Técnicos argentinos, tengo

Los nombres de entrenadores del otro lado del río para suceder al Chavo Díaz abundan como si los ofreciera un vendedor de la calle Florida

Nacional está en Buenos Aires con un técnico interino y los nombres de candidatos argentinos se multiplicaron. Lo único que faltó fue caminar por la peatonal Florida –que está en obras y es imposible no tropezarse con un pozo o una valla- y toparse con un contratista ofreciéndolos en las esquinas. Desde Marcelo Gallardo, que ya estuvo y con éxito en el club, hasta Rodolfo Arruabarrena, cuyo currículum como entrenador incluye que salvó del descenso a Tigre y ahora busca trabajo.

El pasaje de Gallardo está fresco. Fue el antecesor de Gustavo "Chavo" Díaz y pasó de jugador a técnico de una temporada a la otra. Empezó mal y a punto estuvo de irse sin cumplir el contrato. Pero el expresidente Ricardo Alarcón lo mantuvo en el cargo y al final tuvo razón ya que Nacional resultó bicampeón uruguayo. Internacionalmente, fracasó. Las informaciones indican que Eduardo Ache, el presidente actual, iba a aprovechar este viaje para reunirse con el "Muñeco". La delegación tricolor se queda hasta el viernes a la hora 16 en Buenos Aires.

Gallardo no quiso seguir en los tricolores a mediados  del año pasado. Buscó otro rumbo, quizá River Plate, donde es ídolo, pero la espera se hizo larga y su preparador físico, Marcelo Tulbovitz, necesitado de trabajar, firmó en River uruguayo. El nombre de Gallardo suena en Nacional y también en tres equipos de Argentina: Estudiantes, Argentinos Juniors y Colón de Santa Fé. Él, mientras tanto, declaró en un programa partidario de River: “Mi meta es dirigir a River Plate”.

Gerardo Martino es otro de los nombres que en esta orilla del Río de la Plata suena para los tricolores. No es la primera vez que algún dirigente albo piensa en sus servicios. Actualmente dirige a Newell’s Old Boys, pero ya anunció que se va en junio. También dijo que tiene intenciones de dirigir en Europa. Martino es un prestigioso entrenador, campeón en Paraguay con Cerro Porteño y Libertad, y llevó a la selección paraguaya a su gloria máxima a nivel mundial cuando la clasificó a cuartos de final en Sudáfrica 2010.

De Arruabarrena ya está todo dicho. También aparece Matías Almeyda en la góndola de técnicos argentinos. El suyo en River fue un caso similar al de Gallardo en Nacional. Dejó de jugar y tomó la conducción del equipo, que había descendido a la Primera B. Lo ascendió y después de un torneo irregular en la Primera división, fue cesado. En total, su trayectoria como DT consta de 55 partidos.

Pablo Rodríguez, cuyo mérito fue ser ayudante de campo de Gallardo, es otro de los sorpresivos candidatos que aparecieron para hacerse cargo de este complejo momento deportivo de los tricolores. Todo, porque dejó una buena imagen en el plantel.

Tanto se habló durante la era del "Chavo" Díaz del peso del plantel y de que se necesitaba un hombre de experiencia para llevarlo adelante,  que ahora parece olvidado. Se tiran nombres a la marchanta, como si cualquiera pudiera hacerse cargo del equipo y sacarlo a flote, solamente por haber nacido en el lado argentino del Río de la Plata.

La directiva de Nacional nombró una comisión integrada por el presidente Ache y los dirigentes José Decurnex y José Fuentes, con el fin de estudiar el perfil de entrenador y luego  buscar el postulante. Sin embargo, como informó ayer El Observador, es posible que Juan Carlos Blanco permanezca en el puesto hasta junio si los resultados lo acompañan. Los tricolores juegan el domingo frente a Central Español por el Clausura y el próximo jueves la revancha contra Boca Juniors en el Centenario, dos encuentros que pueden marcar el futuro.

Sin un candidato “cantado”, como dijo un dirigente a El Observador, ya que Hugo De León –al único que llamaron- contestó que no, el mercado se estrechó. Gerardo Pelusso, otro profesional recordado en la institución, está al frente de la selección guaraní. Un técnico que aparece bien visto por un sector de la directiva es Jorge Fossati, quien además, abrió una puertita. El exentrenador de Cerro Porteño señaló que su pasado por Peñarol no sería un obstáculo, ya que no se siente un histórico de los aurinegros. “No descarto ni me parece nada raro, como profesional, poder trabajar en Nacional”, manifestó en el programa Hombres de Futbol de 1090 AM.

Así está el panorama. Nacional cruzó el charco con un técnico interino y los aspirantes al cargo hacen fila.


Fuente: Juan José Díaz, enviado a Buenos Aires

Populares de la sección

Comentarios