Tres décadas en blanco

Pasaron más de 30 años sin que una selección de básquetbol de Uruguay, asista a un campeonato del mundo y a unos Juegos Olímpicos
La eliminación del equipo de básquetbol de Uruguay de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, tras el Pre Olímpico celebrado en México hace una semana, no fue sorpresiva. Uruguay, dirigido por el entrenador argentino Adrián Capelli, tuvo algunos buenos resultados como las victorias ante Brasil, en la fase de grupos, y ante Venezuela, el campeón, en la rueda final y una ajustada derrota ante Argentina, el sub campeón. Pero el resultado final fue que Uruguay no estará en los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el año próximo.

De esta forma, en 2016 pasarán ocho ediciones de los Juegos y 32 años de "faltazo" de Uruguay a la cita olímpica. La última en 1984, con el sexto puesto en Los Ángeles en 1984, algo improbable en estos días, equipo que dirigía el emblemático Ramón Etchamendi "Pirulo", el hermano de "Pulpa".
Quien iba a decir que la derrota ante Italia, en el Coliseum de Los Ángeles por 111 -102 el ahora lejano 10 de agosto de 1984, sería el último partido de Uruguay en Juegos Olímpicos en tres décadas.
Ese equipo dirigido por "Pirulo" Etchamendi, con la figura estelar dentro de la cancha de Horacio "Tato" López, había sido campeón sudamericano en 1981 en el otrora Cilindro de Montevideo, en la final ante Argentina (la recordada por la agresión de Carlos "Chocolate" Rafaeli a "Fefo" Ruiz).

El ausentismo de Uruguay, a citas mundiales también cumplió las tres décadas. La última vez que Uruguay asistió a un Campeonato del Mundo de básquetbol fue en 1986, en España.

Tras la presencia en los Juegos de Los Ángeles en 1984 y en el mundial de España en 1986, de ahí en más y en tres décadas los únicos títulos internacionales fueron los Sudamericanos, en 1995 (en Montevideo) y 1997 (en Maracaibo) hubo cinco jugadores que ganaron ambos torneos, Luis Silveira, Marcel Bouzout, Diego Losada, Marcelo Capalbo y Óscar Moglia (hijo), equipo que dirigió Víctor Hugo Berardi y la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro en 2007, bajo la égida de Alberto Espasandín.

El ejemplo argentino
La explosión del básquetbol en Argentina, no fue por azar. Por un lado la creación de la Liga Nacional de básquetbol (en 1985), idea de León Najnudel que, con el tiempo, llevó el básquet a todos los rincones de Argentina. Se creó también una Liga Nacional de ascenso y, de reciente creación, una Liga Desarrollo, de carácter nacional, para dar participación a jugadores jóvenes.

Deportivamente Argentina vio crecer a una generación brillante de jugadores que, liderada por Emanuel Ginóbili, ganó una medalla de oro olímpica (2004), una de bronce (2008), un sub campeonato mundial en 2002 y un cuarto puesto en el mundial de 2006.

Por Uruguay, la competencia local sigue reducida a una sola ciudad, como ocurrió con el histórico torneo Federal. En 2003 se instauró la Liga Uruguaya que tuvo, en sus tres primeras ediciones participación exitosa de equipos del interior, como Salto Uruguay (campeón en 2004), Paysandú BBC (vice campeón en 2003 y 2004) y Soriano (semifinalista en 2005/06).

De ahí en más la presencia de los equipos del interior se redujo y desapareció definitivamente. La razón, no hubo integración desde las formativas y tampoco apoyo logístico, a manera de ejemplo la liga 2008/09 con 14 equipos tuvo a 13 elencos de la capital y a Paysandú BBC, quien debió jugar 13 veces en Montevideo, mientras que los equipos de la capital solo una vez en Paysandú. Impensado e insostenible por donde se lo mire. Hoy la Liga Uruguaya de Básquetbol, de uruguaya tiene solo el nombre, ya que es una versión remozada del antiguo Torneo Federal.

Tampoco a nivel de formativas Uruguay logró éxitos deportivo y el último título continental en juveniles se ganó en 1980, hace 35 años, también en Montevideo, equipo que dirigía Víctor Hugo Berardi.
A ellos se hizo constante el ausentismo de algunos jugadores a la selección nacional, por diversas razones, jugadores de buen nivel que pasean su clase por Asia o Europa, tal el caso de Esteban Batista y Jayson Granger (este último con ocho deserciones a la selección nacional, desde 2008 a la fecha).

Atrás quedó la generación de "Tato" López, "Fefo" Ruiz, "Fonsi" Núñez, Pierri y Carlos Peinado, la última gran generación colectiva de jugadores de básquetbol que dio Uruguay, y que 30 años después, espera por reverdecer viejos laureles.

Acerca del autor