Suárez, el goleador enamorado

En 2005 no jugó el segundo tiempo de un partido porque viajó a pedir la mano de su novia

Cuando Luis Suárez ascendió al plantel principal de Nacional tenía 18 años. Era 2005 y en la temporada anterior se había destacado por la gran cantidad de goles que convirtió en diferentes categorías juveniles. Tenía 18 años, un futuro por delante y una novia que vivía en España.

El 3 de mayo de 2005 debutó en Primera, en un partido que Nacional jugó en el Metropolitano de Barranquilla por la Copa Libertadores frente a Junior. El día del viaje desde Montevideo, Suárez jugó en Tercera división y le avisaron que aprontara las valijas. En aquel partido entró 12 minutos por Sebastián Vázquez. Nacional perdió 3-2.

En el torneo Apertura 2005 tuvo una activa participación. Primero como suplente, ya que los titulares eran Gabriel Alvez y Gonzalo Castro. Desde la mitad del torneo en adelante el técnico Miguel Lasarte lo puso de titular. Marcó tres goles, frente a Paysandú FC, Defensor Sporting y Danubio.

El encuentro contra Danubio, el último del Apertura, tiene una historia particular. Comenzó a jugarse el 10 de diciembre en Jardines y terminó una semana después. Ignacio González (hoy en Nacional) abrió la cuenta a los 7 minutos, pero Suárez empató 60 segundos después. Cuando transcurrían 43 minutos y el marcador estaba 3-3, el árbitro Sergio Komjetán lo suspendió porque un cohete, lanzado desde la tribuna tricolor, cayó en el campo de juego.

El partido siguió el 17 de diciembre, pero ya no estaba Luis Suárez. Nacional terminó ganando el juego 4-3 con un gol convertido por Andrés Pajarito Márquez, quien entró por el atacante ausente.

Suárez no jugó el “pico” porque había comprado los pasajes para viajar en la semana posterior al 10 de diciembre a Barcelona, para pedir la mano de Sofía Balbi, su novia. Hoy es su mujer y el principal sostén anímico y sentimental del goleador histórico de la selección uruguaya.


Populares de la sección

Comentarios