Spurs y el dilema del paso del tiempo

Un Kevin Durant brillante terminó con el sueño de los Spurs y volvió a poner en jaque el futuro de un trío mítico que pelea contra el tiempo
En el partido definitorio para que San Antonio Spurs pudiera seguir con vida en la postemporada de la NBA, Kevin Durant se encargó de anotar 37 puntos para clasificar a Oklahoma City Thunder a la final de la Conferencia Oeste de la NBA.

La victoria 113-99 demostró, una vez más, que a San Antonio Spurs le faltó combustible para pelear en igualdad de condiciones en el tramo final del juego y la eliminación puso en jaque el futuro de su columna vertebral.

El equipo de Gregg Popovich tuvo su renovación obligada hace un par de temporadas cuando debió sumar un hombre fuerte bajo el poste como Kawhi Leonard y para esta edición sumó a LaMarcus Aldridge, como recambio de una columna vertebral de mucha jerarquía pero de mucha veteranía.

El futuro del escolta argentino, Emanuel Ginóbili, y el veterano pívot Tum Duncan se ha convertido en un tema clave para los Spurs, que desean su permanencia como anclas en la reestructuración del equipo alrededor de los mencionados Leonard y Aldridge aunque hay voces que hablan de un fin de ciclo y de la necesidad de renovarse.

El promedio de edad del plantel es alto. Además del trío en cuestión (Duncan tiene 40 años, Manu Ginóbili 38 y el francés Tony Parker 33), hay otras piezas veteranas como Andre Miller (40), Matt Bonner (36), David West (35) y Boris Diaw (34).

Duncan y Manu tienen extensiones en sus contratos para el 2017: Duncan por una cifra de U$S 6,4 millones y Ginóbili US$2,9 millones.

Ginóbili dejó entrever que podría regresar para una decimoquinta temporada, motivado por volver a jugar junto a Duncan y Parker, pero también tuvo palabras para el recambio generacional: "Ahora los que llevan el equipo son Leonard, que es muy joven, y LaMarcus (Aldrige), que está en su mejor momento. Tenemos una base veterana, como muchos equipos. Pero ahora el juego recae en muchos otros jugadores".

Y el bahiense da en el clavo. Consultados por Referí, Álvaro Martín y Carlos Morales, especialistas de NBA, daban su versión antes del inicio de playoffs.

"Los jugadores estrellas de San Antonio hoy son los jóvenes. Aldridge y Leonard son los que deberán tirar del carro", dijo Morales en su momento, mientras que Martín agregó: "San Antonio Spurs hizo un excelente básquetbol, opacado un poco por la gran temporada regular de los Warrios".

Con el diario del sábado en este caso, es fácil criticar a una franquicia que revolucionó las bases.
Pero los números no mienten, ya que la temporada regular de los Spurs fue más que aceptable y si hoy alguno habla de fracaso es porque, justamente, la vara estaba muy alta y no alcanzaron las 67 victorias en los 82 juegos de la temporada regular.

Si Manu y Duncan toman la decisión de retirarse, será un impacto total en el básquetbol. El primero fue la marca registrada del básquetbol argentino al más alto nivel y el otro fue ídolo total de la franquicia.

Duncan puede completar el retiro luego de 19 temporadas en el mismo equipo, algo que solo lograron Kobe Bryant en Los Ángeles Lakers y John Stockton en Utah Jazz, además de ser uno de los tres jugadores en ganar mil partidos de temporada regular, junto con Kareen Abdul-Jabbar y Robert Parish.

El legado es demasiado grande y la pelota, a la hora de tomar la decisión de cerrar un capítulo o seguir jugnado, está en sus manos.