Sospechan que ciclistas de élite recurren al dopaje mecánico

Un informe señala que las bicicletas equipadas con minúsculos motores eléctricos serían usadas al más alto nivel

Un reportaje del programa Stade 2 de la televisión francesa alimentó este domingo la polémica por el dopaje mecánico y el posible uso de bicicletas equipadas con minúsculos motores eléctricos en el pelotón internacional.

En la emisión no se acusó directamente a ningún ciclista, pero la noticia estuvo acompañada por imágenes de corredores como el suizo Fabian Cancellara, el británico Chris Froome y el español Alberto Contador.

Probadas desde el descubrimiento de una bicicleta 'trucada' de una participante belga en el mundial de ciclo cross a finales de enero, las trampas mecánicas no solo serían obra de ciclistas de segunda fila, según el reportaje emitido por el canal France 2 en su programa deportivo semanal.

Se sospecha "de corredores de muy alto nivel, pero mientras no haya pruebas, no se puede acusar", declaró en ese programa Jean-Pierre Verdy, exdirector de controles de la Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD, por sus siglas en francés).

En este reportaje se volvieron a emitir las conocidas imágenes de los explosivos ataques de Cancellara en su victoria de la Vuelta a Flandes y la París-Roubaix en 2010, momento a partir del cual se empezó a hablar en el mundo ciclista del dopaje mecánico.

El video del ascenso de Froome al Ventoux en 2013
El video de la polémica: muestra como Froome, en el ascenso al Monte Ventaux en el Tour 2013, mantiene las pulsaciones (Heart Rate) a pesar de aumentar el esfuerzo

También se difundieron imágenes de Froome en la subida al Col de la Pierre Saint Martin, donde cimentó su victoria en el pasado Tour de Francia, aplastando a todos sus rivales.

No solo se vieron imágenes 'sospechosas' en carrera, sino también las de un mecánico de Contador mirando compulsivamente su reloj de pulsera durante largos segundos mientras inspecciona la bicicleta del campeón español, instante antes de que la máquina pase un control técnico durante el último Giro de Italia.

contador
Alberto Contador (izquierda) es uno de los candidatos al Tour
Alberto Contador (izquierda) es uno de los candidatos al Tour

La imagen puede parecer extraña cuando se sabe que un motor escondido en los pedales, en el cuadro o en la rueda trasera de la bicicleta, puede accionarse con un aparato electrónico o un reloj, tal como explica Stefano Varjas, inventor del primer motor eléctrico adaptado a una bicicleta de competición, al que entrevista Stade 2 en Budapest.

Hasta 250 varios de potencia adicional

Los periodistas de France 2, equipados con una cámara térmica, detectan fuentes de calor sin explicación en las bicicletas de al menos dos participantes en dos carreras italianas recientes, la Strade Bianche y la Semana Coppi-Bartali.

El programa, no obstante, no desvela la identidad de los corredores, ni su nacionalidad ni el nombre del equipo para el que corren.

Una certeza, según Stefano Varjas: la miniaturización de estos motores eléctricos ha ido ya muy lejos. Y el ingeniero húngaro muestra un minúsculo cilindro de 2 cm de diámetro y 5 cm de largo capaz de genera una energía adicional de 250 vatios.

En cuanto a la rueda electromagnética fabricada también por Varjas, puede aportar una energía d 60 a 220 vatios. Este material puede adquirirse a precios que van de los 50.000 a los 200.000 euros cada pieza.

Otra polémica: los frenos de disco

La Asociación de Ciclistas Profesionales (ACP) lamenta en una nota que la Unión Ciclista Internacional (UCI) solo haya escuchado sus advertencias sobre el peligro de los frenos de disco tras la lesión del español Fran Ventoso en la París-Roubaix.

La ACP explica en una nota el proceso que inició en 2015 para advertir sobre el peligro de los frenos de disco, una innovación que estuvo a prueba y que desapareció de los planes de la UCI tras el incidente de Ventoso, quien hubo de pasar por el quirófano tras sufrir un corte en la pierna por un freno de disco.

En la París Niza de 2015 el francés Pascal Chanteur, delegado de la ACP desplazado a la carrera, ya detectó la inquietud de los corredores por los riesgos que suponían los frenos de disco. La UCI entonces decidió aceptar a la ACP en la Comisión de seguridad.

El propio Chanteur, vicepresidente de la ACP, y el corredor David Millar avisaron y la UCI, pero la Federación internacional decidió seguir con las pruebas de las pruebas de disco.

En enero de 2016 la CPA escribió de nuevo a la UCI sobre el mismo asunto y pidió contar con un representante en la Comisión de materiales. Mas tarde la representación de los ciclistas se dirigió a la Asociación de organizadores (AIOOC).

La UCI aceptó entonces un representante en la Comisión de materiales, pero solo como observador.

"La CPA no se opone a las innovaciones tecnológicas, pero siempre ha puesto por delante la seguridad del ciclista y su derecho a expresar su punto de visto sobre el asunto", dice la nota. Finalmente, la ACP lamenta que sus advertencias "solo hayan sido tenidas en cuenta después del accidente de Ventoso en la Roubaix".


Fuente: AFP Y EFE

Populares de la sección