"Tony volverá a jugar sin problemas"

El jefe de la sanidad de Peñarol, Alfredo Rienzi, fue el vocero oficial luego de la operación practicada a Pacheco y admitió “entre cuatro y seis meses estará en las canchas” y que "en 15 o 20 días apoyará la pierna”

Cuando iba en la ambulancia el domingo con todo el dolor de una doble fractura en su pierna derecha, Antonio Pacheco demostró por qué es querido por los hinchas de su club, pero también por varios de otras instituciones.

No se ensañó con el joven panameño que participó en la jugada de su grave lesión, no buscó otras causas a lo que sucedió.

Miró a Valentina, su inseparable esposa y le dijo: “Son esas cosas del destino. ¡Qué se le va a hacer!”

Pese a jugar en uno de los grandes, las amistades que generó en la cancha hicieron que –además del Chino Recoba y Adrián Romero, como se informó el lunes- otros futbolistas de Nacional lo fueran a visitar el domingo a última hora de la noche, y eso que 4 y media de la madrugada se iban hacia el aeropuerto para viajar hacia Loja por la Copa Sudamericana. Dos más de los referentes como Alejandro Lembo y el Cacique Medina, dijeron presente.

Pasó la noche sedado pero igualmente con dolor en la habitación 405 del cuarto piso del Hospital Británico.

La operación, que en un principio estaba estipulada para la hora 8, se retrasó por una hora. Lo prepararon en el block quirúrgico del tercer piso sobre las 7.30 del lunes y allí los médicos Alberto Fernández, –jefe de traumatología del nosocomio y casualmente, quien también formó parte del grupo que operó a Fernando Morena en 1983–, como Daniel Mattera, pusieron manos a la obra.

El dirigente aurinegro Ricardo Rachetti fue el primero en llegar bien tempranito, poco después de las 8. De a poco, comenzaron a llegar los hinchas, casi todos, muy jóvenes, quienes se acercaron hasta allí para hacerle el aguante al ídolo. También aparecieron el directivo Gervasio Gedanke y Fernando Errico, integrante de la comisión de fútbol.

Jugadores y exfutbolistas de Peñarol no faltaron el lunes, como otros se habían acercado el domingo. Marcelo Zalayeta, Gabriel Cedrés, Gonzalo De los Santos, José María Franco, Walter Olivera, Ignacio Nicolini, Carlos Valdez y Nelson Olveira fueron de los privilegiados que pudieron subir a saludarlo.

La operación duró cerca de una hora y media y Tony se quedó otro tanto en el post operatorio antes de subir nuevamente a su habitación, pese al fuerte dolor que igualmente sentía.

Mientras, fuera del hospital, muchísimos vehículos, –autos y camiones sobre todo–, no dejaban de apoyar con varios bocinazos.

La voz de la tranquilidad

A la hora 11 arribó al Británico el jefe de la sanidad de Peñarol, Alfredo Rienzi a quien sindicaron como el vocero oficial, ya que ni el nosocomio ni la propia familia quisieron hacerlo.

Rienzi salió a la hora 12.05 y como informó el lunes El Observador, explicó que la operación se llevó a cabo a través de un clavo de Küntscher que es lo que habitualmente se hace en este tipo de lesiones graves, tal como sucedió con Morena en 1983.

El presidente Juan Pedro Damiani también explicó que en estos casi 30 años que pasaron entre una operación y la otra, “la tecnología se fue aggiornando”.

Respecto a ese tema, Rienzi fue bien claro. Consultado por El Observador, explicó que la diferencia radica en que los clavos actuales “tienen pistones y eso permite que el futbolista pueda apoyar la pierna más rápido, más allá de que obviamente no se pueden cambiar los plazos biológicos”.

La voz de Rienzi fue la de la tranquilidad, porque siempre es bueno que se hable con claridad y con un mensaje más que claro respecto al optimismo que tiene tanto él como el jugador.

“Tony volverá a jugar sin problemas. Con este clavo que se coloca dentro de la médula ósea, no precisa usar yeso y eso también ayuda en la parte psicológica. Se quedará entre dos y tres días internado y obviamente, luego utilizará durante un tiempo muletas, pero ya tenemos pensado que en tres o cuatro semanas pueda comenzar a hacer trabajos con el tren superior”, explicó el médico aurinegro.

“Él estaba muy dolorido luego de la operación, pero dijo que iba a ser campeón uruguayo”, expresó a su vez Rienzi.

El médico reiteró –como el domingo– que “la edad de Tony (36) no lo condiciona en su recuperación”.

Asimismo, consultado por El Observador, Rienzi sostuvo que “fue un hecho accidental y la fractura importante es la de la tibia, aunque fue bien transversal y eso es bueno”.

Davis lo visita el martes
El panameño Eric Davis –quien fue partícipe de la desdichada jugada en que fue fracturado Pacheco– reconoció sentirse “muy acongojado. Anoche (el domingo de noche) en la cama miraba hacia arriba y fue una noche difícil hacia mí. Mi familia está preocupada en Panamá. Fue feo escucharlo decir ‘¡me quebré, me quebré!”, dijo el jugador en AM 1040.

Davis quiere ir a visitar a Pacheco y, en ese contexto, lo hará el martes por la tarde acompañado por el representante Jorge Chijane.


Populares de la sección

Comentarios