Sueldos de Bolivia, exigencias de FIFA

Las malas condiciones del entrenamiento repercuten en el rendimiento de los árbitros en la cancha

Los hombres se cambiaron, broma va, broma viene en el vestuario y cuando bajaron a la cancha donde entrenan se encontraron con una sorpresa. El campo de juego estaba ocupado. Once de un lado y once del otro disputaban un animado partido que les impidió entrenar. Sin previo aviso el club había decidido alquilar la cancha y los que fueron a cumplir con su trabajo no tuvieron más remedio que moverse detrás de un arco. Eran 70 personas en un espacio reducido.

Otra vez no pudieron entrar a los camarines porque, como consecuencia de la lluvia, se inundaron. Las damas que ejercen la profesión no disponen de un lugar para cambiarse y se las deben ingeniar entre los hombres.

Una noche, en plena tarea, les avisaron que a la hora 21.30 el club cerraba y muchos se tuvieron que retirar a sus casas sin ducharse.

Las vivencias de los árbitros del fútbol uruguayo a la hora de la preparación para los partidos oficiales son infinitas. Las historias son tan insólitas como inadecuadas para la profesión que ejercen. La prueba más contundente es que los jueces entrenan en tierra y pasto duro, dan la prueba física en superficie de tartán y ejercen su función en el pasto.

Esta es la historia. Se podrá decir que nada cambió. Ayer los problemas fueron en el Complejo Militar, hoy son en el Centro Gallego.

Pero la realidad marca que, como consecuencia de las condiciones de trabajo, muchos jueces se lesionaron en las pruebas físicas y otros no las superaron.

El fin de semana el fútbol uruguayo se privó de Darío Ubriaco (gastroenterocolitis), Roberto Silvera (arrastra una lesión),  Adrián Sánchez (se desgarró) y Marcelo De León (distensión muscular). Parece demasiado.

Los problemas que padecen fueron trasladados a la comisión de árbitros que integran Jorge Larrionda y Martín Vázquez para negociar con la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). Y esperan una respuesta antes de convocar a los miembros de la gremial.

¿Qué pasa?
Bajo estas circunstancias bien vale preguntarse: ¿es correcto no ofrecer condiciones mínimas de entrenamiento y luego quejarse por el nivel de los jueces? Un camino conduce al otro.

El Observador consultó al vicepresidente de Audaf (la gremial que agrupa a los jueces), Adrián Sánchez, sobre las necesidades con las que conviven.

“Donde nos encontramos entrenando (Centro Gallego) es una cancha de fútbol y las condiciones no son las mejores porque la cancha no está pareja”, expresó.

¿Por qué surgen los problemas? Porque se entrena en un lugar desparejo y la prueba física se realiza en la pista de atletismo; entonces se producen las lesiones ante la exigencia del examen.

Y la situación viene de tiempo atrás. Cuando se entrenaban en el Complejo Militar la pista no es del mismo material y empezaron a chocar con que muchas veces asistían y estaba ocupada por otros atletas.

Se fueron y durante un tiempo entrenaron en los canteros de los alrededores del Estadio Centenario, como lo reflejó El Observador en una nota del 20 de agosto de 2014 titulada “Así entrenan los jueces uruguayos”.

Entonces los jueces piden “un lugar acorde para entrenar los árbitros”, expresó Javier Bentancor a El Observador.

El juez agregó: “Nadie pide una cancha sintética, lo que sería ideal por el clima cambiante que tenemos porque si llueve vas a entrenar abajo del agua, y si no vas te ponen la falta y no te fijan partido. Hoy tenemos una cancha y hay un gimnasio de chapa. Pero es una cancha que tiene desniveles, pozos, y no tiene los 150 metros que se exigen en la prueba; entonces la pasada de 150 metros la tenés que hacer con curvas y cuidarte de no lesionarte”.

La situación derivó en los problemas descriptos. Jueces que perdieron la prueba, otros que se lesionaron, y hasta algunos que sufrieron vómitos debido a la alta exigencia.El sentimiento de los árbitros quedó reflejado en una frase bien gráfica de Adrián Sánchez: “El fútbol requiere exigencia. Para esa exigencia no alcanzan dos días obligatorios para entrenar que son martes y jueves. Para exigirnos mucho más deberían darnos mucho más.

Nos dan un viático de $ 2.000 por mes para entrenar todos los meses y asistir a todas las reuniones. Tenemos sueldos de Bolivia con exigencias de FIFA”.

Las carencias de los jueces
Sistema
Intercomunicadores
“Hace dos años pedimos los intercomunicadores y no hay chance de comprarlos”, dijo una fuente de la gremial.

Carteles
No funcionan
Carteles de los que indican los cambios y descuentos había tres. Uno lo robaron y otro se rompió. Queda uno solo.

Entrenar
Lugar
La principal preocupación del gremio referil pasa por el lugar de entrenamiento.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios