Tabárez sigue firme: desecha los rumores y trabaja al mismo ritmo que siempre

El DT aclaró que sus problemas para desplazarse no afectan su trabajo
Óscar Tabárez se sorprendió. No es muy amigo de la prensa, y a esta altura de su carrera ha tenido muchas polémicas y discusiones con periodistas en conferencias. Tiene una relación un tanto particular con los medios. No tiene contacto directo con ningún periodista, y el máximo acceso que puede tener la prensa al entrenador de la selección es a través de contactos con sus ayudantes del cuerpo técnico, o, más formalmente, con el secretario de prensa de las selecciones nacionales Matías Faral.

Tabárez entiende que la distancia es la mejor manera de relacionarse con los medios, porque si respondiera a cada cosa debería atender el teléfono cada dos minutos. Por eso, el celular del entrenador de la selección no está en la libreta de direcciones de ningún periodista local, aunque suene insólito. Su contacto con la prensa se da en las conferencias de prensa en períodos de competencia, o en dos momentos al año (habitualmente febrero y julio, cuando no hay meses de competencia por delante) en que, durante una semana, recibe a cada medio que pidió una entrevista a lo largo del año. Es discutible si es la mejor estrategia, si no termina diciendo un poco lo mismo cuando recibe a uno tras otro, o si él mismo no se desgasta excesivamente con esas largas jornadas de entrevistas. Pero como todo en su proceso, discutible o no, es una postura pensada, y la defiende a capa y espada.

En estos días Tabárez sintió la necesidad de salir a hablar de sus problemas físicos –algo que siempre ha entendido que pertenece a su intimidad– luego de rumores que hablaban de que estaba muy complicado. El DT recibió decenas de comentarios, preocupación y hasta un comunicado del club Milan deseándole pronta recuperación "tras un virus contraído en la Copa América Centenario", un ejemplo de cómo el rumor se fue transformando en teléfono descompuesto.

Pero lo cierto es que el DT no ha cambiado en nada su rutina diaria. Según supo Referí, desde el final de la Copa América, y tras unos días de descanso, aún con las dificultades de desplazamiento que se vieron en la Copa América, ha ido diariamente al Complejo de la AUF para observar los entrenamientos de las selecciones sub15 y sub17 en su cargo de director de selecciones nacionales, algo de lo que se enorgullece: un proceso de seleccionados que funciona aceitado hace tiempo.

Esta semana, en coincidencia con uno de los dos momentos del año en que da entrevistas, salió a aclarar en dichos a Canal 10 y Canal 12 las versiones sobre su salud. Y dijo que está firme en el cargo y mientras la salud –y los resultados en la cancha– lo permitan, seguirá como entrenador buscando llegar a Rusia 2018.

"No digo muy bien, pero estoy bastante bien", dijo el lunes en entrevista con Subrayado. "Nunca pensé no estar acá", agregó, y luego dio detalles de cómo fue su charla con el presidente de la AUF, Wilmar Valdez, cuando este le propuso continuar cuatro años más tras el Mundial de Brasil 2015.

"Me fue a ver a mi casa Wilmar Valdez. Yo estaba recién operado y me dice: ¿por qué quiere seguir? Le dije: 'porque en este grupo de futbolistas hay un compromiso, y porque no es empezar de cero'. Y fue la única vez que tuvo que explicar respecto de eso. Después nunca más".

"Lamentablemente en los últimos tiempos siempre tuve inconvenientes físicos. En el repechaje antes del Mundial de Brasil, cuando fuimos a Jordania, subía un escalón y lloraba de los dolores. En ese momento eran problemas óseos y de columna. Pero ahora hace mucho no tengo dolor. Otro momento duro que tuve fue en marzo, en la época de los partidos con Brasil y Perú. Fue el momento más bajo de esta neuropatía que sufro", explicó, aunque sin especificar de qué patología se trata.

"En este momento no tengo ningún tipo de dolor. La neuropatía me causa problemas motrices, en la marcha. Pero ahora, por ejemplo, estoy con un bastón solo. Y cuando el piso es confiable ando sin ninguno. Como es una enfermedad crónica, a veces está un poco mejor y a veces tiene oscilaciones. Pero yo le pongo todo con la fisioterapia, los médicos y los tratamientos. No estoy pensando en salirme de esto. Si llegara un momento que viera que los futbolistas no me siguen me lo podía plantear, pero no ha ocurrido", explicó el Maestro, que cerró con una introspección desacostumbrada para su estilo.

"Creo que el grupo de trabajo me da fuerzas, aparte de la familia. En otro lado no sé si me quedaba, pero acá con toda la gente que tengo alrededor –no solo los compañeros del cuerpo técnico sino a todo nivel– es imposible sentirse solo". l

Populares de la sección