Tabárez decodificado: las claves del pensamiento del Maestro

El Maestro planteó algunas de las claves para un año de Copa América y arranque de las Eliminatorias

El Maestro Óscar Tabárez volvió a hablar en profundidad con los medios escritos, en algo que no ocurría desde antes del Mundial de Brasil. Las palabras del Maestro siempre dejan tela para cortar por la profundidad de su análisis, pero también para decodificar. Es que Tabárez tiene clara la forma de comunicarse con los medios, para saber qué decidir y qué dejar entre líneas, siempre con una tendencia a no meterse en polémicas, ni dar juicios absolutos que lo compliquen luego.
De todos modos, desde la situación de Forlán o Lugano, el futuro de Suárez o el planteo táctico del equipo, las palabras del sábado en el Complejo de la AUF dejaron claros muchos de los pilares que marcarán este cuarto proceso al frente de la selección nacional. l

1) La renovación ya es una realidad
El día que firmó su nuevo contrato como DT de la selección, en octubre, Tabárez no cerró la puerta de Lugano y de Forlán. Sobre el zaguero dijo: “Cuando vuelva Lugano, el capitán es Lugano”, y sobre Forlán explicó por qué no lo citaría a los siguyiente amistosos: “No voy a convocar futbolistas que no tienen que demostrar nada y saquen lugar a otros”.
Hoy, con seis amistosos tras el Mundial y con los dos jugadores lejos del nivel de selección –uno no tiene club y el otro juega en la segunda de Japón– el DT reconoce que seguramente el momento haya pasado. Claro que, con el estilo del Maestro nunca lo va a decir directamente (“Hay que estar muy atento a la realidad, no hemos decretado nada ni hicimos ninguna decisión definitiva”), pero sus palabras ya dejan entrever que la página se ha dado vuelta y que, salvo que la situación cambie drásticamente, la historia de dos de los jugadores con más partidos con la celeste es cosa del pasado.
“El paso del tiempo afecta a los jugadores, algunos no están jugando, algunos no tienen equipo. Desde el punto de vista personal afecta (...) Algunos están en esa situación que se le presenta al jugador cuando llega a determinado punto de su trayectoria. Pero no es una sensación de pena. Todas esas personas son muy inteligentes, saben que el tiempo pasa”.

2) Ante Marruecos se empezará a ver el equipo de Copa América
Los amistosos de 2014 –Omán, Arabia, Japón, Corea, Costa Rica y Chile- permitieron ver a muchos nuevos jugadores en la selección, y unas cuantas pruebas y experimentos en el equipo. La idea táctica, las opciones para sustituir o no a Suárez, la propia presencia o no del delantero suspendido por FIFA. Pero ahora, de cara a la Copa América, el amistoso ante Marruecos del 28 de marzo permitirá ver algo parecido al plantel que irá al torneo. Nuevamente, con la cautela y el respeto típico de Tabárez, deja la puerta abierta a nuevos citados, pero reconoce ese encuentro como la última gran chance de ensayar.  “Para lo que viene nos vamos a apoyar en este partido de marzo. Solo vamos a aprovechar uno de los dos posibles partidos de la fecha FIFA, pero el tiempo previo a ese partido lo vamos a aprovechar en hacer trabajo conjunto de campo. No con la ingenuidad de descubrir nada en dos entrenamientos, pero sí en repetir muchas cosas, mantener características y si es posible mejorar”.

3) Será lo “más duro” que el equipo pasó hasta ahora
Una declaración contundente de parte de Tabárez siempre llama la atención. Pero el Maestro es práctico en ese sentido: sabe que no tiene las opciones de 2010, porque el equipo está en plena renovación, y encima Luis Suárez, la mayor figura, no puede jugar por ocho partidos oficiales. Por eso reconoce que, con Colombia y Chile siendo los “Uruguay” de 2010-2014 (equipos con experiencia pero aún muchos jugadores vigentes) la tarea será mucho más difícil que en las anteriores Eliminatorias. Si a eso se le suma la permanente calidad de favoritos de Argentina y Brasil, Tabárez se prepara para un desafío especialmente difícil.
“Colombia y Chile, por el promedio de edad de futbolistas, por experiencias anteriores del Mundial y la Eliminatoria, por el tipo de fútbol, por años de rodaje, tienen un plus que no sufren proceso de renovación tan fuerte. Eso implica que sea un desafío mayor clasificar y defender un título de Copa América”.

4) Practicidad: jugar a lo que permiten los jugadores que uno tiene
En palabras, el Maestro nunca ha querido afiliarse a alguna  de las corrientes tácticas que dominan el mundo futbolístico, y cuando se le pregunta sobre ese aspecto critica la necesidad del análisis periodístico de categorizar escuelas tácticas. También en las palabras, Tabárez siempre se ha mostrado partidario de la practicidad: elegir el sistema que mejor se adapta a las características de los jugadores que tiene.
En los hechos, al frente de la selección se ha volcado mayormente por un planteo de espera, con equipos cortos, que marcan primero y luego hacen transiciones rápidas de defensa a ataque para darle la pelota a los delanteros estrella. Y ha defendido esa postura explicando que es la que mejor se adapta a las características del fútbol uruguayo y de los actuales integrantes de la selección.
¿Qué se puede esperar en el futuro? Un planteo similar, aunque el sábado pasado en sus declaraciones dejó la puerta abierta a planteos de más posesión.
“Hay gente que dice que nuestros volantes son solo corredores. Pero si se ven los jugadores juveniles que se van convocando, si se ven los jugadores en el mediocampo, si se ve la sub20, la sub17, los últimos partidos de la mayor, no es así. Se ha jugado con Arévalo y Lodeiro como volantes centrales. De acuerdo a circunstancia y momento puede ser un intento de que el equipo muestre otras cosas al estar en posesión de la pelota, pero tampoco quiere decir que no puedan jugar el Cacha y Gargano juntos”.

5) Suárez será un refuerzo, y puede cambiar la forma de jugar del equipo
Tabárez ya hizo el “luto” por la ausencia de Suárez, y en los amistosos del segundo semestre de 2014 buscó un equilibrio: en algunos partidos buscó que el delantero se siguiera sintiendo parte del grupo, y en otros exploró alternativas tácticas para el equipo.
El cambio es más profundo que lo que se puede pensar en un análisis somero: Tabárez reconoce que el propio juego de Uruguay hasta ahora estaba pensado en función de dejar a Suárez en situación de mano a mano. Por eso hay que barajar y dar de nuevo, pero con una ayuda: cuando vuelva Suárez, durante la Eliminatoria, llegará transformado en un jugador mucho más de equipo producto de su actualidad en Barcelona.
“A Suárez acá se le da mayor libertad de espacios, favorecemos el tipo de juego para que se encuentre en situación de uno contra uno, se insiste en eso y si pierde una pelota no pasa nada. En Barcelona es distinto. Ha ido progresando y es un aumento más del potencial del futbolista. Y lo va a volcar en la selección cuando reglamentariamente esté habilitado. Uruguay va a tener el mejor refuerzo”.


Populares de la sección

Comentarios