Tony, el más grande

Pacheco visitó El Observador TV y se llevó el premio al “Mejor jugador de los últimos 20 años” elegido en la encuesta de Fútbolx100; habló de su presente, de sus hijos y admitió que el 5-0 ante Nacional fue el partido más importante de su vida

“¿Estás seguro que no será el premio al jugador más rengo de los últimos 20 años?”, bromeó Antonio Pacheco cuando el periodista lo invitó a venir a El Observador  para aparecer en El Observador TV y entregarle el premio del “Mejor jugador de los últimos 20 años” elegido en la encuesta Fútbolx100.

Fue difícil convencerlo porque no quiere hacer distinciones entre los medios. Sin embargo, debido a que se trataba de una entrega de un premio, accedió y el viernes apareció. Claro que antes del maquillaje de rigor para aparecer en TV, se tomó varias fotos con manyas de todas las edades que rondaban la redacción. “¿Salió bien? Mirá tranquilo, porque sino, sacamos otra sin problema. No hay apuro”, le dijo a uno de los intrépidos.

Después sí llegó la hora de hablar del presente, el futuro y, claro, del reconocimiento especial.

“Este es un logro muy importante, sobre todo, porque son 20 años y que a uno lo reconozcan por encima de nombres como el de Pablo (Bengoechea) que es un grande, estar con nombres como el suyo me hace sentir orgulloso porque conviví muchísimo con él y aprendí muchísimo de él también”, explicó.

Pero no solo quedó por encima de Bengoechea, en la decisión de la mayoría de los 100 periodistas encuestados, sino, por citar solo algunos casos, le ganó a Fabián O’Neill, a su gran amigo el Chino Recoba, y a Ruben Sosa, jugadores de renombre y buen trato del balón.

Entonces, agregó: “Son muchos los años y seguramente por nuestro fútbol habrán transitado muchísimos jugadores con gran clase y talento. Lo de este premio es algo que no lo sabía y bueno, se agradece y habla de una profesión a la que uno le ha dado la vida”.

Consultado acerca de cómo ve a Peñarol a horas del debut ante Cerro, indicó: “Bien, con la incertidumbre como todos los años cuando comienzan los torneos de cómo te encontrarás en ese primer partido. Seguramente todos los equipos están igual. Pero nosotros nos preparamos bien, hicimos una gran pretemporada. Hemos jugado algunos partidos amistosos –quizás no la cantidad necesaria– pero han sido  importantes. El equipo está muy bien, pero tiene que demostrarlo mañana (el sábado) en 90 minutos contra un rival muy duro como Cerro”.

Peñarol, como los equipos uruguayos, en días pasará de no jugar nada a hacerlo en dos competencias, ya que el miércoles jugará por la Copa Sudamericana.

Pacheco sostiene que “para nosotros, este semestre es importante a nivel local e internacional en el que tenemos dos torneos paralelos. La Sudamericana son dos partidos de ida y vuelta en los que tenés que definir, y ahí hay que tratar de pasar de fase”.

Cuando le pasaron en El Observador TV imágenes del notable partido que jugó ante Defensor en la final del Uruguayo 2012-13 y fue consultado si no pensó en retirarse esa noche tras los tres goles que convirtió para dar la vuelta olímpica, Tony explicó que “sería muy injusto con la carrera. Si vos elegís un momento para retirarte, tiene que ser en el momento que vos considerás que ya está, pero que vos lo consideres. Porque en ese partido, podía haberlo pensado.  No lo pensé. Pero el momento de retirarse tiene que ser personal y no por lo que haya pasado en un partido”.

Pacheco el sábado igualará a Fernando Morena en partidos jugados en Peñarol.

“Nada de lo que uno pueda hacer puede igualar a Fernando Morena o a Pablo Bengoechea ni a ninguno de los grandes fenómenos que tuvo Peñarol en su historia. Me siento un privilegiado de estar codo a codo con ellos,  sobre todo, por un tema sentimental porque a los 11 años elegí jugar en Peñarol”, expresó el capitán.

Tony también habló de cómo ve la vida ahora con sus hijos Benjamín y las mellizas que tienen un año y dos meses.

“Me hicieron ver la vida desde otro lugar: del padre. Es algo que es pleno. No hay nada que se pueda comparar con el amor a sus hijos. Y, por suerte, he formado una familia lindísima, con mis hijos que son maravillosos. Pero ahora que uno es padre, las responsabilidades cambian notoriamente”.

A su vez, admitió que el clásico del 5-0 fue el partido “más importante de mi vida. No se da todos los días. A nosotros nos salió todo y a ellos nada”. Ese día igualó a Cacho Caetano, justo quien lo llevó al club y se puso su camiseta al final.

“Con 11 años terminé baby fútbol, me venían a buscar todos los equipos menos Peñarol. Y yo le decía a mi padre: ‘Yo voy a jugar en Peñarol, no quiero jugar en otro lado’. Y él conocía a Cacho porque cargaba nafta en su estación e imagino que lo debe haber atomizado diciéndole que yo jugaba bien y Cacho le debe haber dicho con el tiempo: ‘Bueno, traelo y lo probamos un día’. Así empezó todo”.


Populares de la sección

Comentarios