Tito rindió cuentas

Un grupo de hinchas, que asistió a la práctica del martes en Los Aromos, habló al costado de la cancha con Goncálvez sobre el momento del club; le pidieron que gane el clásico

Jorge “Tito” Goncálvez sale a la cancha número 1 de Los Aromos a las 11 en punto, y saluda a los hinchas levantado su mano derecha. A unos metros, del otro lado del tejido, en los lugares permitidos para ver el entrenamiento espera una parte de las 60 personas que quieren disfrutar del único día en la semana en la que los futbolistas aurinegros tienen contacto con los socios del club, que son los únicos que pueden ingresar al complejo deportivo según el protocolo de seguridad que se estrenó en 2012. Otros están en la tribuna de Los Aromos. De pronto, unos segundos después, cuando el periodista de El Observador se percata de la  situación, cerca de 20 hinchas de la barra de aliento están rodeando al técnico atrás de un arco (foto). Inmediatamente se acerca la seguridad de Los Aromos.

El diálogo se desarrolló en buen tono, en la parte que pudo escuchar El Observador, porque el encuentro se produjo detrás de uno de los arcos en una zona a la que de acuerdo al protocolo de seguridad del club no pueden acceder ni periodistas ni socios.

“Muchachos, saben lo bueno que tiene Peñarol, su gente”, se escuchó en parte del diálogo de Goncálvez con los integrantes de la barra que lo rodeó, mientras la seguridad de Los Aromos estaba atenta a lo que podía suceder.

Al técnico le hablaron del golero, y de la necesidad de ganar y de la importancia que tiene para los parciales vencer en el clásico. Goncálvez le dijo que “hace tres meses” este mismo grupo salió campeón. Hubo risas. Pero en ese mano a mano con los hinchas, el técnico siempre se mostró firme en sus comentarios, sereno, impuso su presencia que tanto respetan los espectadores y acordó con los hinchas que dos de ellos, después del entrenamiento, podían tener una charla con los futbolistas.

Los hinchas le mencionaron al Gallego Ferro, ahora entrenador de goleros y asistente de Goncálvez, en medio de la crisis que sufre Peñarol en el arco.

Sobre el final de la charla, que se extendió durante unos 10 minutos, cuando los jugadores comenzaban a bajar al campo, el técnico llamó a Jorge “Japo” Rodríguez que ya había ingresado a la cancha para entrenar. “Vení Japo que quieren hablar contigo”, le dijo el DT al futbolista. El volante se acercó y habló con los hinchas. “Contigo está todo bien. Ganá el clásico y ya está”, le dijo un hincha.

Desde que el año pasado Peñarol dispuso un protocolo de seguridad, por un incidente que se registró en Los Aromos entre el gerente deportivo Carlos Sánchez y un hincha, los únicos que pueden acceder al complejo deportivo aurinegro son los socios en días y horarios determinados. Además, no pueden ingresar a lugares del campo que son exclusivos para los jugadores. Los hinchas ayer accederion a una zona que no está permitida.

El detalle, que no es menor porque Goncálvez no debe rendirle cuenta personalmente a los hinchas sino a los dirigentes, marcó un comienzo de semana diferente en Los Aromos tras la derrota ante Cerro, en el que hubo quinceañeras, familia y amigos que disfrutaron el sueño de ver un entrenamiento diferente.




Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios