Tras ser insultado por Rondo, árbitro revela que es homosexual

"Estoy orgulloso de ser un referí de la NBA y estoy orgulloso de ser un hombre gay", dijo el árbitro Bill Kennedy

La polémica surgida por el insulto antihomosexual que el base Rajon Rondo, de los Kings de Sacramento, hizo hace 10 días contra los árbitros, tras haberlo expulsado, generó que Bill Kennedy, uno de los que formaba el equipo de referís que trabajaron en el partido, anunciase públicamente que era gay.

La revelación de su orientación sexual fue hecha por Kennedy en una declaración ofrecida a través de Yahoo Sports.

"Estoy orgulloso de ser un referí de la NBA y estoy orgulloso de ser un hombre gay", afirmó Kennedy a Yahoo Sports la noche del domingo. "Sigo las huellas de otros que se han identificado con la esperanza de que esto enviará un mensaje a hombres, mujeres y jóvenes en los deportes de que deben permitir que nadie te haga sentir avergonzado de quién eres".

El anuncio se produjo días después de que Rondo fuera suspendido por la liga, luego de que los árbitros del partido, incluyendo a Kennedy, lo escucharan diciendo un insulto anti homosexual tras su expulsión durante la segunda parte del encuentro frente a los Celtics de Boston que se jugó el pasado 3 de diciembre, en ciudad de México.

Rondo se acercó a Kennedy y le increpó al recibir una falta técnica y su enfrentamiento fue mayor cuando le pitó la segunda y tuvo que ser sujetado por sus compañeros.

Rondo
Rajon Rondo
Rajon Rondo

El jugador de los Kings le dirigió un insulto antigay y la liga posteriormente suspendió a Rondo con un partido sin salario por sus acciones y el no haberse retirado del campo a tiempo de manera correcta.

Rondo a través de su cuenta de Twitter ha reclamado que en ningún momento sus expresiones iban en contra de la comunidad homosexual y que se debió exclusivamente a un momento de acaloramiento que se dio en el campo.

"No fue mi intención ofender a nadie ni tampoco mi reacción fue en ese sentido", valoró Rondo, que hoy no quiso hablar con los periodistas.

Por su parte, los directivos de los Kings, encabezados por el vicepresidente y gerente general, el serbio Vlade Divac, y el dueño y presidente Vivek Ranadive, dieron a conocer sendos comunicados en los que no compartían los comentarios ni el comportamiento de Rondo.

"Por parte de nuestra organización, pedimos perdón a Bill Kennedy por cualquier daño que le haya podido causar esta situación", señaló Ranadive en su comunicado.

Mientras que algunos de los compañeros de Kennedy si estaban ya en conocimiento de la orientación sexual de su compañero, pero otros la desconocían.

Desde el 2010 cuando el exárbitro de la NBA Tim Donaghy se vio envuelto en el escándalo de corrupción y apuestas luego declaró a una emisora de radio de Boston que Kennedy era homosexual y que era conocido por algunos dentro de la liga.

Kennedy, que está en la decimoctava temporada como profesional, se convierte en el segundo árbitro que se declara gay en los dos últimos años.

La primera en hacerlo fue la árbitro Violet Palmer que en el 2014 dijo que era lesbiana y que se pensaba casar con su compañera sentimental de 20 años, la celebre estilista de peluquería Tanya Stine.

Pero Palmer le comunicó de su orientación sexual a los compañeros desde la temporada del 2007.

Mientras que el comisionado de la NBA, Adam Silver, apoyó las acciones de Kennedy en un comunicado que también fue dado a conocer en Yahoo Sports.

"Apoyo incondicionalmente la decisión de Bill de vivir su vida con orgullo y abiertamente", dijo Silver. "A lo largo de su carrera de 18 años con la liga, Bill se ha destacado como un árbitro debido a su pasión, dedicación y valentía".

Silver destacó que "esas cualidades continuarán sirviendo bien tanto como un oficial del juego y como en una influencia positiva para los demás. Si bien nuestra liga ha hecho grandes progresos, nuestro trabajo continúa para asegurar que todos sean tratados con respeto y dignidad".

Kennedy ha trabajado en 1.100 NBA partidos, incluyendo 68 juegos de la fase final y 5 en las Finales de la NBA.

Antes del incidente de Rondo, el legendario escolta Kobe Bryant, de Los Ángeles Lakers, también se vio envuelto en una polémica que lo costó 100.000 dólares de multa y una declaración personal de perdón por haber hecho un insulto antihomosexual durante un partido oficial de liga.

Bryant tuvo que salir de inmediato a pedir perdón públicamente y admitió que sus acciones se debieron a la frustración que se generó durante el partido y para nada reflejaban sus sentimientos hacia la comunidad gay.


Fuente: EFE