Sueños a voluntad: más deportistas acuden al crowdfunding

Deportistas recurren a la web, y a la colaboración, para juntar fondos

La búsqueda de recursos y apoyo se ha convertido en otra de las tareas de los deportistas uruguayos que no integran la élite. Además de los entrenamientos y cuidados diarios, quienes sueñan con mejorar y competir a nivel internacional deben ingeniárselas para cubrir sus gastos y no abandonar la competencia.

Siguiendo a otros colegas internacionales, deportistas locales han recurrido a plataformas de internet para buscar colaboración de internautas dispuestos a colaborar con ellos.

A principios de año, la campaña "El campeón de la gente" incentivó esa forma de apoyo a un grupo de reconocidos atletas con distintos objetivos, como participar en los Juegos Olímpicos de Río, Los Panamericanos de Toronto, o destacadas competencias internacionales de diversas disciplinas.

Entre ellos estaban, por ejemplo, Alejandro Foglia de vela, Pía Fernández y Andrés Silva de atletismo, y Pía Lorenzotti de tenis de mesa, entre otros. A su tiempo, cada uno tuvo su tiempo promoción y los internautas los apoyaron; algunos consiguieron superar su meta y otros estar cerca de la cantidad que pretendían obtener.

Por su cuenta

Esa campaña motivó a otros deportistas locales a utilizar la web para buscar sustento económico a través de la gente. Uno de ellos fue el golfista Juan Ignacio Lizarralde, quien tiene como objetivo jugar en el PGA Tour para lograr la clasificación a los Juegos Olímpicos de Río 2016. Otro es Christian García, quien compite en paracanotaje y tiene como objetivo mejorar su embarcación, mejorar la accesibilidad para poder entrenar en Santa Lucía –donde vive– y luego poder ir al Mundial de Italia de esa disciplina.

Ambos se sumaron a la iniciativa al ver a otros deportistas que utilizaban ese medio. Luego, abrieron sus cuentas en la web de Indiegogo, en la que repasan su historia y se reciben las colaboraciones online de los internautas solidarios.

"Vi la campaña de Foglia y otros extranjeros y me decidí a hacerlo", contó a Referí Lizarralde, quien ya habilitó la segunda parte de su iniciativa, luego de que en la primera juntara US$ 7.000 de los US$ 40.000 que tenía como objetivo. "Eso me da para jugar un par de torneos en México, en los que espero ganar más premios y así competir en torneos de PGA, que son los que ranquean para Río", comentó.

Para lograr colaboraciones debe promocionarse mucho en las redes sociales como Twitter o Facebook. "Cuando entreno saco fotos y las subo para que la gente entre a la cuenta", indicó el golfista, que ya estuvo en el PGA Latinoamérica.

¿Uruguayos solidarios?

Por su parte, García cuenta con una amiga que le maneja las redes. Tras quedar cuadripléjico en un accidente de tránsito hace dos años, se dedicó al deporte con más intensidad, como una forma de rehabilitación. "Juego al quad rugby en Los Criollos, que es como una familia, y también hago paracanotaje", contó a Referí.

El año pasado fue invitado por la Federación Uruguaya de Canotaje a competir en Brasil junto a otros deportistas que hacen paracanotaje. Eso lo llevó a hacer una campaña para llegar al Mundial de Italia en agosto, pero al no tener los resultados en el tiempo esperado, con lo que recaude quiere mejorar su kayak y hacer más accesible la plataforma desde la que llega al río Santa Lucía, para entrenar en buenas condiciones e intentar competir en Europa más adelante.

"Estoy buscando una oportunidad de tener ingresos para hacer lo que me gusta en el deporte, lo que me ha ayudado en la rehabilitación y la motricidad", contó García, quien va en auto por su cuenta hasta la zona de embarque, pero necesita que alguien lo ayude a subir a su kayak y mantener el equilibrio.

Pese a que ya hace un tiempo que están con sus respectivas páginas, aún no tienen la colaboración que esperaban. "Esperaba mucho más apoyo de la gente de Uruguay", contó Lizarralde, quien dijo que la mitad de lo que recaudó hasta el momento le llegó de amigos del exterior. "Acá comparten en las redes pero no colaboran o dejan todo para lo último y luego se olvidan", señaló.

Lizarralde y García no se entregan y siguen con sus campañas, a la espera de la voluntad de la gente para de esa forma poder llegar a cumplir sus sueños.

Juan Lizarralde quiere llegar a Río 2016

"Primer Uruguayo en el PGA TOUR", es el nombre de la campaña de Lizarralde en la web de Indiegogo. "Junté el 20% de lo que necesitaba, que eran US$40.000. Ahora abrí una nueva campaña", contó a Referí. El golfista también detalló cómo funciona la plataforma: si llega al objetivo en el tiempo estipulado, Indiegogo se queda con el 4% de lo recaudado y si no, con el 9% de lo que se haya juntado. Además, Lizarralde cuenta con merchandising de agradecimiento para quienes hagan donaciones.

"No pares de remar", la campaña de García

Christian García (izq.) eligió esta opción de acceder a fondos tras ver a otros deportistas que ya lo hacían. En su cuenta tiene fotos de las medallas que logró cuando compitió en Río de Janeiro el año pasado. Además, en su web se pueden ver quiénes han colaborado. Hasta el momento solo tiene US$ 115 de los 20.000 que necesita, lo que lo llevó a cambiar de objetivo, postergó su idea de ir al Mundial de Italia para mejorar su kayak y hacer accesible su lugar de entrenamiento .

Paracanotaje, el primero en Uruguay

Christian García, de 30 años, señaló a Referí que es el primer uruguayo en hacer paracanotaje y que en breve se pondrá en contacto con el Comité Paralímpico Uruguayo para poder estar bajo su órbita. En junio viajó a Brasil a competir por intermedio de la Federación Uruguaya de Canotaje, que lo invitó. "Espero que la gente se sume y colabore", dijo García, quien en Uruguay debe competir solo o en pruebas con deportistas convencionales.

Alejandro Foglia, campeón de la gente

El olímpico en Londres 2012, con una gran actuación, fue uno de los deportistas elegidos en la campaña de "El Campeón de la gente", que a través de internet fomentó la colaboración para varios representantes uruguayos en diversas disciplinas. Su objetivo era recaudar $152.200 para comprar un mástil de cárbono para su vela. Lo logró con creces: recibió $169.075. Su caso motivó a Lizarralde a abrir su cuenta en Indiegogo.


Acerca del autor