Testimonios que hunden a Armstrong

El consejero científico de la Agencia Francesa Antidopaje reveló como el ciclista zafaba los controles sorpresa inyectándose suero

El francés Michel Rieu, consejero científico de la Agencia Francesa Antidopaje, concedió el lunes una entrevista al diario Le Monde (traducida por La Vanguardia de España) en la que la emprendió contra el ciclista estadounidense Lance Armstrong, sancionado el viernes de por vida por la Agencia estadounidense Antidopaje (USADA, por sus siglas en inglés).

“Armstrong es el producto de un sistema, el del dinero, el de ganar a cualquier precio y el de la rentabilidad de las inversiones”, expresó.

“Oficialmente, Armstrong nunca dio positivo en un control, pero los testimonios recabados lo inculparon. Además, Armstrong no era un personaje muy apreciado entre los corredores”, dijo.

Rieu reveló las razones por las cuales cree que Armstrong siempre salió limpio de los controles.

“Los encargados de tomar las muestras tuvieron dificultades para realizar controles sorpresa sin que Armstrong pudiera contar con un plazo de 20 minutos. Le avisaban antes de todos los controles. Me acuerdo de una extracción de sangre sorpresa mientras se entrenaba en el sur de Francia cuando volvió al Tour, en 2009. Su entorno había usado pretextos y mucha palabrería para conseguir ese famoso plazo”.

¿Qué se puede hacer en 20 minutos? “Muchas manipulaciones”, dijo Rieu.

“Realizaba perfusiones de suero fisiológico para diluir su sangre. Sustituía su propia orina por una orina artificial. Se administraba EPO en pequeñas dosis. La sustancia era indetectable. Sin los datos de la policía o de la aduana, era imposible combatir ese método”, agregó.

Rieu también explicó las razones por las cuales el EPO no era detectable en 1999: “Armstrong acumuló sus primeras victorias en el Tour en un período en el que el laboratorio de Chatenay-Malabry era autónomo. El Ministerio de Deportes gestionaba los controles en colaboración con la Unión Ciclista Internacional (UCI). Hizo falta mucho tiempo, en 2000, para que el método oficial de detección de la EPO fuese validado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA)”.

“En aquella época había pocos controles sorpresa, se sabía que al malla amarillo o al vencedor de la etapa se les realizaría un control. Todo estaba programado. Desde entonces, los métodos relacionados con la dosificación del EPO se perfeccionaron”.

El científico agregó que “en el Tour de 1999, Armstrong dio positivo en un control por corticoides, pero el caso se silenció”.

Rieu señala como cómplices de Armstrong a la UCI y al Comité Olímpico Internacional. “Asimismo, se rodeó de científicos fisiólogos, algunos de los cuales lo abandonaron más adelante. Este personaje inspiraba mucho temor”.

La Agencia Antidopaje de Francia controla el Tour galo desde 2007: “En 2009, contribuimos a difundir un informe que probaba que el equipo de Armstrong disfrutaba de un trato favorable de los inspectores de la UCI”.

Rieu dijo que Armstrong forzó la salida del ex presidente de la Agencia Antidopaje de Francia, Pierre Bordry, y que cuando se deshizo de él le regaló una bicicleta al mandatario galo, Nicolas Sarkozy quien lo tildó de modelo para la juventud. “Fue excesivo”, concluyó Rieu.



Populares de la sección

Comentarios