Souberbielle y las ganas de soñar

El alero de Malvín fue clave en el Súper 4 y quiere seguir creciendo como ya lo hizo en Estados Unidos y Puerto Rico
"Este es nuestro mejor momento", dice Marcel Souberbielle. En plural porque vive y siente como Malvín, el equipo al que llegó con 10 años y en que cada vez se siente más protagonista.

El martes, el playero derrotó a Urunday Universitario y ganó el Súper 4 firmando su clasificación a la Liga Sudamericana 2017.

"Era el objetivo buscado, le ganamos a Hebraica Macabi que era algo que necesitábamos para tomar confianza para lo que se viene y contra Urunday jugamos un muy buen segundo tiempo. Ninguno nos hizo más de 70 puntos y si seguimos defendiendo de esa forma vamos a tener posibilidades en los playoffs", dijo el alero a Referí.

Su primer rival en los cruces será Biguá: "Va a ser durísimo, pero nos demostramos que podemos pelearle a cualquiera y que también somos un rival durísimo para los demás. No creo que nadie se quiera cruzar con nosotros y nada nos puede sacar las ganas de soñar".

Y de soñar Souberbielle sabe. Si bien en sus primeras prácticas de básquetbol se escapaba para ir a jugar al fútbol –hizo el baby en Playa Honda–, tiempo después se apasionó con la naranja y se le metió en la cabeza irse a jugar a Estados Unidos.

"Era un juvenil con proyección, pero a esa edad hay que ser un Fitipaldo o un Parodi para jugar en primera. Era todo un riesgo irme a Estados Unidos porque no cualquiera va y juega en su primer año allá. Pero yo era inconsciente y me tenía esa confianza", contó.

Su padre le dijo que sin una beca sería imposible acceder a una universidad estadounidense.

Pero Souberbielle buscó y buscó hasta encontrar su posibilidad. "Por internet me contacté con unos entrenadores que me recomendaron ir a un campus de entrenamiento a mostrarme. Y allá fui a Pensilvania. Mi viejo me pagó el pasaje y yo el campus".

El jugador de Malvín jugó por su sueño y finalizado el campamento consiguió una beca para jugar en la Universidad Indiana de Pensilvania en la división II de la NCAA.

"Calcé en una universidad con un programa de basket impresionante y un gran cuerpo técnico. En mi primer año no fui titular, pero los últimos tres sí y en el último fui capitán. Gané dos campeonatos de conferencia y quedé como 19º goleador histórico del equipo aunque ahora me pasaron dos jugadores", comentó.

Volvió para ser campeón de la Liga Uruguaya 2014-2015 con el playero donde jugó 33 partidos promediando 3,3 en puntos. En la pasada temporada jugó la misma cantidad de encuentros con un mejor promedio goleador (5,39).

"Firmé un contrato de cuatro años con Malvín que apostó por mí y quiero devolverle al club del cual soy hincha esa apuesta. Me siento muy contento e intento devolverles esa confianza, pero sé que tengo que seguir mejorando", dijo el basquetbolista de 25 años y 2,00 m de estatura.

La partida de Mathías Calfani a San Lorenzo y la salida de Reque Newsome a Trouville determinaron que el entrenador Pablo López utilice en la rotación a Souberbielle tanto de alero como de ala-pívot.

"Alterné en las dos posiciones también en otras temporadas. Ahora estoy jugando mucho más y eso va con la confianza que tuve en cancha tanto de mis compañeros como del cuerpo técnico, lo que hace que me sienta importante para el equipo", afirmó.

La nacionalización de Hatila Passos a escasos días del arranque de la Liga determinó que la idea inicial de que él fuera el alero titular quedara relegada: "Eso me bajó la cantidad de minutos que tuve en los primeros partidos. Costó un poco digerirlo, pero enseguida cambié el chip y ahora mi idea es sumar desde el lugar que me toca, incluso he jugado de cinco o de dos, cuando Nicolás Mazzarino y Federico Bavosi se lastimaron".

De Mazzarino dijo que es "un lujo" tenerlo como compañero: "Es una bestia, sabe muchísimo. Si bien soy medio cascarrabias cuando me dicen las cosas es alguien que siempre aporta mucho y hay que escucharlo".

El año pasado, Souberbielle luchó por otro sueño: jugar en la liga de Puerto Rico. Fue elegido en el draft por Leones de Ponce: "Fue impresionante, una liga con gran infraestructura y una organización que imita a la NBA. No tuve muchos minutos pero le di una mano al equipo en la rotación y me hicieron una oferta para volver que estoy estudiando", contó.

Pero primero está Malvín. Antes de todo. Y Souberbielle –jugador e hincha– quiere volver a ser campeón.

Las cifras

12 Puntos anotó el martes pasado en la final del Súper 4 ante Urunday Universitario. Entró y le cambió la cara al equipo con dos triples excelentes.
7,9 Puntos son los que promedia en la actual temporada, su mejor marca en el playero. Su mejor anotación fue ante Trouville y Sporting: 22.

La frase

"Nos sienta bien el Palacio, si defendemos con intensidad y tratamos de jugar en forma colectiva repartiendo el goleo creo que podemos avanzar en los playoffs".

El proyecto Jugá en USA

"Cuando terminé de jugar en la universidad, armé un proyecto para que jugadores de básquetbol uruguayos y del Mercosur tengan la posibilidad que yo tuve de ir a este campamento y que los vean jugar. Si bien el nivel de exigencia es elevado, no es para alguien que esté aprendiendo, es una posibilidad increíble para chicos de entre 15 y 21 años. Jugaenusa, que tiene cuentas de Facebook y Twitter, llevó a cuatro jugadores al campus en el primer año de los cuales uno consiguió una beca. "En el segundo año ya viajaron ocho. La fecha va del 16 al 25 de julio. "Es para el que tenga el deseo de aprender y vivirlo".

La selección

"Fue un orgullo ser citado para el Preolímpico de México (en 2013, convocado por el argentino Adrián Capelli) y me quedé un poco triste cuando no me llamaron el año pasado para el Sudamericano. Pero así es el deporte y ojalá se me vuelva a dar"


Acerca del autor