También falló Tabárez

El DT fue aún más defensivo que siempre, con Cavani como carrilero, pero los errores atrás costaron el partido
Óscar Tabárez, con la piel curtida de experiencias al frente de la selección, sabía de antemano que Ecuador, en Quito, era un rival duro al extremo y planificó un partido de pocas ocasiones y jugado al contragolpe. Varió el dibujo por uno que había utilizado en otros momentos, como ante Argentina en Mendoza: limitar al rival al extremo, con Cavani como quinto volante bien abierto, casi como un carrilero defensivo acompañando a Cáceres.

Pero falló. La idea del Maestro y la ejecucción de los alumnos no fue la correcta ante un equipo que tiene argumentos de sobra, le ganó con luz a Argentina en el Monumental, como para sacar pecho más allá de su localía.

Sea por la altura, sera por una tarde para el olvido, el equipo, con un planteo más defensivo que siempre, falló justo en ese punto, y de gruesos errores defensivos llegaron los tantos ecuatorianos, y una gran sensación de vulnerabilidad en muchos momentos del partido.

Con un fútbol de apertura, buscando lateralizar las posesiones para encontrar espacios y con la velocidad como principal arma para romper líneas, Ecuador supo desde el principio que la llave para abrir el partido era tener la pelota (ver cifras).

Uruguay comenzó el partido con un 4-1-4-1, con Álvaro González por delante de la línea final y unos metros detrás de Carlos Sánchez, Egidio Arévalo Ríos, Nicolás Lodeiro y Edinson Cavani, quien jugaron en línea sobre la mitad de la cancha. Arriba quedó solo Abel Hernández que, falto de velocidad, no pudo generar ocasiones.

Con ese dispositivo, Uruguay controlaba al rival porque le cerraba la cancha y lo obligaba a irse lejos del arco, pegado a la raya. Pero no dominaba el partido y Ecuador comenzó el juego de la paciencia. Toques para un lado, toques para el otro, hacia atrás y en corto, buscando que Uruguay saliera de la cueva.

Y llegó la fatalidad: Cáceres se cerró inexplicableemente y Cavani perdió la espalda demostrando no ser lateral. Gol y el peor momento, porque se pasaba mal por las dos bandas: por derecha, Maxi Pereira era superado siempre en velocidad, planteando la pregunta de por qué volvió a jugar en la altura, cuando ante Bolivia se había decidido no incluirlo.

Para el segundo tiempo Uruguay salió a jugar con un 4-4-2, con Cavani y Abel arriba. Así, con un poquito de atrevimiento, llegó el empate que ilusionó la remontada, Pero otra vez fue un error defensivo, la piedra preciosa de este equipo: Arévalo y Maxi Pereira dejaron ir a Montero para arrancar la jugada del gol.

Cuando un equipo se arma para destruir el juego rival, a la hora de ir a buscar el partido, se convierte en un manojo de intenciones sin fuerza. Uruguay se adelantó y sus laterales se lanzaron. Pero no había una idea, sobre todo desde que salió Lodeiro.

Los cambios también quedarán en eldebe del cuerpo técnico: llegaron tarde y mal, y con jugadores muy cansados, Uruguay se expuso a más goles de contragolpe.

Las claves tácticas que no funcionaron:
4-1-4-1 Álvaro González, la rueda de auxilio
Uruguay buscó desde el inicio conformar un bloque sólido para lanzar a sus extremos en velocidad para el contragolpe. Intentó jugar con la ansiedad de un Ecuador local que hizo un culto a la paciencia para obligar a Uruguay a salir. Pereira no se proyectó casi nada y el equipo quedó rengo por derecha. Cáceres extrañó el tándem con Álvaro Pereira y nunca se entendió con Cavani en los relevos. González se pegó a la zaga para ayudar en las coberturas, pero no pudo evitar el gol que abrió el partido.

4-2-3-1 Reacción para ganar metros
Uruguay debió mutar al 4-2-3-1 para poder hacer una presión alta y encontrar la pelota con mayor éxito. Arévalo se hundió en la tarea de contención junto a González y Cavani pudo liberarse de sus tareas defensivas para poder sumarse al ataque. Con Lodeiro y Sánchez liberados, Cavani tuvo varias contras que no supo capitalizar. Luego, el 4-4-2 traería el gol y los desajustes defensivos del final.

Las cifras:
33% Posesión de pelota. Fue lo que Uruguay tuvo en los 90 minutos del partido. Ecuador el otro 67%.

91 Pases correctos. La poca tenencia repercutió en la creación. Ecuador sumó 313 pases con éxito.

5 Tiros al arco. Son los que tuvo Uruguay. Ecuador tuvo 15 y Muslera fue una de las figuras del juego.