Tony, entre los jugadores más fieles del mundo

Antonio Pacheco, que fue dejado libre, jugó 16 temporadas en Peñarol y es uno de los futbolistas con más años al servicio de un mismo club después de figuras como Maldini, Scholes y Totti, entre otros

Los jugadores en Europa se pueden brindar lujos que por esta parte del mundo son imposibles. El ejemplo más claro es que el dinero que ganan les permite jugar en la liga de su país e incluso, en muchos casos, no cambiar de equipo.

Por eso se dan casos como el del italiano Paolo Maldini, un nombre que está grabado a fuego en la historia de Milan. El apellido viene desde la cuna con el club porque su padre también fue gloria.

Maldini, con lo que gana en el club italiano, no tiene necesidad ni siquiera de pensar en moverse de la ciudad. Por tal motivo, la de Milan es la única camiseta que defendió.

En un mercado pobre y con carencias como el uruguayo no son tantos los casos de jugadores con años de permanencia en una misma institución. Esos procesos se interrumpen por la necesidad de salir al exterior en busca de la diferencia económica.

Acaso los últimos ídolos que quedan identificados con una camiseta son Antonio Pacheco, con la aurinegra de Peñarol, y Nicolás Olivera con la violeta de Defensor Sporting.

¿Qué los diferencia? Que Pacheco jugó una temporada en Wanderers y Olivera, en Uruguay, no se vistió con la ropa de otro club que no fuera la del que lo vio nacer.

Los más fieles del mundo

El diario Mundo Deportivo elaboró un informe sobre los jugadores más fieles del mundo. El primer lugar lo ocupa Paolo Maldini que jugó 25 años en Milan acumulando más de 1.000 partidos.

Otro italiano conforma el segundo lugar de la nómina, Francesco Totti que lleva 22 temporadas como profesional en la Roma.

Luego aparecen dos hombres identificados con Manchester United como Ryan Giggs que alcanzó los 943 encuentros con la camiseta de los rojos y el colorado Paul Scholes, otra de las leyendas de los Red Devils, ya que sumó más de 700 apariciones con el conjunto de Old Trafford.

El argentino Lionel Messi constituye otro acto de amor por la camiseta de un club. Llegó a Barcelona con 12 años y la blusa del club catalán la tiene adherida a la piel. Otro hombre del Barca que entró en la historia es el excapitán Carles Puyol con 15 temporadas en la institución.

Tony Adams es considerado uno de los mejores jugadores de la historia del Arsenal, después de haber jugado 22 temporadas con los 'gunners'.

¿Y por casa?

En Uruguay, por las razones antes mencionadas de que los jugadores tienen la necesidad de emigrar y los clubes de vender para sobrevivir, no se dan casos de futbolistas que se queden en la liga local y defendiendo una sola camiseta.

Pero, con las diferencias marcadas, es bueno destacar el acto de fidelidad de Antonio Pacheco con Peñarol. Jugó 16 temporadas con la blusa amarilla y negra. Interrumpidas porque en el año 2000 emigró para regresar en 2003. Volvió a salir y en 2007 estaba de vuelta con la aurinegra hasta la temporada 2010-2011 donde no le renovaron el contrato y se fue a Wanderers.

Movidos por la voluntad de la gente, los dirigentes lo devolvieron al club al poco tiempo jugando tres temporadas más hasta que lo dejaron en libertad. Pacheco anunció que no se retiró y que seguirá jugando. Pero su ciclo en Peñarol está cerrado.

El segundo caso que se puede mencionar es el de Nicolás Olivera que, si bien no tuvo la misma continuidad que Pacheco en Peñarol, cada vez que aterrizó en Uruguay no defendió otra camiseta que no fuera la violeta.


Populares de la sección

Acerca del autor