Tiempo de confirmación

Grupo B. Uruguay se enfrenta a una Argentina necesitada en un clásico que puede ser decisivo

El equipo de Óscar Washington Tabárez, que escondió la oncena titular y no soltó prenda en conferencia de prensa, está obligado a conseguir un buen resultado si sueña con seguir mandando en su grupo al tiempo que los dirigidos por Gerardo Martino deben ganar para no llegar tan exigidos al partido con Jamaica.

El traspié ante Paraguay (2-2) y las dudas en el funcionamiento defensivo tienen a Argentina contra la espada y la pared. En el búnker argentino hay una sola palabra relacionada con Uruguay: respeto. Gerardo Martino hizo especial énfasis en que el equipo celeste es duro tácticamente, que no regala espacios y que tienen una maldita costumbre para sus rivales: se agranda en las difíciles.

Por eso metió mano en el equipo con el objetivo de optimizar el rendimiento y buscar soluciones tácticas que le hagan ganar el duelo ante Tabárez.

Pablo Zabaleta ingresará por Facundo Roncaglia para ganar en vocación defensiva sobre el sector derecho de la zaga y Lucas Biglia tomará el lugar del irregular Ever Banega.

Martino confirmó los cambios en conferencia de prensa y todo hace pensar que Argentina jugará con Sergio Romero, Pablo Zabaleta, Ezequiel Garay, Nicolás Otamendi, Marcos Rojo; Lucas Biglia, Javier Mascherano, Javier Pastore; Lionel Messi, Sergio Agüero y Ángel Di María en un 4-3-3 como disposición táctica.

Al contrario de lo que pasó con Jamaica, que Tabárez confirmó el equipo 24 horas antes, en esta ocasión no soltó pistas, pero todo hace indicar que ingresará Álvaro González y se modificará el dibujo táctico.

Según supo Referí, quien dejará el equipo será Carlos Sánchez, escalonado y neutralizado defensivamente ante Jamaica.

Así, Uruguay se parará con un 4-4-1-1 con Fernando Muslera; Maximiliano Pereira, José María Giménez, Álvaro Pereira; Álvaro González, Egidio Arévalo Ríos, Nicolás Lodeiro, Cristian Rodríguez; Diego Rolan y Edinson Cavani.

Rolan jugará de media punta y tendrá la función defensiva de replegarse a una línea de cinco volantes cuando Argentina haga gala de su buen juego ofensivo. Entre los cinco de la medular, González y Rolan serán los extremos al tiempo que Lodeiro, Arévalo y Rodríguez serán los volantes de contención por el callejón central.

Argentina obligará desde la táctica con un 4-3-3 que tiene velocidad por las bandas y la posibilidad de mutar a un 4-2-2-2 si Messi retrocede y Pastore avanza para hacerse cargo del departamento creativo.

arg1.jpg

Arriba, la velocidad y jerarquía de Agüero y Di María complica desde antes de entrar a la cancha.

Uruguay intentará ser un equipo compacto, corto y atada a una idea defensiva para mostrarse peligroso en el contraataque.

Si se confirma el ingreso del Tata González el equipo puede quedar rengo porque el Tata no tiene la misma capacidad de proyección que el Cebolla Rodríguez por la banda izquierda.

Las especulaciones quedarán de lado recién una hora antes del partido cuando tenga que confirmar el equipo.

Lo cierto es que el rendimiento de Carlos Sánchez dejó que desear y es casi un hecho que salga del equipo para el clásico de esta noche. Un partido en el que los dos buscarán afirmarse para pisar la segunda fase.


Acerca del autor