Tiembla América

La lucha política entre la FIFA y Conmebol puede hacer peligrar el medio cupo que le posibilitó a Uruguay ir a los últimos tres mundiales; la elección de FIFA es una llave clave en la decisión

La polémica por la quinta plaza para Conmebol se instaló definitivamente entre los futboleros del mundo y se convirtió más en una guerra donde se mezclan las decisiones político-económicas y los méritos deportivos.

La FIFA decidirá presidente en su Congreso el 29 de mayo y el actual Joseph Blatter está haciendo pesar esa herramienta de supervivencia para ganar apoyo.

A grandes rasgos, a todos les ha prometido las plazas que desean, lo que lleva a que en el correr de esta semana, cuando los dirigentes empiecen a llegar a Zúrich, se encontrarán con que lo prometido no cierra. Será cuestión de empezar con el lobby y las negociaciones.

El riesgo de la Conmebol
Como siempre la media plaza con que cuenta Conmebol para su quinto clasificado en las eliminatorias corre riesgo. Los argumentos cuantitativos, más que cualitativos, proponen volcar ese cupo a plazas más poderosas económicamente.

Juan Ángel Napout, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, habló del tema el jueves: “Si se pierde la plaza será por incapacidad del Presidente. No tiene nada que ver lo que pasó en el clásico Boca-River. Nunca me gustó dar excusas. Si sale mal, el culpable soy yo. Creo que nuestro continente es el del fútbol, con nueve campeonatos del mundo, cuatro Juegos Olímpicos, con innumerables campeones en juveniles. Lo que pedimos (a FIFA) es jugar al fútbol”, expresó Napout.

Los cupos y la representación
Desde 2002 la Conmebol cuenta con 4,5 cupos para los 10 países miembros (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Venezuela, Perú, Bolivia, Uruguay y Paraguay) de los cuales cuatro se clasifican de forma directa a los mundiales y uno lucha por la repesca ante un equipo de Asia.

Bajo esta distribución, América del Sur tiene el 45% de representatividad en los Mundiales con apenas 4,5 cupos, mucho más que Europa con 13 cupos que configuran el 24% de representación.

Así las cartas, el principal argumento de la Conmebol para mantener el medio cupo es que de las seis naciones sudamericanas que clasificaron a la Copa del Mundo de Brasil 2014 –Brasil participó sin tener que clasificarse por ser el país organizador- cinco llegaron a octavos de final –el único que quedó por el camino en fase de grupos fue Ecuador- y luego se eliminaron entre ellos, como ser los cruces entre Chile y el anfitrión o Colombia-Uruguay.

Distribución actual de cupos
Hoy los 32 lugares disponibles para disputar un Mundial se dividen así: 13 cupos para Europa que es el continente más poderoso en la FIFA, a pesar de un agrio enfrentamiento con Blatter. La cantidad de consumidores, el nivel de los jugadores, el poderío económico y la historia de sus selecciones campeonas como Alemania, Italia, Inglaterra, Francia, España hacen fuerza para gozar de la mayoría de cupos.

Los otros 19 se reparten con cinco para África, que tiene millones de personas pendientes y muchas selecciones afiliadas a FIFA pero que nunca levantó una copa; la misma cantidad para el gigante asiático, importante desde el punto de vista comercial pero insignificante desde el enfoque deportivo; 3,5 para Concacaf (América Central y América del Norte) que es uno de los que reclama el medio cupo; 4,5 para Conmebol que siempre es protagonista del certamen y que tiene a tres selecciones campeonas del mundo (Argentina, Brasil y Uruguay) y 0,5 para Oceanía, un continente mucho más identificado con el rugby y cuyas representación es significativa, ya que aportan el 4,5% de los clasificados al Mundial.

Todo se decide en Suiza
Mientras usted lee estas líneas, los dirigentes de la Conmebol están arribando a Zúrich para participar en el Congreso de FIFA, que el 29 de mayo dictaminará quien será el presidente de FIFA por los próximos cuatro años.

Sin Luis Figo ni Michael van Praag, quienes se bajaron por aducir falta de transparencia en el proceso electoral y decidieron apoyar ambos al qatarí Ali Bin Al-Hussein, la disputa por el sillón clave de la multinacional deportiva más importante del planeta será entre el príncipe jordano y Joseph Blatter.

“Al congreso de FIFA se llega con mucha tensión. Entendemos que la media plaza es un derecho adquirido”, dijo el presidente de la AUF, Wilmar Valdez a El Observador.
Estratégicamente decidido por Blatter, la FIFA hará el reparto de cupos luego de la elección para dar vía libre al carnaval de las promesas y sembrar desconcierto entre las confederaciones.

Concacaf y Asia figuran como los rivales políticos de Conmebol, ya que tuvieron la palabra de Blatter de contar con medio cupo más. La solución no es mágica: o se agranda el número de países que jugarán el Mundial o alguien tiene que salir perdiendo.

Por poderío económico y de mercado, Conmebol –que está jugado a la historia y la importancia futbolística- parece tener la bala en la recámara de la ruleta rusa. De rodos modos, todo dependerá del toma y daca de intereses políticos que se empezarán a dar en estas horas.

“Si hay un solo tema que me ha quitado el sueño desde que asumí como presidente es definitivamente el del cupo para el Mundial, por la responsabilidad que tenemos con América del Sur”, dijo Napout el jueves.

Habrá que ver si luego de las elecciones puede conciliar el sueño.


Populares de la sección

Comentarios