Suárez bajó a la cancha y regaló otra sonrisa

El salteño dio un paso más en su recuperación y entró en la fase 3 de 4, ratificando la esperanza de que pueda estar con Inglaterra

Era la noticia que esperaban todos. El viernes por la tarde, en el último movimiento antes que los jugadores se fueran a sus casas el fin de semana a descansar y recargar pilas antes de viajar el lunes, Luis Suárez bajó a la cancha N°3 del Complejo Uruguay Celeste. Fueron 20 minutos de trote y caminata, de diferentes intensidades. De ser cualquier otro jugador, en un contexto diferente, no hubiese pasado de una nota al pie. Pero Suárez es la trama excluyente de Uruguay en el Mundial, y una de las principales historias de todo Brasil 2014. Por eso, esos 20 minutos de trote significaron un paso fundamental para que el salteño pueda estar, como mínimo, en el segundo partido ante Inglaterra.

“No hay que apurarlo por el riesgo de una involución”. La frase es un mantra de Tabárez y el Dr.Pan. Lo dijeron desde que lo operaron hace dos semanas, y cada vez que se les pregunta cuando estará Suárez.

Por eso, el cuerpo técnico ha sido extremadamente cauto. Pero con el correr de los días ha ido dejando lugar a una leve esperanza, conforme Suárez fue dando los siguientes pasos: su vuelta al complejo, el inicio de los trabajos en gimnasio, el empezar a hacer bicicleta. “No tenemos certezas, aunque va muy bien”, dijo Tabárez tras el partido con Eslovenia.

Desde que Suárez se lesionó, el horizonte se fijó en los 28 días de recuperación, el promedio que requieren estas intervenciones. Por debajo de esa cifra sería una recuperación excelente, y muy por encima una complicación. Los 28 días marcaban que llegaría justo ante Inglaterra.

Suárez tuvo –y tiene– alrededor un enorme operativo, con todo el cuerpo médico a disposición. Tiene la energía que usa en la cancha, pero acompañada de la serenidad que pedía aquel mantra: no apurarse

Las señales positivas empezaron a sumarse: el lunes, a los 11 días, apareció en el gimnasio, en los tiempos establecidos. Y ayer, al día 15, se apareció en cancha, siguiendo casi al pie de la letra los tiempos. A una semana del debut ante Costa Rica, la opción sigue siendo difícil, pero fuentes médicas del fútbol vaticinaron a El Observador que Suárez hasta puede llegar a estar disponible para el debut, y que se lo utilice según las necesidades en cada partido.  En ese sentido, su bajada a la cancha ayuda a seguir sumando motivos para ilusionar.


Populares de la sección

Comentarios