Suárez: "Me trataron peor que a un barrabrava"

Una semana antes de su regreso a la selección, Luis Suárez habló en exclusiva con Referí sobre las sensaciones que le genera volver a vestir la celeste
Faltan siete horas para que Barcelona enfrente a Arsenal en el Camp Nou por octavos de final de la Liga de Campeones. En su casa, Luis Suárez juega a la pelota con Benja, su hijo de un año y medio. Y entre pelotazo y pelotazo, el goleador se toma un respiro para atender el llamado de Referí y hablar de todo, especialmente de su regreso a la selección tras la pena de nueve partidos oficiales que le impuso la FIFA por haber mordido al italiano Giorgio Chiellini en el Mundial de Brasil. Nueve partidos que se transformaron en casi dos años de ausencia. Una eternidad.

¿Qué siente a una semana del partido contra Brasil que significará su vuelta a la selección después de 640 días?

Después de haber pasado mucho tiempo, obviamente que estoy con muchísimas ganas e ilusión, pero también estoy tranquilo de que por suerte ya pasó todo, pasó lo peor y lo que queda es disfrutar de volver a jugar en la selección que era lo que estaba esperando hace mucho tiempo.

Entrevista a Suárez 1

¿Se hizo larga la inactividad con la selección?

No es que se haya hecho largo, pero sí al principio fue cuando costó más, el tema de la suspensión, de asumirlo, de aceptar de que iba a estar todo ese tiempo parado sin poder ir a trabajar, sin poder ir a un estadio; la prohibición de todo eso era lo que te dejaba más triste, pero a medida que fue pasando, sufriendo mirando los partidos de la selección, pero sabiendo que en algún momento se iba a terminar y deseando que llegara el día.

Entrevista Suárez 2

¿Cree que fueron muy duros con usted?

Sí, y ya lo dije, que se me trató peor que un barrabrava, porque prohibirte ir a un partido de fútbol, prohibirte ir a un campo de entrenamiento, es algo que no se entiende. Sí asumí mi error, asumí que me equivoqué como se equivocan muchísimas personas como es normal en la vida de un ser humano y aceptar que se equivocó, aceptar una suspensión, pero fue demasiado estar cuatro meses primero sin jugar un partido oficial, después de prohibirme entrar a una cancha de fútbol, no ir a ningún lado, estar casi dos años sin ir a la selección, creo que no tiene lógica. Es peor o casi como si hubiera dado positivo en un control antidopaje. Es complicado, es difícil, pero también soy consciente de que esto es una rueda y a todos les llega su merecido y ahora se está viendo todo.

¿Qué piensa de lo que está pasando en la FIFA con las denuncias por corrupción y otros delitos?
Nada, que por algo pasan las cosas. A mi se me castigó tan duro, ahora a cada uno le está llegando su parte. Hubo gente que se metió en el medio que juraba y perjuraba que me estaba defendiendo y a través de gente allegada uno se entera que en realidad lo que hacían era vender humo, esas cosas duelen.

¿Se refiere a Eugenio Figueredo?

No doy nombres, pero toda la gente sabe las cosas que me decían a mi, otra cosa que me molestaba era que en el momento de las sanciones, de los juicios, muchísima gente saliera a hablar de las cosas internas que se hablaba entre abogados, salía todo a la luz y eso molesta.

Entrevista Suárez 3

¿Debieron reconsiderar su pena?

Sí, pero ya es cosa del pasado que prefiero no volver a hablar, sea lo que sea ya pasó, ya lo asumí, ya lo digerí como se dice y ahora lo que me queda es disfrutar. Por suerte lo estoy haciendo, jugando y volver a la selección más que nada.

¿Si tuviera que hacer una película y dividir en tres capítulos todo este tiempo, cómo lo haría?

Los primeros meses fueron muy sufridos, más que nada a nivel personal, a nivel familiar también, porque tengo dos hijos y mi hija siempre me preguntaba 'papá porqué no vas a trabajar o porqué no estás jugando' y ahora ella es consciente de que papá se equivocó, papá le explicó y asume su error como cualquier ser humano y esos fueron momentos difíciles y complicados que pasé. Después el de la sensación de volver a disfrutar de entrenar, de jugar, de divertirme, de ganar títulos, de estar en el mejor equipo del mundo, y terminaría con el capítulo de volver a jugar con la selección que es lo que estaba deseando.

Ese empieza el viernes 25.

Sí, ya cuando esté ahí (en Uruguay), de volver a encontrarme con los compañeros, con la gente del Complejo que se ha portado espectacular, agradecer a la gente que me apoyó en Uruguay por los momentos malos que viví en el principio y hasta el día de hoy que la gente está deseando que vuelva a jugar y ser parte de la selección de nuevo.

¿Cómo ha visto a la selección en todo este tiempo?

