Tranquilos, Suárez está

Uruguay superó a Japón 4-2 en un amistoso que dejó como saldo la sensación de que el delantero de liverpool está intacto pese a la situación que vive en su club y que el equipo recuperó la identidad y volvió a jugar con la intensidad que pregona Tabárez

Después de 15 minutos donde lució despistado y sin entendimiento con Forlán, Luis volvió a ser Suárez. Y la principal preocupación que se tenía en torno al estado de forma física, su estado futbolístico y en que grado había afectado la situación que vive en Liverpool de Inglaterra, pasó a formar parte del pasado.

Suárez demostró estar intacto y su instinto asesino dentro del área se mantiene vivo de cara a los partidos con Perú y Colombia por las Eliminatorias.

Acaso fue la evaluación más significativa de un amistoso con Japón que generaba la incertidumbre de saber como se encontraba el jugador más desequilibrante del equipo.

Claro que ahora se viene una etapa compleja. Es que Suárez, al margen de la pelea mediática que tiene en Liverpool, deberá cumplir una pena de seis partidos por lo que no podrá tener fútbol de alta competencia antes de reaparecer con Uruguay en las Eliminatorias sudamericanas.

La goleada sirvió para ratificar que Uruguay recuperó su identidad y vuelve a tener mentalidad ganadora. Lo logró basado en los pilares que siempre remarcó el entrenador: “Jugar a alta intensidad es lo que permite los logros".

Uruguay vuelve a ser intenso desde la presión que tira en procura de recuperar la pelota y obligar al rival al error.

Ahora bien, de cara a los partidos por las eliminatorias, para los que faltan un mes, algunos jugadores se la pusieron complicada a Tabárez.

En el fondo las cosas parecen estar claras, al margen de algunas deficiencias por la zona derecha donde cubren Maxi Pereira y Lugano.

En el mediocampo parece estar la cuestión. Álvaro González viene jugando desde la Copa Confederaciones y rubricó con un gol. Parece tener ganado el lugar por derecha.

Walter Gargano mantuvo su nivel de la Copa Confederaciones, donde ofició de rueda de auxilio en el medio y mejoró mucho en la entrega del balón. En este nivel será difícil sacarlo del equipo.

Y por izquierda jugó Cristian Rodríguez, pero ese lugar parece estar reservado para Edinson Cavani que no viajó debido a una dolencia muscular.

Tabárez manifestó en más de una oportunidad que Cavani es un futbolista que le brinda cosas, desde el punto de vista táctico, que no las puede lograr con ningún otro. El ida y vuelta por la banda. Visto lo que sucedió en la Copa Confederaciones es factible que vuelva a jugarsela con el trío: Cavani, Suárez y Forlán.

Nicolás Lodeiro jugó en buen nivel contra los japoneses y es otro que plantea dudas. Claro que el primer duelo de las eliminatorias ante Perú cambia el escenario. Uruguay encontrará a un equipo desesperado, que jugará una de sus últimas cartas en procura de clasificar. Por consiguiente, de pronto no se podrá ser tan lírico y habrá que poner un poco más de contención.

Esta claro que los celestes van a ir a Lima a plantear un partido de espera y no se propuesta. Acaso el tipo de juego que más le seduce al equipo de Tabárez.

 En ese sentido el entrenador puede variar incluso la disposición de las piezas en el campo de juego.

Pero para toda esa historia falta un mes y mucha agua correrá bajo el puente. Por lo pronto los jugadores vuelven a sus equipos para adquirir rodaje de cara al tramo final de las Eliminatorias.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios