Sospechan que los Knicks espían a sus rivales

El dueño de la franquicia decidió grabar todas las conversaciones de Carmelo Anthony tras el incidente con Kevin Garnett, lo que generó suspicacias

Mucho se habló del incidente que protagonizaron Carmelo Anthony y Kevin Garnett en el último partido entre New York Knicks y Boston Celtics. El alero de los Knicks se molestó con Garnett por algún insulto, algo que los estadounidenses conocen como "trash talk" (literalmente, "hablar basura") y que se usa, como en nuestras tierras, para sacar al rival del partido.

Para defender a su jugador frente a situaciones similares en el futuro, James Dolan, el dueño de los Knicks, decidió grabar todo lo que "Melo" diga y escuche. Dos técnicos se ubicaron en los extremos de la cancha durante la derrota del equipo local ante los Bulls el pasado viernes, sosteniendo dos micrófonos hipersensibles de última generación. La historia volvió a repetirse el domingo, en el choque entre Knicks y Hornets, siendo registrada fotográficamente por el New York Post.

Estos micrófonos, llamados parabólicos, fueron empleados por Dolan para que Anthony no se vea atrapado en otra situación de "he said-he said" (literalmente, "él dijo-él dijo"), explica el Post.

"No hay prohibiciones en contra de tener equipamiento de audio en la cancha", dijo un vocero de la NBA a ese medio.

Sin embargo, muchos criticaron la decisión. Un directivo rival aseguró que estaba "convencido" de que la medida se tomó para calmar a Anthony. "Pero me molestaría muchísimo si yo no supiera nada al respecto", puntualizó.

"Como jugador, estaría enojado. Como dirigente, estoy enojado. ¿Los tenían (los micrófonos) cerca de los dos bancos de suplentes? ¿Qué les impide pasar información al equipo locatario?", se preguntó otro dirigente de un equipo rival.

"Esto bordea con intervenir un teléfono o poner una cámara en la oficina de alguien. Podría estar cerca de ser un 'espíagate'", sentenció.


Populares de la sección

Comentarios