Tío, ¿y si les robamos a Iker?

España se hace eco del rumor de que Barcelona, eterno rival de Real Madrid, se podría llevar al ídolo merengue Casillas, que está molesto por no jugar, y generar un golpe de efecto como el provocado con Figo

La tarde de setiembre de 2010, cuando la periodista Sara Carbonero disparó en una tertulia que Cristiano Ronaldo era “individualista y egoísta”, no imaginó que las puertas del Madrid comenzaban a cerrarse para su novio, el ídolo del madridismo, Iker Casillas.

Fue el inicio de la larga historia de desencuentros del golero de los merengues con su entrenador de aquel entonces, el portugués José Mourinho.

Aquella frase de Sara generó una revolución en el vestuario del Madrid, al punto tal que una tarde Casillas tiró un portazo y le dijo a Mou: “Mister, miré que aquí las cosas se dicen en la cara, ¿eh?”.

El entrenador, hombre pocas pulgas, jamás perdonó al capitán y en el verano de 2011, el diario Marca anunciaba la intención de Mou de sacarle la cinta de capitán a Iker. Se escudó en el hecho de que un jugador de campo podía tener más influencia.

Pero la piedra del escándalo fueron los dos partidos de Supercopa contra Barcelona. Mourinho se sacó y le metió un dedo en un ojo a Tito Vilanova. El clima se calentó. Y el entrenador de la selección española, Vicente del Bosque, temió un mal ambiente para la roja. Entonces Iker llamó a sus compañeros barcelonistas de selección Puyol y Xavi, para terminar con las diferencias y restaurar el clima. Para Mourinho fue una especie de traición. Según reveló el programa Punto Pelota, la reacción de Mou fue furibunda: “¡Pues la próxima vez que vaya con ellos!”.

El portugués esperó la oportunidad y cuando pudo lo mandó al banco de suplentes. El Bernabéu fue un hormiguero. Pero Iker se la tuvo que bancar.

Mourinho se fue. Desembarcó el italiano Carlo Ancelotti y, cuando se esperaba que anunciara el regreso del ídolo al arco, ¡sorpresa! El tano mandó a Diego López a la cancha.

Según afirmó el diario El País de España, la suplencia de Casillas se debe a los consejos que dejó Mourinho antes de irse del club. En una reunión con el presidente Florentino Pérez, recomendó sacar a las “ovejas negras” señalando como la principal “manzana de la discordia” al número 1.

En la primera fecha de la Liga española el Madrid no la tuvo sencilla. En la hora pudo terminar con la resistencia de Betis 2-1. Casillas fue suplente y toda la prensa internacional cuestionó la decisión del técnico.

El tema es que el eterno rival merengue, Barcelona, abre aún más la herida al deslizarse el rumor del posible desembarco de Iker al club catalán. A pocos días del cierre de pases en el nuevo programa Tiki-Taka (Energy y Cuatro) se informó de que ayer por la mañana se había producido una cumbre entre Sandro Rosell, Javier Faus (vicepresidente económico) y Andoni Zubizarreta para analizar la posibilidad de fichar en el mercado de invierno al golero y capitán del Madrid.

El programa informó que se buscaría pegar el mismo golpe de efecto que se generó cuando le “robaron” al portugués Luis Figo.

El rumor va a más: Casillas adelantó su deseo de irse del Madrid si la situación no cambia. Es que considera que corre peligro su titularidad en la selección española en caso de seguir sentado en el banco merengue.

Se creía que la marcha de Mou, con quien no se hablaba, le devolvería su jerarquía de indiscutido en el arco, pero Ancelotti tomó por el mismo camino que el portugués y sentó a Iker en el banco de suplentes.

La situación de Casillas genera todo tipo de dudas. Los clubes suelen vivir este tipo de tormentas cuando se avecina la finalización del ciclo de un jugador considerado intocable para la gente. Muchas veces los dirigentes, escudados en los entrenadores, brindan la orden de empezar a realizar la tarea de radiar al ídolo. Lo cierto es que la prensa española coquetea con el rumor de que a Iker se lo pueda llevar Barcelona. ¿Será un cuento de gallegos?


Populares de la sección

Comentarios