Toca la batería y anda en góndola

César Falletti es feliz en Ternana de Italia, le tiene terror a los aviones y se salvó de un terremoto

Su esposa Katherine llegó una semana después que él para acompañarlo en Italia con un notición: estaba embarazada. A César Falletti se le mezclaban dos de los mejores momentos de su vida: esa noticia y el comenzar a jugar en Ternana, en la Serie B italiana, un salto importante que pegó desde Cerro.

"Estábamos con Felipe (Avenatti) y su padre Alejandro y no sabíamos cómo decirles. Se lo dijimos antes a ellos que a nuestra familia", cuenta Falletti a Referí.

Vive en Terni, en el corazón de Italia, "una ciudad chiquita, linda, se vive bien. No se ven casas con jardines, las casas están amontonadas".

La gente lo trata bien, pero "son medios complicados cuando el equipo va mal, porque en la ciudad son todos de Ternana".

Para César, fue un cambio muy grande. "No ves un papel tirado en la calle, no ves gente revolviendo una volketa, dejás la bici afuera y no pasa nada. No podía creer que la gente dejara la moto o el auto sin trancar. Los pobres que se ven son los refugiados".

En agosto pasado hubo un terremoto muy cerca de donde él vive. "Tres semanas antes estuvimos haciendo la pretemporada en ese lugar, en Norcia, y gracias a Dios no estábamos más. Fue tremendo porque acá en Terni se movió todo. Allá desapareció el pueblo que está a unos 70 km de acá. Hicimos donaciones a través del club, cada uno puso dinero para ayudar a las familias, cada jugador ponía lo que podía".

Y recuerda: "Cuando sucedió el terremoto yo estaba en un hotel con mi familia porque estábamos en medio del período de pases y no sabía si me iba a quedar en Ternana. Fue a las 3 de la madrugada, estábamos durmiendo y se cayeron algunos vasos y un par de cosas. Me quedé en la habitación, pero a los 15 minutos vino una réplica y salimos a la calle, ya no me aguanté".

En su tiempo libre, a veces puede aprovechar para pasear. "Fuimos a Maranello, a Ferrari y pagamos € 70 por persona para subirnos a una Ferrari y manejar durante 10 minutos. Era la oportunidad. Pero lo hacíamos con un piloto de ellos al lado, porque no te dejan ir demasiado rápido".

Tiene una batería electrónica en su casa. "Me encanta y dos por tres le doy a eso sin hacer relajo porque los vecinos sino, se ponen como locos".

En uno de esos paseos fue a Venecia. "Aunque el día no estaba muy lindo, fue la ciudad que más me gustó de las que conocí. Subimos a una góndola con mi señora y estaba asustado porque se movía mucho por el mal clima".

También estuvo en Roma y quedó extasiado con el Vaticano. "Para poder estacionar en Roma, a cualquier lugar que vayas, tenés que dejar el auto a un kilómetro. El Vaticano es espectacular, impresionante. Había mucha gente, me impactó. Fui hasta la cúpula del Vaticano para ver todo Roma y es increíble. Estuvimos en la Fontana di Trevi, tiramos monedas y se cumplió mi deseo que era hacer 10 goles y terminar bien el campeonato", recuerda.

Con Ternana, jugó "contra futbolistas notables como (Giampaolo) Pazzini de Verona, enfrenté a (Guillermo) Giacomazzi en un clásico ante Perugia. Entré e hice un gol, el primero en un clásico y terminamos 2-2 de visita y ahora de visita también hice otro y salimos 1-1. También enfrenté a Diego Polenta cuando jugaba en Bari y a Abel Hernández en Palermo. Diego me marcaba justo a mí y tuvimos un encontronazo, pero no pasó nada".

Su papel de padre lo hace desde hace dos años y Gianluca es quien ilumina el hogar. Allá lejos, en Terni.

AVENATTI EL TRADUCTOR
Fue una gran ayuda

"Felipe me ayudó mucho, sobre todo, con el idioma cuando llegamos juntos. Él lo aprendió rápido y me daba una mano, era mi traductor (risas). Yo lo precisaba más que nada en el vestuario para que me tradujera lo que me pedía el técnico. A veces me encargo de la música en el vestuario. La que me gusta a mí es variada con Lucas Sugo, Caracol, Larbanois-Carrero. Pero si pongo eso, me matan a piñas. En casa, mi mujer al lado mío es una ventaja enorme para vivir el día a día. Las comidas acá son muy distintas. Katherine ayudó haciendo comidas uruguayas y hace de todo".

EL GOL 1.000
De Ternana en la Serie B

César Falletti fue el autor del tanto número 1.000 en la historia del club Ternana en la Serie B del calcio italiano. Fue ante Como y golearon 4-0.


JUAN ROMÁN RIQUELME
EL ÍDOLO

El exjugador de Cerro no duda a la hora de hablar de su ídolo en el fútbol: el ex Boca Juan Román Riquelme. "Soy Riquelmista", asegura.


Populares de la sección

Acerca del autor