Tres puntos necesarios

Pensando en la Anual y en el ánimo del plantel –que pasó tres partidos sin triunfos–, resultó clave la victoria del domingo de Nacional ante Juventud

Ganó Nacional. Y es noticia. Después de tres partidos sin triunfos, el tricolor venció 3-1 a Juventud de Las Piedras en el Parque Central, por la 12ª fecha del Apertura. Triunfó con la receta de siempre: el fútbol de Recoba, el gol de Bueno y le agregó la frescura de Renato César.

A tres fechas del final y con cuatro puntos abajo de Peñarol y dos de Defensor y El Tanque, las posibilidades de alcanzar el título son escasas, pero los tres puntos eran necesarios por dos motivos esenciales: la tabla Anual y el ánimo de la sociedad tricolor.

El empate clásico de la semana pasada, si bien no fue un gran resultado para la tabla de posiciones, resultó alentador para un grupo de futbolistas que llegó golpeado a ese encuentro. Si ayer no hubiera conseguido los tres puntos, el clima hubiera sido tormentoso de acá al cierre del torneo.

Gustavo Díaz volvió el domingo al esquema de tres delanteros que utilizó durante 10 fechas y cambió para enfrentar a Peñarol. Aunque esta vez, sin los dos atacantes de área (Alexander Medina y Sebastián Taborda están lesionados), el técnico optó por el ingreso del juvenil Renato.

Sus condiciones atléticas no son las de un centrodelantero neto. Por eso durante los primeros 20 minutos de partido se perdió entre los defensores. Renato es puntero. Jugando sobre la raya fue que apareció en un clásico de verano y sorprendió a la defensa aurinegra.

Cuando se recostó a la banda y pasó Adrián Luna al medio, Recoba halló un nuevo socio para sus pases en profundidad. La velocidad que desarrolló resultó fundamental para que Nacional alcanzara el empate 10 minutos después de que Juventud se pusiera en ventaja.

Porque la tarde comenzó al revés para los tricolores. El conjunto pedrense aprovechó un contragolpe, la velocidad de Jaime Báez y la lentitud de Alejandro Lembo, para ponerse en ventaja a los 22 minutos.

La defensa tricolor quedó a contrapelo como varias veces en el torneo. A esta altura del campeonato parece incomprensible que suceda en todos los partidos. Y menos entendible es que pase a los 20 minutos de un partido que está 0-0 y con una vida por delante.

La igualdad, lograda después de un pase bárbaro de Recoba a Renato y un centro al corazón del área que aprovechó Bueno, sirvió de sedante y para llegar al vestuario con otra cara.

Además, un minuto después de iniciado el complemento, Luna habilitó a Renato y el pibe marcó el segundo con un disparo cruzado. Y 120 segundos más tarde, Pablo Álvarez marcó su primer gol con la camiseta de Nacional. No lo había hecho en su anterior pasaje por Primera división (Clausura y Copa Libertadores 2007) ni desde que regresó al club en enero último. Ayer, contó con la colaboración de Adrián Berbia.

El marcador se cerró y el tramo final mostró tres habilitaciones fantásticas de Recoba (fallaron Bueno en dos oportunidades y Vicente Sánchez) y un error grosero del árbitro Andrés Cunha, quien no expulsó a Berbia después que le cometiera una infracción al Rayo Ramírez afuera del área y cuando se iba expreso al gol.

Nacional volvió a ganar. Sin una demostración exuberante de fútbol, con Recoba cuidándose (no ejecutó todas las pelotas quietas) y con el desenfado que le puso Renato. Un triunfo para seguir con ilusión, para aquietar las aguas y pensar en la segunda parte de la temporada.


Populares de la sección

Comentarios