Fue un momento de alivio más que nada porque me dolió muchísimo en la Copa América. Pero empezando con el partido de octavos del Mundial que dijeron que Uruguay quedó afuera por mi culpa, siempre buscando una excusa de algo, faltandole el respeto a los compañeros que habían quedado y a uno como jugador de fútbol, como uruguayo, si le tocan el orgullo, duele. En la Copa América también, que Uruguay no pateaba al arco, que no generaba muchas situaciones, que falta esto y falta lo otro y son cosas que a nosotros nos duelen y era lo que más me dolió. Lo hablé en su momento cuando terminó la Copa que lo que más me dolió era eso de la falta de respeto hacia los compañeros que estaban en la Copa porque uno lo que quiere como jugador de fútbol es entrar a la cancha, defender la camiseta de la selección y hacerlo de la mejor manera posible. A veces no salen los resultados como uno quiere, pero hay que tratar de levantarse. Y lo que pasó en las Eliminatorias en los primeros partidos, la demostración de orgullo de sacar el equipo adelante, de demostrar que Uruguay no depende de nadie, ni de Suárez, ni de Cavani, ni de Godín... Uruguay es un grupo donde todos quieren lo mejor para la selección, demostraron amor propio y es la mayor alegría que me dejó la Eliminatoria y este período que no pude estar en la selección.

En aquel partido del Mundial se perdió porque Colombia fue superior.

La gente que sabe de fútbol y si hubiésemos estado en mejores condiciones también, los viajes y eso. No son excusas, pero en ese partido era algo más que probable que, si bien había un 50 y 50, pero Colombia jugó mejor, llegaba en mejor momento anímicamente y ganó justamente y no había que poner excusas que faltaba alguien.

¿Como vivió la Copa América, el episodio de Cavani con Jara?

Son cosas del fútbol, cosas que pasan adentro de la cancha, que quedan ahí. Sí lo que te molesta y duele es lo que se dice después; también los jugadores chilenos que salieron a hablar, que esto que lo otro. Las cosas que te dicen o que pasan adentro de la cancha quedan ahí, no se tienen porqué sacar y eso era lo que más dolía.

De aquel plantel del Mundial de Brasil hay dos jugadores referentes como Diego Lugano y Diego Forlán que ya no están, ¿cuál es la sensación?

Son dos jugadores más que importantes, primero por lo que aportaron dentro de la cancha que fue espectacular y todo el mundo está totalmente agradecido porque han cambiado la imagen de la selección, jugadores que se extrañan muchísimo y afuera de la cancha son jugadores con experiencia, jugadores que marcaron mucho la interna de la selección, la interna del grupo y eso es un reflejo de que aparte de ser grandísimos jugadores fueron grandísimos referentes y personas dentro del plantel para que los que vengan en camino sigan aprendiendo.

¿Es consciente de la expectativa que hay en Uruguay por su vuelta a la selección?
Uno es consciente porque tampoco se tiene que hacer el desentendido, es normal que esté generando mucha expectativa, la selección mas que nada, obviamente que uno vuelve a jugar después de tanto tiempo, pero tratar de evitar todo eso, tratar de evitar las emociones porque uno es ser humano y tiene sentimientos y sabe que esos son momentos lindos que uno los va a agradecer siempre, pero el disfrutar y volver a jugar primero en Brasil con la selección y después volver al Centenario donde sé que la gente va a apoyar a la selección no solamente a mi.

Y vuelve a jugar justo en Brasil, de donde lo echaron.

Volvemos al tema de que el fútbol es una vuelta que siempre tiene un porqué; volver a jugar donde me suspendieron, como cuando volví con el Barça volví contra el Real Madrid, son cosas que a uno le quedan, que son lindas y por algo suceden.

¿Cómo llega físicamente después del intenso trajín que tiene en Europa?

Muy bien, lo que quiere un jugador siempre es jugar lo más posible, tener ritmo, tener forma física y lo estoy consiguiendo con la acumulación de partidos. El cuidado a nivel personal es más que importante también, la vida que llevo es totalmente tranquila con mi mujer y mis hijos, y psicológicamente uno tiene que estar tranquilo, saber disfrutar el momento. Sé que un partido con la selección puede generar un extra a nivel psicológico y ahí es donde uno tiene que tratar de controlar las emociones, la ansiedad de volver a jugar y eso también genera un desgaste físico que uno no se da cuenta pero sí genera, tratar de manejar todo eso.

¿Psicológicamente es diferente jugar en Barcelona que en la selección?

No sé porque hace tiempo que no lo vivo, pero realmente que tiene un extra que siempre hay mucha expectativa. En Barcelona estás en el mejor equipo del mundo, la gente está pendiente de que hacemos y en la selección la adrenalina es otra, jugás una vez cada tanto y siempre es lindo jugar, pero hay que saber sobrellevar todo eso lo mejor posible.

Físicamente le sirvió no viajar tanto con la selección.

Pero esas son excusas aparte, el descanso siempre es bueno pero uno siempre prefiere jugar.

¿Cuál es su reflexión sobre el ciclo de Óscar Tabárez al frente de la selección que acaba de cumplir 10 años?

