Tomic, el nuevo chico malo

Peleas con su padre-entrenador durante los partidos, multas, juegos entregados y hasta disturbios con la policía hacen de Bernard Tomic un jugador explosivo: En Australia lo dejaron afuera del equipo de la Davis

A Bernard Tomic le gusta Eminem. Seguramente no solo por cómo rapea sino por su personalidad. Porque tanto dentro como fuera de las pistas, el tenista australiano ha demostrado tener un carácter inflamable. Al punto de que el jueves, el capitán del equipo de Copa Davis, Patrick Rafter, lo borró del grupo.

“No se trata de un incidente particular, sino de una acumulación. Sería lo mismo si fuera el número uno australiano o el cien, o incluso un junior”, explicó el presidente de la Federación Australiana de Tenis, Craig Tiley, en un comunicado.

Esas palabras obligan a un repaso de los principales incidentes protagonizados por el joven nacido hace 20 años en Stuttgart.

Tomic es entrenado por su padre John, un croata que empezó trabajando como taxista y cuyo comportamiento en la pista es una buena explicación para el carácter de su hijo.

En diciembre de 2008, en la segunda ronda del Futures 11 de Australia disputado en Perth, Tomic padre hizo abandonar a su hijo el partido que perdía 6-2, 3-1 ante Marinko Matosevic.

“Fue la peor humillación de mi vida”, confesó Bernard quien recibió un mes de suspensión y una multa de US$ 1.560.

Más de una vez John amenazó a la Federación Australiana con la posibilidad de que su hijo juegue la Davis por Croacia.

En el Masters 1000 de Miami de este año, Bernard perdió en segunda ronda ante David Ferrer por un doble 6-4.

Durante el partido, John le dio varias indicaciones técnicas a su hijo, algo estrictamente prohibido por las reglas del tenis.

Bernard se desquitó: le pidió al juez que desalojaran a su padre de la cancha.

“No hubo ningún problema con mi padre, solo quería que fuera a encordar algunas raquetas”, dijo después en conferencia de prensa...

Número 27 del ranking ATP en junio de este año, Tomic cerrará la temporada en el puesto 52 del escalafón mundial. En los últimos tres torneos del año (Tokio, Masters 1000 de Shanghái y Basilea) no superó la primera ronda.

En el último Grand Slam de la temporada, el US Open, Tomic regaló el último set ante Andy Roddick, en partido de la segunda ronda: 6-3, 6-4, 6-0. 

Rafter, quien fue campeón en Nueva York en 1997 y 1998, calificó su actitud de “vergonzosa” en una entrevista con Fox Sports News en la que expresó: “Él tiene que trabajar y yo estoy enfermo y cansado de dar vueltas a su alrededor”.

“Necesita darse cuenta, eso es lo que necesita y él dice que lo hace”, agregó muy molesto.

John McEnroe también castigó duramente la actitud de Tomic ante Roddick en el comentario del partido.

Fuera de las pistas, Tomic también tiene un prontuario interesante en incidentes que lo enfrentaron con la Policía.

En enero de este año lo multaron dos veces el mismo día por hacer “hooning”, como se denomina al irresponsable modo de conducir en Australia.

Tuvo que pagar US$ 20 mil por los excesos en su BMW anaranjado valuado en US$ 150 mil.  

En octubre de este año se peleó con un amigo en un apartamento de Queensland y fue tal el barullo que armaron que los vecinos llamaron al 911 australiano.

Tomic le recordó a los uniformados quién era –como si se tratara de un alto jerarca enajenado– y los acusó de tenerlo “en la mira”. En el informe los policías reportaron que el joven estaba “demasiado exaltado”.

Lo cierto es que esta sumatoria de locuras determinarán que en febrero, a la Davis la mire por TV.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios