la gran sorpresa– y Tyson Gay, tercero con Estados Unidos, aunque luego fue descalificado y Canadá quedó tercero.

Una vez que su compañero Nickel Ashmeade le entregó el testimonio, casi al mismo tiempo que Japón y Estados Unidos, les sacó varios cuerpos como si se tratara de alguien que se subía a un Fórmula Uno y ya jamás pudieron con él.

Era una nueva noche mágica de estos Juegos de Río 2016 ya que con ese nuevo oro, Bolt entró en la historia al conseguir por primera vez un triple triple, es decir, tres veces consecutivas la presea dorada en 100, 200 y 4x100 m

Hace ya un buen tiempo que Bolt es una leyenda deportiva. El hombre más veloz de todos los tiempos y el más laureado en la historia de los mundiales de atletismo. Pero, ¿a dónde ha llegado su figura a nivel olímpico?

No tengan duda: a lo más alto. El oro que sumó en la noche del viernes lo catapultó a la segunda posición histórica entre los olímpicos que han ganado nueve oros, la mayor cantidad de la historia por detrás de las cifras de otro planeta pertenecientes a Michael Phelps (23).

La gimnasta soviética Larisa Latynina, el fondista finlandés Paavo Nurmi, el nadador estadounidense Mark Spitz y el atleta Carl Lewis, también estadounidense.

Por ser del palo, la comparación con Lewis es inevitable. El oro olímpico en 100 m llanos en Los Ángeles 1984 y Seúl 1988 –por descalificación de Ben Johnson–ganó un total de 10 medallas olímpicas compitiendo en una prueba más que Bolt: el salto largo.

En materia de Mundiales, Bolt lo dejó atrás el año pasado en Pekín totalizando 13 medallas contra las 10 de Lewis (ocho oros, una plata, un bronce). Solo se le escapó un oro: el 100 m de Daegu 2011 donde lo condenó una partida en falso mientras que en Osaka 2007 fue plata en 200 m y en 4x100 m cuando aún tenía muchos aspectos técnicos por pulir.

Tal vez pocos recuerden que en Atenas 2004, cuando tenía 17 años, Bolt corrió el 200 m llanos en 21.05 sin poder superar la serie culminando en el 39° puesto de la competencia.

Pero lo que siguió después fue oro puro en las grandes citas: tripletes en tres de los cuatro mundiales (salvo el tropezón antes mencionado en Daegu) y tripletes olímpicos en 2008, 2012 y ahora en 2016.

Su retiro quedó flotando en el aire. A los 29 años, todo parece indicar que ya no estará en Tokio 2020 y muchos especulan con la posibilidad de volver a verlo en el Mundial de Londres 2017.

Lo cierto es que Bolt ha popularizado como nadie las pruebas de velocidad construyendo además un reinado que tampoco reconoce antecedentes en la historia. El show previo que monta en pruebas donde la concentración necesita potenciarse al máximo, la diversión que le pone a cada una de las carreras con sonrisas, frases o miradas a sus costados y el carisma para poner de pie a estadios llenos, lo hacen además, un atleta sin igual. Como cuando corre.

En la noche del viernes quedó un sabor extraño de boca. Por un lado, ver a la leyenda conseguir un nuevo oro en este estadio que se venía abajo. Pero por otro, la tristeza de que seguramente no se lo podrá observar otra vez en una competencia de Juegos Olímpicos.

Esto no terminó, pero se puede decir que Bolt cerró Río 2016. Y hay algo que queda claro: se lo va a extrañar.


LAS CIFRAS


9

Son los oros que cosechó Usain Bolt y todos en los últimos tres Juegos Olímpicos ganando los 100, 200 y 4x100 m.

37,27

Fue la marca en segundos que estableció el cuarteto jamaiquino para conseguir nuevamente el oro en 4x100 m.



Acerca del autor