T8ny eterno

Pacheco anunció su despedida con gran emoción; estarán Morena, Bengoechea y muchos más

Pasó mucho tiempo entre aquel botija al cual el Chueco Perdomo le regaló un par de zapatos de fútbol a este de ahora. Tanto pasó que hoy ya se llaman botines.

"Un día nos esperaba Gregorio (Pérez) para entrenar y había llovido. Estaba todo lleno de barro y yo tenía unos zapatos negros que eran los únicos. Me los llevaba para casa y los engrasaba, como se hacía entonces. Recién me habían ascendido a entrenar con la Primera de Peñarol y el Chueco Perdomo vio mis zapatos y me preguntó: '¿Usted tiene solo esos zapatos?'. 'Sí', le contesté. Entonces fue hasta el vestuario y me regaló un par. Yo quedé loco de la vida, pero pese a que es más alto que yo, los zapatos me quedaban chicos. ¡Pero andá a decirle al Chueco en aquella época que me quedaban chicos! Jugué varios partidos con ellos. Mis dedos no daban más, pero les saqué jugo", comentó Antonio Pacheco, el último gran ídolo que tuvo la hinchada de Peñarol unos minutos después de la conferencia de prensa en la que anunció su partido de despedida para el próximo 30 de julio.

Pasó mucho tiempo entre aquel botija que jugó su primer partido contra Huracán de Argentina por la Copa Conmebol el 11 de agosto de 1993 entrando para jugar los últimos 5 minutos, debido a que los titulares estaban en una gira por España, y este de ahora que tiene 40 y dice que vio a Peñarol "por la tele" y que si bien festeja, "hubo dos goles que grité con todo: el del Pelado (Marcel Novick) en el clásico del Clausura y el de Maxi (Olivera) en la definición del Uruguayo".

Por eso es que hoy, 23 años después de aquel debut y con tres hijos (Benjamín, Florencia y Catalina), la emoción no estuvo ausente. Atendió a los medios con los ojos llenos de lágrimas que no lanzaba. Seguramente se las aguantó para el 30 de julio, el día en el que pisará por primera, única y última vez el césped del Campeón del Siglo.

El jugador que más clásicos jugó y más ganó en la historia del fútbol uruguayo es uno de los más queridos por el hincha. "Siento un profundo respeto y agradecimiento por los hinchas de Peñarol. La demostración que me dan a mí día a día es difícil expresar en palabras y me emociona decirlo porque hay cosas que ni yo las entiendo a veces.. Esos hinchas en mí, resaltan la historia, el tiempo, esa identificación que tengo con el club porque estuve desde niño", dijo.

"Cuando llamé por teléfono a Fernando (Morena) para invitarlo a jugar en mi despedida y me dijo que sí, pensé: '¡Voy a jugar con Morena!'", indicó Tony sorprendido. "Me hubiera encantado poder jugar con Tony", había dicho unos minutos antes el propio Fernando.

Pacheco agregó que "este partido es un homenaje que me hacen, pero que acepten venir todos estos jugadores es como homenajearlos a ellos porque no hubiese sido nada si no hubiesen estado muchos de ellos".

El presidente Juan Pedro Damiani –de viaje– envió una carta que fue leída en la conferencia. Si bien Tony tuvo un ida y vuelta con Peñarol, en el club lo respetaron hasta luego de su retiro producido el año pasado. Desde su anuncio en agosto de 2015 a hoy, Peñarol disputó 49 partidos entre amistosos y oficiales y nunca más se utilizó la camiseta número 8. Nunca. Es todo un mensaje y de ahí a que su despedida se llame "Simplemente T8ny".

Falta más de un mes para el partido y el hombre se fue de vacaciones junto a su familia por 15 días.

Cuando vuelva comenzará a poner la cabeza en lo que será esa tarde-noche seguramente muy fría en cuanto al clima, pero cálida en el aliento y apoyo que bajarán de las tribunas para despedir al último ídolo.

ALGUNAS PRESENCIAS

Invitados de Tony
Entre los presentes en el partido estarán Fernando Morena, Óscar Ferro, Pablo Bengoechea, Marcelo Zalayeta, Darío Rodríguez, Gabriel Cedrés, Carlos "Pato" Aguilera, Nicolás Rotundo, Martín "Tato" García, Damián Macaluso, Juan Manuel Olivera, el Lolo Estoyanoff, Eduardo Pereira y también irán, aunque no jugarán, Néstor Gonçalves y el Indio Olivera.

800 pesos. es el precio de la Henderson y $ 700 para socios, Damiani $ 600 y $ 500, Güelfi $ 400 y $ 250 y Cataldi $ 400 y $ 250. De las 3 mil butacas vendidas, la mitad serán para socios fundadores y la otra mitad paga $ 350.


Populares de la sección

Acerca del autor