“Todavía tengo secuelas de Londres”

Fabiana Gómez, campeona de la primera etapa del Circuito Nacional junto a Lucía Guigou, contó cómo vivió su retorno a la arena tras quedar muy cerca de clasificar a los Juegos Olímpicos de 2012

¿Cómo vivió la primera etapa del Circuito?
Muy tranquila, disfrutando con amigos y jugando un poco de lo que me encanta. Fuimos sin entrenar prácticamente, habíamos bajado tres veces en tres semanas, una vez por semana no más

¿Les fue fácil ganar o se encontraron con alguna dupla que les hizo fuerza?
Nunca nada es fácil. Hubo momentos en los partidos que fueron peleados y capaz que ahí se recurrió más a la experiencia que al juego para sacarlos adelante. Con Lu (Guigou) nos caracterizamos por ser muy tranquilas en la cancha, y eso esta vez nos jugó en positivo, porque si bien en algunos partidos íbamos perdiendo por cuatro o cinco puntos, los dimos vuelta sin ponernos nerviosas en ningún momento.

¿Van a jugar todo el Circuito?
Este año lo estamos tomando muy Light. El año pasado nos pegó duro y ahora empezamos de a poco. A La Paloma (segunda etapa a jugarse este fin de semana) no creo que vayamos.

¿Está con ganas de arrancar otro ciclo olímpico?
Siempre estoy con ganas de volley; ahora estoy con ganas de entrenar pero sin objetivos, entrenar duro por el hecho de sentirme bien y tener esa sensación de que estás entrenando fuerte de nuevo. De armarse otro proceso obviamente me moriría de ganas, pero hay que ver también cómo se plantean las cosas.

¿Dolió el año pasado quedar tan cerca de Londres o valió la pena vivirlo por todo lo que crecieron y lograron en el camino?
¿No va a doler? Todavía tengo secuelas de Londres. No he podido volver a ver el partido contra las argentinas aún. Lo único que cuando me pongo triste me hace cambiar el ánimo es que dimos todo y no dimos una por perdida, se entrenó todo lo más que se pudo dentro de las posibilidades que se tenían ya que las ocho horas laborales en el día nunca dejaron de estar. Sin duda que estar tan cerca y no lograrlo siempre va a quedar ahí en la mente y va a costar mucho. Nunca imaginé en lo más mínimo llegar a una Olimpíada y estuvimos a nada de lograr un sueño que no creía posible.



Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios