Tiene un déficit: el gol

Los arcos del Campeón del Siglo se cerraron tras 120 minutos de fútbol ante Boston River y solo Tomás Costa pudo destacarse
Peñarol volvió a jugar otro partido de pretemporada y se midió ante Boston River en el Estadio Campeón del Siglo en dos partidos de 60 minutos donde no pudo convertir.

Jorge Da Silva volvió a probar diferentes fórmulas buscando un equipo a cuatro días del debut por Copa Sudamericana ante Sportivo Luqueño y el resultado estuvo lejos de ser el esperado.

A primera hora, Da Silva alineó a Gastón Guruceaga, Andrés Rodales, Carlos Valdez, Bressan, Maximiliano Olivera, Guzmán Pereira, Ángel Rodríguez, Luis Urruti, Nicolás Albarracin, Nicolás Dibble y Miguel Murillo pero su plan se trastocó tras los primeros minutos por la lesión de Valdéz (ver apunte).

Perg ingresó en defensa y hubo que esperar hasta el ingreso de Tomás Costa por Pereira para que Peñarol tuviera los primeros brotes de funcionamiento colectivo.

Es cierto que con las incorporaciones Peñarol cambió la matriz de equipo, tiene jugadores más dinámicos y verticales, pero nadie, salvo Costa, hace la pausa para hacer circular la pelota.

En el complemento de los titulares también hubo tiempo para que Nahitan Nandez releve a Albarracín.
Peñarol no logró inquietar a un Boston River que, pese a que incorporó más de 15 jugadores, cambió el DT y de divisonal, se mostró como un equipo muy ordenado en base al trabajo de varios pilares como Adrián Berbia, Martín González y Diego Scotti.

Apenas Costa logró arrancar algún aplauso de un Da Silva que cambió de tribuna para que los periodistas no escucharan sus indicaciones.

El complemento para Peñarol fue de terror, ya que Damián Frascarelli, Hernán Petryk, Perg, Jefferson Quintana, Mathías Rodríguez, Hernán Novick, Nahitan Nandez, Tomás Costa, Juan Martín Boselli, Diego Rossi y Gabriel Avalos tuvieron poco que hacer ante un equipo que lo superó en juego y posesión.

Frascarelli fue clave para evitar la caída de su arco y ni los cambios de Nicolás Freitas y Mauricio Affonso tuvieron efecto para ganar el medio y tener mayor peso ofensivo.

A cuatro días del debut por la Copa Sudamericana y con el capitán en sanidad, Peñarol tiene un reto duro por delante: jugar contra su propias falencias para llegar al arco rival.

Materia prima tiene aunque Da Silva se empecine en pedir otro volante creativo y a un delantero que pueda jugar como segunda punta por todo el frente de ataque.

El dilema está en saber como se arma el puzzle del medio, ya que el doble cinco Rodríguez-Pereira parece demasiado avaro para una competencia local que no requiere tantos cuidados.

Tres que pudieron destacarse


Carlos Valdez
El zaguero tuvo una molestia muscular en el sóleo y salió por precaución en los primeros minutos del amistoso ante Boston River. Edgardo Renzi, jefe médico de la sanidad mirasol, dijo que esperarán 24 horas para realizar un diagnóstico definitivo y saber si el zaguero, titular para Jorge Da Silva, puede estar a la orden ante Sportivo Luqueño.

Tomás Costa
El volante argentino volvió a ser el mejor jugador de la cancha. Costa jugó el segundo tiempo con los titulares y gran parte del partido de los suplentes como integrante del doble cinco y volvió a aportar su mejor versión. Salió siempre con la pelota al pie, buscó triangulaciones exactas y hasta se animó a rematar de larga distancia. Fue el mejor.

Damián Frascarelli
El arquero atajó en el equipo de segunda hora y fue clave para que su equipo no cayera derrotado. La defensa del equipo suplente estuvo muy débil y con reiterados fallos en la coberturas, por lo que Frascarelli fue llamado a actuar en varias ocasiones. Seguro al salir y bajo los tres palos, el relevo de Guruceaga fue una garantía.

Populares de la sección