Taborda y Polenta se empaparon de gloria

Blanco y Victorino, campeones de América de 1980, recibieron a Polenta y Taborda, los últimos refuerzos del plantel para este año

Como si fuera una carrera de relevos, Juan Carlos Blanco le pasó el testimonio (la camiseta en este caso) a Diego Polenta y Waldemar Victorino a Sebastián Taborda. Justo el día que se cumplieron 34 años de la segunda Copa Libertadores que obtuvo Nacional en 1980, aquellos cracks (también estaba Dardo Pérez) recibieron en la sede tricolor a las nuevas figuras del equipo.

El trofeo ganado por los albos después de dos finales tremendas contra Internacional de Porto Alegre, que se definieron con un gol de Victorino en el Estadio Centenario, fue testigo de la firma de los  últimos dos jugadores que llegaron para reforzar el actual plantel de Nacional.

Polenta, con 22 años, llegó para cubrir la cuota de experiencia en la zaga que pretendía el técnico Álvaro Gutiérrez. “Nunca di nombres, siempre características, y dentro de lo que se pudo conseguir, por precio o por contratos, creo que se trató de cumplir al  máximo con las exigencias” dijo el entrenador.

Polenta llegó cedido en préstamo por un año. Las últimas cuatro temporadas defendió a Bari, de la Segunda división italiana, aunque su ficha pertenece a Genoa.

Su aporte será fundamental dentro de una zona del campo donde Nacional tiene un promedio de 23 años. Aunque Polenta no lo sube, sí cuenta con una trayectoria importante; además de actuar en el exterior fue capitán de las selecciones juveniles de Uruguay desde los 15 años.

El último en confirmar su presencia en el plantel fue Taborda. A los 33 años tendrá una segunda oportunidad en el club, después de pasar sin gloria en 2012 y de haber rescindido el contrato molesto por el trato que recibió. A principios de 2013, después de ganar las elecciones Eduardo Ache, Nacional contrató a Iván Alonso y Sebastián Abreu, en tanto Taborda quedó relegado en el plantel.

El atacante llegó con dos roles específicos, según comentó Gutiérrez a El Observador: “El primero es como armador de grupos, porque tiene mucha personalidad, criterio, es bueno en la parte humana, que no es menor cuando se trata de armar un grupo campeón, y en la parte futbolística posee las características de un centrodelantero de área, va al choque, buen cabeceador, retiene bien la pelota y dentro de los partidos en algún momento lo vamos a necesitar”.

Con ellos y con Jorge Fucile, Gonzalo Porras, José Velásquez y Sebastián Fernández, Nacional cerró las puertas a nuevas contrataciones.

Se van a España

El plantel de Nacional parte este jueves a la hora 11.45 rumbo a España para disputar la Copa Teresa Herrera el fin de semana.

Polenta, que llegó a Montevideo el martes, no integra la delegación. Tampoco van Álvaro Recoba (sobrecarga muscular), Jorge Fucile (recibió un golpe en la rodilla) y Jorge Bava, quien se recupera de una lesión en el pubis.


Populares de la sección

Comentarios