Es una demostración de lo que significa el Maestro para la selección, para los jugadores que llevan marcado ese proceso. El Maestro es más que un entrenador, por todo lo que genera afuera, por lo que ayuda a los jugadores. Yo soy uno de los más agradecidos y para mi es el entrenador más importante que tuve en mi carrera, por el trato como jugador que recibí de él, por el trato como persona que me ha brindado afuera, por la confianza que tuvo en mi. Es un reflejo de las selecciones juveniles que vienen en un proceso, que él lo maneja muy bien, los jugadores que van subiendo saben cómo es el Maestro, cómo es la filosofía de su forma de ser, de su control y eso genera el respeto que se le tiene en general en todo Uruguay.

Hasta renunció a un cargo en FIFA cuando lo suspendieron a usted.

Eso ya lo hablé en su día con el Maestro, más que palabras de agradecimiento a él por todo lo que hizo y esa fue una demostración más de todas las cosas que hizo por mi.

¿Cómo repercutirán las bajas en defensa que tendrá la selección?

Son ausencias más que importantes por lo que son como jugadores, por lo que marcan dentro de la cancha, pero son jugadores que se van a extrañar por lo que son, pero tenemos que ser conscientes que desde el momento en que les sacaron la segunda amarilla (a los suspendidos) ya no iban a poder jugar, como cuando me suspendieron a mi. Hay que tratar de suplantarlo de la mejor manera posible para que los que entren estén con las mismas posibilidades que ellos.

¿Cómo quedó su relación con Godín después los encontronazos que han tenido en los partidos contra Atlético de Madrid?

Bien, espectacular. Saben cómo somos los uruguayos dentro de la cancha, cómo es nuestra forma de ser, yo sé como es la de Diego, él sabe cómo es la mia, siempre vamos a ir a luchar así por la camiseta que uno tenga puesta, pero afuera somos más que compañeros, somos amigos, nos conocemos y sabemos que queda todo ahí.

Termina el partido y listo.

Obvio, está más que claro todo eso, al contrario, nos preocupamos por nosotros mismos, como va la familia y sabemos que tenemos una gran relación. Después de los partidos casi siempre nos hablamos.

¿Con Neymar hicieron alguna apuesta para el partido de la semana que viene?

Todavía no hemos hablado, estamos viviendo el presente que es acá, que tenemos varios partidos importantes y después ya tendremos tiempo de bromas y de joda.

¿El actual es su mejor momento deportivo?

No sé, siempre digo que los momentos hay que vivirlos en el día a día, disfrutar, jugar, divertirse. Es complicado decir estoy en mi mejor momento porque cuesta decirlo. Sí estoy en un momento que disfruto, estoy en el mejor equipo del mundo, en el cuadro que siempre soñé y el de aprovechar la situación que está viviendo el equipo en general para seguir ganando títulos que es lo que siempre quise.

¿Está pendiente de la Bota de Oro, del Pichichi?

No, para nada. Lo que hago es jugar, divertirme, hacer lo mejor para que Barcelona gane títulos y si se da la posibilidad de ganar algún premio individual bienvenido sea, pero no es algo que me quita el sueño ni la ilusión, porque estoy disfrutando lo que es el equipo, ganar trofeos a nivel grupal que son los más importantes.

Pero que sus amigos Neymar y Messi le dejen patear algún penal de vez en cuando es como que le quieren dar una mano para que sea goleador.

Cuando Leo se lesionó empezamos como a turnarnos un poco, patea uno, uno erra, patea el otro, eso es normal y sabiendo que yo había errado la otra vez Leo me dijo si quería patearlo de nuevo, pero son situaciones que pasan ahí. Si ellos o el entrenador piensan que yo tengo que ser el goleador, yo seguiría pateando los penales hasta que entren y el entrenador me hubiera hecho jugar el otro día contra Getafe para poder hacer algún gol. Son detalles que pueden marcar que se diga, quieren que sea goleador, pero acá lo que priorizamos es el nivel colectivo, el cuidado personal y por algo descansé el otro día que es lo primordial.

¿Se molestó por eso o la cara que tenía en el banco era por el frío?

Era por el frío, yo ya sabía, soy muy consciente de mi estado físico, supe cuando el entrenador cambió la decisión y no pasa nada. Yo sé que el entrenador piensa en el jugador, lo mejor era descansar y no hay nada para discutir, al contrario, es agradecer que piensa en el jugador y no piensa en el equipo; era una posibilidad linda de descansar y lo tomé con bastante naturalidad.

¿En este momento cuál es el mejor delantero del mundo?

Para mí, primero es Leo y segundo Ney. Siempre lo dije porque son jugadores que están marcando la diferencia, a nivel individual están en un momento increíble y Leo tiene suficiente para seguir siendo el número uno.

Tienen una gran amistad.

Dentro como fuera de la cancha nos llevamos espectacular, nos divertimos, que un uruguayo, un argentino y un brasileño se lleven tan bien es lindo y lo que nos deja más contentos es que lo hacemos en beneficio de todo el equipo y que al equipo le está yendo de la forma que le está yendo.

Por último ¿cómo imagina el regreso a la selección?

Disfrutando, es algo que hace tiempo lo estoy deseando, tratar de controlar las emociones que va a ser duro, complicado, pero disfrutar.

Porque así vive el fútbol Suárez. Defendiendo al poderoso Barcelona, haciendo goles con la celeste o jugando con Benjamín.


Acerca del autor