Tiger vuelve como un ser humano

Tras dos meses afuera por bajo rendimiento, Woods vuelve hoy a Augusta en una faceta más relajada

Tiger. Siempre es sobre Tiger. El mundo del deporte mira desde hoy hacia Augusta para la disputa del The Masters, el más emblemático de los torneos de golf, mientras la figura del mejor de la historia vuelve a estar en el centro de la escena. El golf sabe que es el único capaz de captar enormes audiencias más allá de los fanáticos del deporte. Rory McIlroy intentó en los últimos tiempos algo similar, y aunque llegó al número 1, y aunque es joven simpático, y tiene su propia cuenta de escarceos con la farándula, sencillamente no es Tiger.

Alejado desde hace dos meses del circuito, Woods decidió volver justo en el torneo más taquillero, y aquel que lo elevó a la categoría de grande desde que lo ganó en 1997, con 21 años. Hoy, con 39 y pisando los 40, no es ya aquella bestia que todo lo ganaba y que se paseaba con la soberbia de los elegidos. Está en el puesto 111 del mundo, hace dos años que no gana un título, hace siete que no gana un Major, y lleva una preocupante seguidilla de torneos sin superar el corte. Y quizás por eso, en la conferencia de prensa previa al torneo, el martes se mostró en una visión casi inédita: si siempre fue hosco, si habitualmente guardó respuestas parcas y antipáticas a los medios y poco menos que nunca hizo una introspección a su vida o su juego, ahora se parece más a ese padre cuarentón que sabe que lo mejor ha pasado, y ante todo quiere disfrutar de la vida, de sus hijos y de lo que le queda de carrera.

De hecho, ayer participó, por primera vez en su carrera, del torneo informal de par 3, destinado a que los jugadores hagan una entrada en calor, acompañados de su familia. Lo hizo con sus dos hijos, de ocho y 11 años, oficiando como caddies.

“Es como que se cierra el círculo: tener la chance de llevar a mis hijos y compartir el juego con ellos es especial. Charlie (11) me vio ganar algún torneo antes, Sam (8) estuvo en el US Open 2008 pero no se acuerda. Es lindo poder compartir estas cosas con mi familia”, dijo, marcando un mundo de distancia respecto a su imagen de un par de años atrás.

“La competencia sigue siendo la misma. Trato de vencer a todos. Me preparo para ganar. La única diferencia es que cuando gané mi primer Masters, Jordan Spieth usaba pañales. La diferencia es que juego contra chicos que son una generación entera más jóvenes”, agregó.

Del otro lado, Rory McIlroy vio en los últimos días, desde que se conoció que Tiger jugaría en Augusta, como todos los flashes se enfocaron en el ex número 1 y le dejaron de prestar atención al actual.  “Es una historia tan grande… Tiger regresando al Masters después de un período un poco largo en el que no ha existido”, dijo McIlroy. “Aún así, yo sólo estoy aquí para jugar al golf y ustedes pueden escribir las historias  que quieran. Sigamos adelante.”

“Creo que todo el mundo está simplemente curioso por ver cómo lo hace. No creo que alguna vez se le debe subestimar. Él (Tiger) ha hecho cosas en el campo de golf que son bastante especiales”, finalizó McIlroy.

11:45
Por ESPN. Hoy a esa hora comienza la cobertura de la primera ronda, por ESPN Play. A la hora 16 empieza la transmisión de TV , que continuará de corrido hasta el domingo.


Populares de la sección

Comentarios