Tito se pone a prueba

El regreso de Sergio Orteman al club planteará diferentes alternativas en la constitución del mediocampo aurinegro y modificaciones en el sistema táctico que empleará el entrenador

El dolor de cabeza que produce en los entrenadores el armado de un equipo con muchas figuras suele ser pasajero. Se dice que contar con muchos referentes en un grupo plantea un enorme desafío al conductor. No es sencillo. Hay que evaluar muchos aspectos. Los grupos se forman con los más variados tipos de personalidades.

¿A qué viene el cuento? El desembarco de Sergio Orteman en Los Aromos, luego de rescindir contrato con Olimpia para firmar por un año y medio con Peñarol, significará un gran desafío para el técnico Jorge Goncálvez.

Un hombre con la experiencia de Orteman llega para ser titular, no caben dudas. A esto se debe sumar el nivel en el que terminó Luis Aguiar, que despertó interés desde Argentina. Para el caso de que jueguen los dos en la oncena, quedará lugar para un cinco, y en esa zona pelearán por el puesto Marcel Novick y Sebastián Píriz, salvo que el DT ponga a Orteman y Aguiar juntos con el riesgo que ello puede implicar.

Las alternativas pasan a ser innumerables en un sector del campo donde el equipo acumula jugadores de distintas características. Y ni hablemos si llega Nicolás Freitas. Esto pondrá a prueba al entrenador Jorge Goncálvez, que tendrá que resolver nombres y sistema de juego a emplear.

Para actuar con doble cinco, como lo venía haciendo, vale preguntarse donde va Orteman. Generalmente juega por derecha: es un 8 a la antigua, al margen de que jugó como doble cinco. ¿Podrá hacerlo junto con Aguiar y sin un hombre de marca definido? Es una pregunta cuya respuesta deberá encontrar el entrenador.

En caso de actuar con hombres por las bandas tiene a dos bien definidos que deberán mejorar su nivel: Estoyanoff y Japo Rodríguez. Ambos terminaron perdiendo la batalla con el argentino Mauro Fernández.

¿Y Pacheco? Es un peso pesado del plantel. En los últimos tiempos jugó unos metros por delante de la línea de volantes. Algunos entrenadores lo colocaron como delantero, donde rindió.

Su nombre se puede sumar por delante de un medio compuesto por Orteman, Novick o Píriz y Aguiar. En ese caso el capitán jugaría como media punta pegado a Zalayeta y Jonathan Rodríguez.

Y finalmente se presenta la alternativa de contar con un enganche en la oncena. Para este sistema también está Pacheco y ahora se sumó un muy buen jugador de fútbol como Hernán Novick que tiene características de armador.

Un aspecto a tener en cuenta en esta historia es el detalle revelado en la edición de El Observador del jueves: la mayor parte de estos jugadores tiene 30 años o más. El equipo tendrá doble actividad con viajes largos y habrá que ver de que manera incide el aspecto físico.


Populares de la sección

Comentarios