Suárez: "Me pusieron la etiqueta de chico malo"

El delantero habló de su actualidad en Barcelona y de su carrera. “Me he tenido que resignar que me acusaran de racista sin ninguna prueba”, dijo

El delantero uruguayo Luis Suárez considera que se le puso la etiqueta de ser un “chico malo” en la cancha, según manifestó en una entrevista al diario Sport de Cataluña, donde analizó su carrera y su actual momento en Barcelona.

"Me pusieron la etiqueta de chico malo", dijo el salteño. “Cuando hubo actos en los que yo me equivoqué lo asumí, como se dice en Uruguay: ‘yo les di a comer a ustedes para que me critiquen’. Si yo no hubiera dado motivos seguramente no me hubieran puesto la etiqueta esa”, señaló.

Suárez agregó: “Me he tenido que resignar que me acusaran de racista sin ninguna prueba por lo que pasó con Evra, también de acusarme de ser un jugador teatrero y piscinero, lo de tirarse, que simular faltas, solo me han sacado una amarilla por simular una falta, a uno le ponen la etiqueta y es mentira”.

El delantero sí reconoció su problema con los mordiscos. “Aprendí que no podía solucionarlo yo solo. Yo creía que sí, pero no. Necesitaba ayudas de profesionales, que me hiciera ver las cosas de otra forma”, comentó,

“¿Está hablando de un psicólogo?”, le preguntaron. “Sí. Profesionales que te ayudan a darte cuenta que de los errores aprendes. Tras cometer tres veces el mismo error ya era hora de ponerle punto y final”, respondió el atacante, quien agregó que en Barcelona tiene un psicólogo que forma parte del cuerpo técnico, de quien no siente que haya hecho “nada especial” con él.

Con respecto a lo que le han enseñado los profesionales, expresó que le han dado indicaciones sobre su forma de jugar, pero no sobre su forma de ser, la que, según expresó, “no va a cambiar”. “Entregándome en cada partido, pero dentro de la cancha soy más consciente, pienso un segundo antes lo que voy a hacer, a veces no la pensaba y me jugaba una mala pasada. Se me ve discutir menos, pelear menos, en beneficio de mi imagen y la del club. Pero perder esa ansiedad de luchar por cada balón no me la han quitado porque forma parte de mi ser”, señaló.

Sobre su actual momento en Barcelona y la falta de gol, el delantero indicó que es autocrítico y que en el partido ante Espanyol se fue muy molesto consigo mismo.

Destacó que lo “emocionan” que el Camp Nou lo aplauda, como  tras el último partido ante Espanyol. “Con lo exigente que es, es algo impresionante. Me fui muy a gusto gracias al trato de la gente, pero espero aún hacerlo mucho mejor”.

“Me fui enojado del partido. Conmigo mismo, no con el equipo”, dijo el salteño. “Creo que perdí balones que no tenía que haber perdido, no me sentí en ningún momento cómodo conmigo mismo”.

Suárez dijo ser muy autocrítico. “Antes trataba de evitar eso en casa para que no afectara también a mi familia. Pero sí he aprendido que viene bien enojarte un poco para descargar las frustraciones”, sostuvo.


Populares de la sección

Comentarios