Sub 17: "baboseada" argentina

Uruguay transformó un 0-2 en 3-2; pero los argentinos igualaron 3-3 al final del encuentro; incidentes luego que los albicelestes “sobraran” a los uruguayos

En un dramático partido, Uruguay y Argentina empataron este miércoles 3 a 3 en el segundo partido del hexagonal final del Campeonato Sudamericano Sub 17 que se disputó en la ciudad de San Luis. El partido terminó con incidentes, luego que los argentinos "sobraran" a los uruguayos festejándoles el empate. Hubo forcejeos, intervino la Policía y hasta desde la tribuna se le arrojaron proyectiles a los jugadores celestes.

El partido
El primer tanto lo convirtió Sebastián Driussi, de chilena, a los tres minutos de juego. A los 12', el propio Driussi volvió a aprovechar una falla en la defensa celeste para decretar el segundo tanto del encuentro.

Cuando transcurría la mitad del primer tiempo, los focos de luz de unas de las torres de iluminación del estadio dejaron de funcionar, lo que obligó a suspender de manera momentánea el partido. Luego, se reestableció y el encuentro transcurrió con normalidad.

Luego de esa interrupción, Argentina sufrió la expulsión de Sánchez tras una violenta falta sobre Benítez, lo que permitió al equipo de Coito jugar con más espacios en terreno rival. Fue así que, al cierre del primer tiempo, Benítez llevó a cabo una jugada individual por izquierda y, con un potente remate, vulneró la resistencia del arquero albiceleste. Fue el 1-2.

La igualdad llegó en el segundo tiempo con una exquisita jugada ofensiva. Varios jugadores tocaron la pelota para que Franco Acosta, en la boca de la línea del arco, anotara el empate antes de cumplirse el minuto de juego.

La rebeldía celeste por ir a buscar la victoria no cesó. Kevin Méndez, que se mostró inmanejable en todo el segunda etapa para la defensa albiceleste, fue habilitado por el sector derecho del ataque. Pisó el área, pateó una vez, rebotó en un defensa. Pateó otra vez, el esférico rebotó en el guardameta, pasó la línea de gol y un argentino la tiró para cualquier lado. El árbitro y el línea no dudaron en dar gol. 3-2.

La historia pintaba de color celeste. Más cuando el árbitro expulsó a Germán Ferreyra por doble amarilla.

Sin embargo, a los 43 minutos, el argentino Marcelo Storm le cometió infracción a un jugador celeste dentro del área, el árbitro se desentendió de la jugada, cabeceó al segundo palo y anotó el empate. Tras el gol, un jugador argentino le gritó la anotación en la cara a un futbolista uruguayo.

El árbitro dio por finalizado un partido que a Uruguay se le escapó de las manos por pocos minutos y que Argentina al final festejó.

Uruguay 3 - Argentina 3

Populares de la sección

Comentarios