Son inmunes

Novak Djokovic y Serena Williams arrollaron a sus rivales de segunda ronda y continúan con el sueño intacto de obtener otro título de Wimbledon luego de que varios favoritos se despidieran rápidamente

El mejor y la mejor tenista del mundo del momento, el serbio Novak Djokovic y la estadounidense Serena Williams, escaparon a la “epidemia” de eliminados que se adueñó de Wimbledon el miércoles y que dejó como saldo siete ex número uno del mundo fuera del certamen.

Djokovic y Williams no acusaron ni siquiera un malestar al entrar a las dos principales canchas del All England Club y arrasaron a sus rivales en sets corridos, lo que les valió meterse en la tercera ronda del tercer Grand Slam del año.

En ambos cuadros del torneo (el masculino y el femenino) el camino parece abrirse para los principales favoritos, aunque Djokovic todavía puede encontrar algún hueso duro de roer.

En cambio, Williams no debería tener problemas para alzar un nuevo trofeo de Wimbledon, pues a su ya contundente dominio por sobre las demás tenistas del circuito de la WTA, se le añade que ya no están en carrera ni la rusa María Sharapova ni la bielorrusa Victoria Azarenka.

Willimas venció por 6-3, 6-2 a la francesa Caroline García en 67 minutos. Esta fue la victoria consecutiva número 33 de la jugadora estadounidense y la 69ª en Wimbledon.

Por su parte, Djokovic tuvo un desempeño de menor a mayor en la cancha central y dejó por el camino al último estadounidense que quedaba con vida, Bobby Reynolds, número 165 del mundo y llegado desde la fase de clasificiación. El serbio se impuso con parciales de 7-6(2), 6-3 y 6,1 en menos de dos horas de juego.

Luego de vencer en el tie break y quedarse con la primera manga en 52 minutos, ya casi no fue partido.

El serbio sigue en el torneo sin ceder siquiera un set y todo parece indicar que llegará sin sobresaltos a cuartos de final, donde se prevé el primer encuentro exigente (si se da la lógica en los demás encuentros), ante el checo Tomas Berdych, séptimo preclasificado.

Siguiendo con un supuesto lógico, la semifinal podía tener ante Djokovic al argentino Juan Martín del Potro o al español David Ferrer, quienes vienen, al igual que el serbio, por la parte alta del cuadro de 128 jugadores.

Del Potro venció en segunda ronda en la pasada jornada, mientras que Ferrer deberá jugar hoy debido a la suspensión por lluvia que sufrió su partido.

La lluvia entorpeció el desarrollo de la cuarta jornada y el encuentro del número uno del mundo fue posible gracias al techo retráctil que protege la cancha central.

“Con el techo cerrado las condiciones son algo diferentes, la cancha se hace un poco más lenta, así que he tenido que ajustar un poco mi juego”, sostuvo Djokovic.

Por la parte baja, el británico Andy Murray, finalista en Wimbledon en 2012 y campeón olímpico también el año pasado en el mismo escenario, tiene todo para ser otra vez protagonista el domingo final en el All England Club.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios