Te busco y no te encuentro

Sin los jugadores claves que tuvo en el Apertura, Danubio debutó con empate ante Cerro Largo

Tiro libre al borde del área. Ideal para el Bola Lima que se fue. Centros que cruzan el área y que invitan a dar pelea. Como para Líber Quiñones que ya no está. Pelotas divididas de esas  que hay que ganar para llevarse por encima al rival. Hechas a medida del Cotorra Míguez que ahora anda por Perú. En su debut en el Clausura, Danubio se pasó toda la tarde extrañándose. Mirando con nostalgia lo que fue. Y nuca se encontró.

El equipo de Leonardo Ramos empató 1-1 con Cerro Largo de local y de pique ya cedió la ventaja que tenía en la Tabla Anual.

Aquel Danubio, el que ganó agónicamente el Apertura, estaba lejos de ser una maravilla. Pero el peso de ciertas individualidades lo llevó de la mano hasta el título.

La historia es otra para este Clausura.  

Danubio trabajó el partido con sus conceptos, pero metidito en el fondo, agazapado, y encomendado a las hábiles resoluciones individuales de Rino Lucas, los arachanes supieron llevarse un punto.

Ante la posesión del rival, Cerro Largo le entregó la cancha y se recostó en el fondo con dos líneas de cuatro que conformaron un bloque sólido que no permitió mayores filtraciones.

Apagado Camilo Mayada por derecha, Ignacio González fue quien más juego generó: se combinó con Jonathan Álvez para probar a Álvaro García de media distancia y conectó a l propio Álvez en un centro que el centrodelantero cabeceó estrellando la pelota en el palo.

Todo el fútbol de Danubio pasó por los pies de Gonzalo Porras: desmarque constante, distribución inteligente y pases precisos.

Pero al equipo le faltó ser más profundo por las bandas y tener mayor presencia de área.

Ramos lo buscó colocando para el segundo tiempo a Jorge Zambrana como enganche.

No dio mayores resultados desde el punto de vista conceptual. Pero un tiro libre de Porras –que se desvió en la barrera– abrió el partido y despertó a un Danubio que había entrado dormido al complemento, regalando pelotas y exponiéndose al contragolpe.

Se enchufó Mayada e hizo un surco por derecha a puro desborde. Pero cuando mejor jugaba la franja, Lucas sacó todo el potrero que tiene adentro para generar un penal.

Lo convirtió Bruno Silva y Danubio tuvo que volver a remar. Lo hizo con un activo Bruno Fornaroli desde que sustituyó a Diego Martiñones. Pero no le alcanzó.

Si Cerro Largo estaba fortificado desde que pisó Jardines, con el ingreso del gigante Alejandro Acosta levantó una verdadera muralla.

La mayor talla de sus hombres le impidió sufrir en los desesperados envíos áereos del rival. Y la velocidad y el buen pie al que apostó Ramos naufragó en los espacios que hábilmente supo reducir la visita. Así se cerró el partido. Danubio deberá reinterpretarse con lo que tiene y no recordar más lo que fue.

La ficha
Danubio 1-1 Cerro Largo
Danubio: Salvador Ichazo, Matías De los Santos, Emiliano Velázquez, Jadson Viera, Federico Ricca; Camilo Mayada, Hugo Soria, Gonzalo Porras, Ignacio González; Jonathan Álvez y Diego Martiñones. DT Leonardo Ramos
Cerro Largo: Álvaro García, Raúl Echandía, Marcos Otegui, Martín González, Jonathan Souza Motta; Ademar Martínez, Bruno Silva, Ignacio Nicolini, Gustavo Aprile; Rino Lucas y Leonardo Rivero. DT Eduardo Uzal
Cambios en Danubio: 45’ Jorge Zambrana x M. De los Santos, 57’ Bruno Fornaroli x D. Martiñones y 70’ Marcelo Tabárez x J. Álvez
Cambios en Cerro Largo: 45’ Enzo Borges x L. Rivero, 54’ Alejandro Acosta x M. Otegui –lesionado– y 63’ Hernán Fener
Cancha: Jardines del Hipódromo
Juez: Martín Vázquez (6)
Goles: 55’ G. Porras (D), 62’ B. Silva –de penal– (CL)
Amarillas: Rivero, Nicolini, Souza Motta (CL)


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios