Suárez, el demonio que hace dudar a Bauza

El nuevo DT de Argentina es adepto a jugar con línea de tres defensores pero el debut contra el Uruguay de Suárez lo puede hacer cambiar de esquema
Argentina está embarcada en una misión: convencer a Lionel Messi para que se ponga la camiseta albiceleste ante Uruguay. El nuevo entrenador Edgardo Bauzá anunció su viaje a España para hablar con el 10.

Y si bien es obvio que el equipo argentino es uno con Messi y otro sin el mejor del mundo, hay aspectos tácticos que no dependen solo de la presencia del capitán.

Argentina pasó de un equipo ultra ofensivo, donde Alejandro Sabella juntó a Messi, Agüero, Di María e Higuaín en la ofensiva, al 4-3-3 del tramo final de Gerardo Martino y desemboca en un estilo distinto con Edgardo Bauza que en los últimos tiempos paró a sus equipos con un 3-5-2 y finalizó en San Pablo con 4-4-1-1.

Todos los esquemas son flexibles y se adaptan a las circunstancias del juego. Se miran muchas cosas a la hora de armar un planteamiento. Jugadores a disposición, características del rival, las necesidades del partido.

Ahora bien, a poco menos de un mes del duelo con Uruguay, vale la interrogante: ¿con qué Argentina se encontrará el equipo de Tabárez?
El nuevo conductor es amante de jugar con línea de tres en el fondo. ¿La implementará con escaso tiempo de trabajo? Pero se agrega un detalle más que lo puede hacer dudar: el demonio de Suárez.
Hace un tiempo Bauza desnudó sus ideas en un video para TyC en una serie de notas que se llamaba: Escuela técnica.

Reveló que le gusta jugar con tres defensas, doble cinco y que los laterales suban permanentemente. Ahora bien, con poco tiempo de trabajo y con Suárez enfrente, ¿será posible?

En la nota con TyC expresó: "Si vos jugas hombre a hombre (en el fondo) y el delantero es vivo y lo saca para afuera dejan espacios que los pueden aprovechar otros delanteros, entonces ya es muy difícil porque tenés que jugar con mediocampistas que se metan por adentro. Para eso se necesita un trabajo mucho más adecuado y más tiempo. Es diferente cuando uno trabaja en zona porque me muevo con los tres en zona y lo único que tengo que lograr es que se meta uno de los carrileros del otro lado. Por eso elegí trabajar en zona porque me lleva menos tiempo de trabajo y segundo es mucho más fácil de solucionar inconvenientes".

Bauzá agregó: "Esto es un sistema que puede ser muy agresivo para adelante, ofensivo, porque los dos laterales volantes uno los puede poner bien arriba y obliga al contrario a tener permanentemente mucha atención a jugar por afuera. Si a eso uno le suma uno o dos delanteros está atacando siempre con cuatro".

Uruguay se defiende

Está claro que Argentina se chocará en setiembre con un equipo uruguayo que hace del contragolpe su arma más temida. Tomando en cuenta los antecedentes, es probable que el equipo de Tabárez espere en su campo e intente sorprender.

Bauzá lo tiene claro. Y para ello cree vital la tarea de los marcadores laterales.
"Cuando jugamos de local y tenemos un equipo que defiende con mucha gente suelen ir los dos laterales a la vez pero no me gusta. Pero yo obligo a que uno de los volantes centrales llegue al área contraria y quedar con dos atrás defendiendo no me gusta demasiado. Entonces prefiero que vaya uno de los laterales y el otro se quede", comentó.

Sus sistemas

El diario Olé reveló que los equipos de Bauzá se caracterizan y tienen como prioridad el orden defensivo.
Con San Lorenzo salió campeón de América con un esquema 4-4-2 (luego también utilizó 4-2-3-1), con un doble cinco como marca registrada.

En Liga de Quito fue campeón con variantes de acuerdo a las circunstancias de los partidos. Jugó con un 3-5-2 y pasó al 4-4-1-1. Con este último esquema paró muchas veces a San Pablo en la pasada edición de la Copa Libertadores.

El doble cinco lo tiene armado con Mascherano y Biglia. El tema es de mitad de campo para adelante. Es que, son tantas las variantes que presenta Argentina, que habrá que ver cómo plantea.
Bauza tendrá escaso tiempo para imponer su idea. Vistas las cartas se supone que apostará por un sistema sencillo y claro. Sin muchos inventos. Muchas cosas dependerán de la respuesta de Messi.

Populares de la sección