Tévez, a contramano del mundo

En su mejor momento en Europa, Carlos Tévez decidió volver y firmó por boca; sus ganas de estar en casa y la política jugaron un rol clave
La familia y los amigos pudieron más. En tiempos en que los millones marcan el futbol mundial, la figura de Tévez va a contramano, Como siempre lo hizo, desde que irrumpió en Boca en 2001. Desde ese momento fue un epítome de rebeldía, y lo coronó ayer, cuando en el momento más alto de su carrera decidió volver a su país natal y firmar por Boca.

Nacido en 1984, en la Villa Ejército de Los Andes del conurbano bonaerense, apodado Fuerte Apache por su violencia, Tévez nunca se olvidó de su lugar de origen, donde vivió una infancia con ausencias y necesidades. De hecho, tiene su actual casa allí, en el medio de la Villa, que ha dicho es su lugar en el mundo.

Aunque se inició en las inferiores del club All Boys, el Apache pasó rápidamente a Boca, donde debutó como jugador profesional el 21 de octubre de 2001 y jugó hasta diciembre de 2004. Con el Boca del DT Carlos Bianchi fue campeón de la Copa Libertadores (2003), de la Copa Intercontinental (2003) y Sudamericana (2004). De ahí saltó a Corinthians, donde fue campeón, al West Ham, a Manchester United, al City y a Juventus. En todos lados ganó títulos (salvo West Ham, donde lo salvó del descenso), pero fue en Italia que se destapó como una bestia: 4 títulos, 2 Serie A (2013/14 y 2014/15), una Copa Italia (2014/15) y una Supercopa de Italia(2013) y llegó a la final de la Liga de Campeones 2015, donde cayó (3-1) ante Barcelona.

Pero su su cabeza hace tiempo estaba la idea de volver: "Extraño el día a día de venir a entrenar con alegría, saber que estoy en mi país, en mi casa; de Boca extraño todo", había dicho Tévez en Buenos Aires en pleno Mundial de Brasil 2014, del que había sido excluido por el entonces entrenador albiceleste Alejandro Sabella.

A cambio de juveniles

La transacción es un ejemplo de creatividad para que el club argentino no tenga que desembolsar dinero, aunque la desventaja es que puede estar hipotecando buena parte de su cantera.

El pase se concretó a cambio de € 6,5 millones, pero Boca no los pagará en metálico sino con juveniles. Cede al delantero Guido Nahuel Vadalá a un valor de € 3,5 millones y una opción definitiva de € 9,4 millones, a pagar el 31 de diciembre de 2016. Asimismo, Juventus adquiere la prioridad para adquirir al uruguayo Rodrigo Bentancur, y los argentinos Franco Sebastián y Adrián Andrés Cubas. Ese derecho de opción de cada uno de estos tres jugadores significan un millón por cada uno de los tres, con lo que se completan los € 6,5 millones del pase. Al 31 de diciembre de 2016, Juventus tiene una opción definitiva por Bentancur de € 9,4 millones; por Sebastián de € 8,2 millones, y por Cubas de € 6,9 millones.

El negocio

La repatriación de Tévez convierte a Boca en el primer club argentino en atrapar el pase de una figura en apogeo en el fútbol de Europa, en un camino inverso a tantas estrellas atraídas por multimillonarios contratos.

En 2014 Argentina se consolidó por cuarto año consecutivo como líder mundial en exportación con un total de 2.715 jugadores según Euromericas Sport Marketing.

La entidad xeneize produce, al contrario, una revolución en el mercado de pases, que no se parece a ninguna otra recuperación de ídolos, como la reciente de Javier Conejito Saviola por River Plate.

La diferencia es que, a los 31 años, el Apache Tévez está en la cima de su carrera.

Planetas alineados

A Tévez lo deseaban el poderoso PSG francés y el Atlético de Madrid español. ¿Cómo pudo darse este casi milagroso retorno?

Una rara conjunción cósmica ocurrió para que volviese El Apache. Su amor por la camiseta no alcanza a explicar el fenómeno.

En línea aparece el planeta política. El presidente xeneize, Daniel Angelici, aspira a su reelección a fin de año. Y detrás está la sombra del hombre fuerte del club, Mauricio Macri, que necesita un Boca exitoso en su campaña para la elección a presidente argentino en octubre. La apuesta deportiva debe por tanto ser fuerte.

Arriesga todo
Otro dato clave es la amistad de Tévez con el presidente del club turinés, Andrea Agnelli. Le da luz verde para irse como un premio, un gesto generoso.

Los boquenses abrirán su billetera para poner unos € 5 millones. Les entrará en caja más dinero por ventas de abonos y publicidad. Pero no alcanza. Medios locales aseguran que será Nike el que ponga la mitad del dinero.

Además, se espera un aluvión de compra de camisetas de esa marca con un número en la espalda que algunos suponen que será el 12, un homenaje a la conflictiva barra brava del club.

Los hinchas de Boca son el 40% de los hinchas en Argentina, según la consultora Equis. Y un gran negocio para un hecho insólito: la repatriación de un astro.


11
millones de euros. Es la cláusula de rescisión que tenía Tévez. Boca pagará € 6,5 millones, pero no será en dinero sino en porcentajes de jugadores juveniles que cederá.
5
Millones de euros. El sueldo anual que cobrará Tévez. Lo pagarán entre el club y la empresa Nike.

Populares de la sección