Surf, skate y karate a punto de entrar a los Juegos Olímpicos

El COI decidirá el miércoles qué deportes se integran para Tokio 2020, esos tres, junto al béisbol y escalada, están a un paso

La asamblea del COI votará este miércoles en Río de Janeiro la admisión de cinco nuevos deportes para los Juegos de Tokio 2020 (béisbol/sóftbol, surf, kárate, escalada y skateboarding), la mayor revolución del programa que acomete desde hace décadas.

Esta reforma deja pequeño el cambio que supone la incorporación del golf y el rugby a los Juegos de Río, dos deportes que no son del todo nuevos porque el primero ya estuvo presente en los Juegos de 1900 y 1904 y el segundo en los de 1900, 1908, 1920 y 1924, aunque ahora debuta en la modalidad de siete.

De los deportes que, salvo sorpresas, se aprobarán este miércoles, sólo el béisbol (1992-2008) y el sóftbol (1996-2008) ya fueron olímpicos. La ausencia de los mejores jugadores profesionales terminó entonces con su presencia en los Juegos.

La admisión de paquete completo supondrá la adhesión de 18 pruebas y de 474 competidores (210 mujeres, 264 hombres) a los Juegos.

La propuesta incluye un torneo de béisbol (masculino) con 6 equipos de 24 miembros (en total, 144 deportistas) y uno de sóftbol (femenino) para 6 equipos de 15 personas (total, 90). Este deporte se lleva la mayor cuota de participantes, con 234.

En kárate, se disputarían una prueba femenina (10) y otra masculina (10) de kata (series de movimientos) y tres pesos por sexo (total, 60) en kumite (combate).

Para el monopatín se propone una competición por sexo en modalidad de calle (20/20) y lo mismo en parque cerrado (20/20).

La escalada deportiva sumaría 20 hombres y 20 mujeres en sendas pruebas combinadas de búlder (escalada lateral en muros o rocas de hasta 8 metros de altura), velocidad y apertura de vías; y el surf otros 20/20 en competición con tabla corta ('shortboard').

Pero, de momento, en Río son el golf y el rugby los que protagonizarán el baile de debutantes después de su larga ausencia de los escenarios olímpicos.

Disputarán el torneo de golf 60 hombres y 60 mujeres, clasificados gracias a su posición en el ránking mundial. Cuatro jugadores o jugadoras es el cupo máximo admitido por país si están entre los quince mejores del mundo, pero solo dos a partir de ese puesto.

Estos 120 golfistas se jugarán las medallas en un campo diseñado por el arquitecto estadounidense Gil Hanse, cuyo proyecto se impuso a los propuestos por célebres exjugadores como Jack Nicklaus, Greg Norman y Gary Player.

La construcción fue polémica, pues los terrenos elegidos -muy cerca de la Villa Olímpica- estaban en una zona protegida, el Parque Natural de Marapendi. El ayuntamiento aseguró que el área estaba degradada y no dudó en recalificarla.

La empresa que adquirió los terrenos aceptó ceder el campo tras los Juegos, y durante 20 años, para proyectos públicos de difusión del golf , a cambio del derecho a levantar en las proximidades urbanizaciones de hasta 22 pisos. Antes las edificaciones estaban limitadas a seis alturas.

Deportivamente, el estreno del golf ha estado marcado por las ausencias de importantes deportistas que han alegado temor al virus del Zika.

El australiano Adam Scott, los sudafricanos Louis Oosthuizen y Charl Schwartsel, el fiyiano Vijay Singh y el irlandés Rory McIlroy están entre las bajas significativas.

El torneo masculino se disputará del 11 al 14 de agosto y el femenino del 17 al 20.

El rugby, la otra novedad, reunirá en su retorno a los Juegos a doce selecciones masculinas y otras tantas femeninas de 'sevens', con Nueva Zelanda como principal aspirante al oro en ambos casos. Fiyi, Australia, Estados Unidos y Sudáfrica, en hombres, e Inglaterra en mujeres también figuran entre los favoritos.

La relación completa de participantes se cerrará a finales de junio, cuando se disputan los últimos torneos preolimpicos.

Las distintas selecciones británicas, que juegan por separado en las competiciones internacionales, acordaron que aquella que terminase mejor clasificada en las Series Mundiales 2013-2014 representaría al resto. Tanto en hombres como en mujeres fue Inglaterra.

Después de varios cambios de planes, la competición en Río se disputará en un estadio temporal construido en Deodoro, la gran área militar que albergará el segundo parque olímpico por tamaño y número de deportes.

La instalación, que el rugby compartirá con algunas pruebas de pentatlón moderno, tiene capacidad para 15.000 espectadores. Las mujeres abrirán la competición el 6 de agosto y terminarán el 8, mientras que los hombres competirán del 9 al 11.

Novedades incluidas, los Juegos de Río podrán en acción un total de 28 deportes. La lista la componen atletismo, bádminton, baloncesto, balonmano, boxeo, ciclismo, esgrima, fútbol, gimnasia, golf, halterofilia, hípica, hockey, judo, lucha, natación, pentatlón moderno, piragüismo, remo, rugby, taekwondo, tenis, tenis de mesa, tiro, tiro con arco, triatlón, vela y voleibol.

Salvo por el golf y el rugby, es el mismo programa que el de los Juegos de Londres 2012, donde la gran novedad fue la incorporación del boxeo femenino. El boxeo era el único deporte solo para hombres hasta entonces.

La mayoría de los deportes se dividen en disciplinas (dentro de gimnasia, por ejemplo, artística, rítmica y trampolín), que a su vez pueden agrupar distintas pruebas (concurso completo, salto, suelo, etc.). Durante los Juegos de Río se disputarán 306 pruebas de medalla. De ellas, 161 serán masculinas, 136 femeninas y nueve mixtas

El deporte que pondrá más medallas en juego, 47, es el atletismo, seguido de la natación, con 46. El ciclismo y la gimnasia repartirán 18.

Estas cifras pueden variar sustancialmente a partir de los próximos Juegos, los de Tokio 2020. Por primera vez se suprimirá el límite de los 28 deportes y se pasará a una configuración del programa olímpico a partir de las pruebas. Es esto lo que permitirá la inclusión de nuevas competiciones a sugerencia del comité organizador, que en esta ocasión eligió el surf, el skateboard, la escalada, el kárate, el béisbol y el sóftbol, en un intento de rejuvenecer el programa.

Pero hasta que termine Río 2016, los Juegos mantendrán el estilo clásico.

Fuente: EFE