Tévez, del miedo a ir preso al sueño de su vida

Carlos Tévez, que se crió en la pobreza y con miedo a ir preso, dejó Europa para ser campeón con Boca; ayer tuvo su premio con el título argentino
Los cuentos casi siempre tienen un final feliz y así terminó en la Bombonera uno protagonizado por Carlos Tevez al coronarse campeón del fútbol argentino con Boca, tan sólo cinco meses después de dejar el Juventus italiano.

Boca, con los uruguayos Nicolás Lodeiro y Alexis Rolín como titulares, y Rodrigo Bentaucur entrando desde el banco, se consagró al ganar 1-0 a Tigre y sacar una ventaja irreversible sobre Rosario Central, que a su vez perdió por 2-1 con Banfield, en la vigésimo novena y penúltima fecha del torneo que reúne a 30 clubes.

Así, cortó una sequía de cuatro años, una enormidad para un grande, desde que los xeneizes fueron campeones al mando de Julio Falcioni en 2011.

De este modo, Boca obtuvo su trigésimo primer título en la máxima categoría del fútbol argentino, y se consagó ante más de 50 mil personas en su estadio La Bombonera.

De la mano de Carlitos

"Vine para ganarle a River y ser campeón", fue la frase que eligió Tevez, de 31 años, el 13 de julio al volver a la Bombonera.

Antes de este título, Boca y Tevez ganaron el Apertura 2003.

La consagración también significó una nueva alegría para Carlos Tevez, el delantero que había decidido regresar a Boca hace cuatro meses, después de una década de protagonismo en destacados clubes del fútbol europeo.

Luego de haber sufrido con la doble derrota ante River en la Copa Sudamericana y la Copa Libertadores, 'el Apache' regresó a Boca para la recta final del torneo de 30 equipos.

Tras el decisivo triunfo del Boca sobre River en el Monumental, con ironía dijo: "Todo volvió a la normalidad". Y esa fue la frase que eligió el club como emblema para este título.

"He salido campeón en muchos lados, pero esta sensación es inexplicable, por eso volví", enfatizó 'Carlitos', el heredero de la camiseta número 10 que ya llevaron Diego Maradona y Juan Román Riquelme.

Debutó en Boca con tan sólo 17 años, el 21 de octubre de 2001, por decisión de Carlos Bianchi.

Tevez se despidió de Boca como campeón de la Copa Sudamericana en 2004 para emprender una experiencia en Brasil con el Corinthians junto con Javier Mascherano.

Logró coronarse en todos los lugares en donde jugó, a excepción del West Ham inglés, club al que ayudó a rescatar del descenso y mantenerlo en la Premier League.

Corinthians, West Ham, Manchester United, Manchester City y Juventus fueron sus clubes hasta volver a Boca.

Recordado por su origen humilde, Tevez transitó una infancia difícil en el barrio Ejército de los Andes, conocido como Fuerte Apache, una de las zonas más peligrosas de la provincia de Buenos Aires.

"De chico tenía miedo a estar preso. Vivía en un barrio donde la delincuencia y la droga eran cotidianas. Siempre le tuve mucho respeto a la policía", dijo años después.

"Soy muy hincha de Boca, toda mi familia lo fue. Cumplí el sueño de jugar y ganar con ellos. Boca es una pasión que no se puede explicar. Vas domingo a domingo y sabés que vas de fiesta al estadio, gane o pierda el equipo sabés que vas a ver a Boca y eso lo hace distinto", reveló.

Emblema y bandera de este equipo fue ovacionado en cada presentación por los simpatizantes xeneizes, que reconocieron al ídolo con el cántico: "Que de la mano, de Carlos Tevez, todos la vuelta vamos a dar".

Con lágrimas en los ojos dejó ayer la Bombonera.

"Espero que este sea el renacer de Boca y el primero de muchos títulos que pueda festejar con esta camiseta", dijo 'el Apache', que el miércoles volverá a la cancha en la final de la Copa Argentina ante Rosario Central.

Populares de la sección